México: Mariana Lima “por fin” descansa en paz

La mujer fue asesinada por su esposo, un policía del Estado de México, que dijo en su momento que fue un "suicidio"

MÉXICO – Algunas veces Mariana Lima escuchaba a su marido. “Este jugo no tiene las cinco claras de huevo que te pedí, pendeja”, le reprochaba con tono de mando porque –decía- para algo era policía judicial en el Estado de México, para algo era hombre y el nombre Julio César Hernández Ballina se conocía entre los funcionarios públicos del municipio de Chimalhuacán y sus alrededores.

Otras veces Mariana, de 29 años, también soportaba las ínfulas de impunidad de esa pareja que durante 18 meses de relación le hizo la vida imposible y más aún cuando le ponía la pistola en la boca como un símbolo del punto hasta el que podía llegar si quería.

Y a ese punto llegó el 28 de junio de 2010 cuando presuntamente la ahorcó y fingió el suicidio de su mujer después de que ésta se atrevió a denunciarlo.

Irinea Buendía llegó al hogar que compartía su hija con Hernández y la encontró colgada, con el cabello mojado, descalza con los pies limpios a pesar de que había tierra debajo.
“Desde ese momento supe que era un asesinato, un feminicido”, recuerda atragantada en una conferencia de prensa a la que convocó para dar a conocer las buenas nuevas después de seis años del asesinato.

  • Julio César Hernández Ballina fue aprehendido- afirma.

La aprehensión sienta un precedente para tratar la violencia de género en el sistema de justicia mexicano, dicen activistas. “Este caso debe de ser un ejemplo de cómo tratar las muertes violentas de género”, dijo María de la Luz Estrada, presidenta del Observatorio Ciudadano del Feminicidio, un organización civil que dio apoyo legal a la familia de Lima.

“Todas las procuradurías de justicia del país deben seguir un protocolo para tratar crímenes violentos contra mujeres”, puntualizó Ana Yeli Pérez, una de las abogadas.

Cifras del Observatorio documentaron que entre 2014 y 2015, alrededor de 2,400 mujeres murieron de manera violenta; de estos casos, sólo en el 40% de los casos se inició una investigación. “Lo cual no quiere decir que se investigaron bien”, destacó Estrada.

Para empezar sólo en 10 de los 32 estados del país cuentan con un protocolo a seguir para tratar los feminicidios, o sea, sólo en una decena se busca el contexto de violencia en el que ellas vivían, sea violencia doméstica o comunitaria en caso de zonas con alta presencia del crimen común y organizado.

Por otro lado, la impunidad y la negligencia no ayuda. Tras la muerte de Mariana Lima, por ejemplo, intervinieron “sin éxito” en la investigación 20 ministerios públicos, tres procuradores, cuatro subprocuradoras de género, una fiscalía en asuntos especializados contra la violencia hacia las mujeres y dos fiscales.

Todos concluyeron que había sido “un suicidio” y no se determinó lo contrario hasta que intervino la Suprema Corte de Justicia de la Nación y pidió a las autoridades del Estado de México revisar el caso el año pasado.

Fue así como exhumaron el cuerpo, lo revisó un especialista en feminicidios (el guatemalteco José Moreno), médicos forenses y peritos independientes que con pruebas científicas determinaron que la víctima murió de asfixia por estrangulamiento y no por suicidio.

  • Hasta ahora mi Marianita no podía descansar en paz.

En adelante lo que sigue es el proceso penal en el que la defensa, el ministerio público y las víctimas ofrecerán pruebas contra Hernández Ballina. “Queremos una pena ejemplar de hasta 70 años”, precisa el abogado Rodolfo Hernández.