Cuando tu pareja no quiere divorciarse de su ex

Esta es la pregunta que muchas se formulan al estar en una relación sentimental con una persona separada, pero no divorciada

Guía de Regalos

Cuando tu pareja no quiere divorciarse de su ex
No hay un plazo exacto que nos indique si es momento de dejar o continuar con una persona que no ha podido divorciarse.
Foto: Shutterstock

Cinco años y medio transcurrieron para que el novio de María Isabel Jiménez concretara finalmente su divorcio. Cuando ella lo conoció, él estaba separado hacía dos años y ofrecía muy pocos detalles acerca de las razones que motivaron la ruptura. Más allá de que vivían con una distancia considerable entre ellos y que había dos niños producto de ese matrimonio, él no dijo más.

Para María Isabel, esa información fue suficiente para continuar la relación.

“Fueron cuatro años de información limitada en ese aspecto, pero lo conocía de hace mucho y sabía que no me estaba mintiendo. Él siempre ha sido muy discreto con sus cosas. Así que cuando dijo que verdaderamente no quedaba nada entre ellos no tuve por qué dudar. Seguí la relación con él, pero no lo voy a negar, me molestaba, más que por la situación en sí misma, por el qué dirán”, explicó la entrevistada.

Con el pasar de los años, ella conoció poco a poco las circunstancias en que se fueron dando los trámites del divorcio y no se arrepiente de haber esperado.

“Me constaba, porque él me lo había dicho y porque había indagado por mi lado, que no me estaba mintiendo y que no quería seguir casado con ella. Era un divorcio complicado por sus particularidades. Eso sí, no voy a negar que hubo momentos en que me desesperé y consideré dejarlo muchísimas veces porque yo quería tener una relación normal con él y casarme, pero por amor y por la confianza que le tengo nunca lo hizo. Tardó mucho, lo sé, pero no me arrepiento, porque mi instinto nunca me falló”, sostuvo.

Yadira Santiago conoció al último sujeto con que salió en las mismas circunstancias. Contrario a María Isabel, un “no me he divorciado aún” de su parte fue suficiente para ella tomar distancia.

Dependen las circunstancias

“Eso fue como echarle flea (insecticida). Yo no me iba a arriesgar a que me estuviera mintiendo con el clásico ‘estoy separado, pero no divorciado’. No estoy para esos dramas. No estoy para estar saliendo con hombres que no están listos”, indicó.

De acuerdo con la psicóloga clínica Marián Álvarez, el tiempo que una persona debe permanecer en una relación sentimental con alguien que no ha resuelto su situación marital dependerá de las circunstancias en que ambos se hayan conocido, la información que la otra parte le haya brindado sobre las circunstancias de la separación y aspectos del proceso de divorcio y las expectativas que ellos hayan establecido cuando empezaron a compartir como pareja.

“Es importante poder identificar las razones por las que ambas personas decidieron entablar algún tipo de relación o vínculo, cuáles fueron las circunstancias en que se conocieron o decidieron unirse en algún tipo de dinámica de pareja o de compartir más allá de una simple amistad. Cuál es el factor que pudo haber creado interés en ambas partes para iniciar la relación va a ser un factor neurálgico en lo que puede ser el desarrollo de la misma”, explicó.

Álvarez recordó que todas las parejas son distintas, así como las circunstancias que dieron pie a que estas se conocieran y se desarrollaran como pareja. Es por eso que no existe un tiempo predeterminado de espera para alguien que sale o comparte con una persona separada, pero legalmente casada.

No obstante, recalcó que el temple, la paciencia y las expectativas de quien está en una relación con alguien cuya situación marital no está resuelta serán claves para decidir cuánto se espera. También lo serán las acciones o avances que la otra persona demuestre estar dando para solucionar su estatus.

“¿Cuánto es suficiente en cuanto a tiempo o eventos para que una persona continúe o no en una relación con alguien que aún está legalmente comprometido? Lo necesario que la persona pueda tolerar basado en las expectativas que la persona se fijó cuando se inició esa relación, cuando consintió para estar con esa persona”, afirmó.

Cómo tomar la decisión

“Va a depender mucho de sus alcances y sus límites. Hay que ver si, en efecto, entre los dos hubo conversaciones sobre expectativas y si las hubo, si estas fueron con proyecciones a corto, mediano o largo plazo. También, si las hubo en conjunto, porque mientras una de las dos partes pudo haber enfocado en la parte íntima, física, y la otra parte lo  vinculó a la parte emocional, no hay una paridad, no hay una congruencia. Por lo tanto, eso no fueron expectativas en conjunto. Cómo se postuló el inicio de ese compartir va a ser vital”, recalcó.

La doctora enfatizó la importancia de establecerse expectativas cuando conocen a alguien que les despierta interés, así sean solo físicas o a corto plazo, y estar claros en su valor propio.

También es importante establecerse si están dispuestos a esperar a que la otra persona solucione su estatus legal. En ese caso, es fundamental que se fije un plazo, que se lo informe a la otra parte y que si no ve acciones que ameriten la espera será hora de reevaluar si quiere realmente permanecer en ese tipo de relación.