Los ‘Canta Ranas’, la pandilla de Santa Fe Springs a la orden de ‘La Eme’

En el último de varios operativos atraparon a 31 miembros de la pandilla “Canta Ranas”, asociados a ‘La Eme’ en Santa Fe Springs

Autoridades federales asestaron otro duro golpe a la Mafia Mexicana y arrestaron a 31 miembros de la pandilla “Canta Ranas” de Santa Fe Spring, como parte del operativo “Ancas de Rana” (“Frog Legs”), el último de una serie de acciones policiales en contra de este grupo que se le acusa de dirigir el crimen desde laa cárceles del estado.

Los arrestos se unen a las recientes condenas de Peter “Big Homie” Ojeda,  un asociado de ‘La Eme’ que fue condenado a 15 años de cárcel, al de Danny “Big Shotgun” Rodriguez, quien purgará 64 meses por manejar un esquema de extorsión para colectar ‘impuestos’ de otros grupos delictivos y al de Christian “Bossy” Lafargo, de una pandilla de El  Monte. Todos asociados a La Eme y arrestados en operativos federales.

Dichos operativos han sido llevados a cabo por varias agencias federales, incluyendo la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), agencias policiales locales, el Buró de Armas, Alcohol y Tabaco (ATF), entre otros.

En el caso más reciente, los miembros y asociados de la pandilla “Canta Ranas” enfrentan cargos por estar presuntamente implicados en asesinatos, ataques a la policía, tráfico de drogas, extorsión y lavado de dinero, como parte de sus actividades delictivas. Veintiocho de ellos fueron capturados en el área de Los Ángeles y los otros tres en el norte de California y Arizona.

En un documento de 147 páginas aparecen los nombres de 51 acusados y del líder de la organización criminal que ejercía control de la pandilla desde la prisión.

 Las pandillas en Santa Fe Springs marcan "su territorio". /La Opinion
Las pandillas en Santa Fe Springs marcan “su territorio”. /La Opinion

‘El Carnal’

Uno de ellos, el llamado “shotcaller” o pandillero con alto rango en la organización que dictaba las ordenes de disparar, recibía compensación por “renta” o “impuestos” generados por el tráfico de drogas y otros delitos cometidos en el territorio de influencia de la pandilla. Se le responsabiliza de la muerte de un pandillero rival el intento de asesinato de un detective de la policía de Whittier.

El “Carnal” (hermano) de la Mafia Mexicana es identificado en la acusación como “D.G.” se encuentra cumpliendo una sentencia de cadena perpetua sin libertad condicional en la prisión estatal de Pelican Bay.

Supuestamente “E.G.” dictó instrucciones desde la prisión y autorizó a pistoleros bajo su control para atacar a rivales y otras personas que desobedecieron sus órdenes, distribuir narcóticos, recoger pagos de extorsión de los traficantes de drogas y cometer actos de violencia.

A un costado del restaurante "El Jalisco", sobre el Boulvard Valley, en la ciudad de Basset fue asesinado en abril pasado Dominick González, miembro de la Mafia Mexicana de 38 años de edad. /La Opinion
A un costado del restaurante “El Jalisco”, sobre el Boulvard Valley, en la ciudad de Basset fue asesinado en abril pasado Dominick González, miembro de la Mafia Mexicana de 38 años de edad. /La Opinion

Asesinan a rival en Basset

El principal acusado es José Loza, el “shotcaller” de la pandilla Canta Ranas. Además de la aplicación de las órdenes de “D. G.”, Loza presuntamente ejecutó otro miembro de la Mafia Mexicana que quería expandir su influencia y desafiar su autoridad sobre pandillas en el Valle de San Gabriel.

Durante el incidente del 19 de abril afuera del restaurante “El Jalisco” en la comunidad de Basset, del Valle de San Gabriel, Dominick González, miembro de la Mafia Mexicana de 38 años de edad y residente de Palmdale fue baleado mortalmente en el pecho. Su guardaespaldas fue herido gravemente, y una mujer inocente recibió seis disparos en el abdomen.

La acusación argumenta también que dos acusados que formaban parte de la organización “Canta Ranas” intentaron asesinar a un detective del Departamento de Policía de Whittier cuando le dispararon en su vehículo sin placas mientras llevaba a cabo una vigilancia encubierta como parte de una investigación de narcóticos.

Según la acusación, los participantes en la conspiración de crimen organizado también amenazaron de cobrar “impuestos” y “disparar” en una fiesta privada, debido a que la residencia estaba en territorio de la pandilla.

“Como indica la acusación, la pandilla Canta Ranas es una causa primordial de violencia y drogas en múltiples comunidades aquí en el Sur de California” dijo la fiscal federal Eileen M. Decker.

Durante la operación efectuada a mediados de junio, aproximadamente 400 agentes se enfocaron en miembros y asociados de la pandilla Canta Ranas, que se formó en Santa Fe Springs alrededor de 1950. La pandilla se compone de aproximadamente 140 miembros que residen principalmente en Santa Fe Springs y Whittier, aunque ha establecido su presencia en otras comunidades de California, incluyendo Riverside, Sacramento y Stockton.

“Es una buena señal de que las autoridades están haciendo bien su trabajo”, indicó Blanca García, originaria de Ahuachapán, El Salvador y residente de Santa Fe Springs desde hace 15 años.