Activistas contra deportaciones son arrestados durante audiencia de inmigración en el Senado

Durante la audiencia, el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, defendió las nuevas prioridades de deportaciones, y pidió más recursos para fortalecer la vigilancia en la frontera sur

Activistas contra deportaciones son arrestados durante audiencia de inmigración en el Senado
Activistas fueron arrestados durante audiencia en la que exigieron un cese a las deportaciones, y le gritaron al secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, que "tiene sangre en las manos". Fotos: María Peña/Impremedia
Foto: María Peña / Impremedia

WASHINGTON.- Al menos cinco activistas del movimiento de los “Dreamers” fueron arrestados este jueves al interrumpir una audiencia en el Senado en la que el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, defendió las nuevas prioridades de deportación y pidió más recursos para la vigilancia fronteriza.

Los activistas, del grupo “United We Dream”,  protestaban las continuadas redadas y deportaciones cuando fueron expulsados del salón de audiencias en el edificio Dirksen del Senado y posteriormente trasladados a una estación policial.

“Ni una deportación más! Jeh Johnson, tienes sangre en tus manos… frena las redadas”, gritaban los manifestantes, al condenar la deportación de inmigrantes indocumentados que han huido de la violencia en los países del “triángulo del Norte” en Centroamérica.

Activistas de "United We Dream" son arrestados por interrumpir audiencia de inmigración en el Senado.
Activistas de “United We Dream” son arrestados por interrumpir audiencia de inmigración en el Senado.

//platform.twitter.com/widgets.js

.es-carousel ul{ display:block; }

{{if itemsCount > 1}}

{{/if}}

Activistas de “United We Dream” son arrestados por interrumpir audiencia de inmigración en el Senado.

 

Johnson ha sido un blanco constante de los activistas por la detención de madres y niños centroamericanos y por las deplorables condiciones en algunos centros de detención para familias.

El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, pidió más recursos para la vigilancia fronteriza pero instó al Congreso a que resuelva el problema de la inmigración ilegal. Foto: María Peña/Impremedia
El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, pidió más recursos para la vigilancia fronteriza pero instó al Congreso a que resuelva el problema de la inmigración ilegal. Foto: María Peña/Impremedia

Durante la audiencia, Johnson defendió las nuevas prioridades de deportación establecidas por la Administración Obama el 20 de noviembre de 2014, centradas en los que cruzaron ilegalmente la frontera sur desde enero de ese año, y en los que representan una amenaza para la seguridad pública y nacional.

Por lo general, los senadores republicanos reiteraron sus consabidas quejas sobre la porosidad de la frontera sur, y que la Administración Obama no ha sabido mantener el control de la zona contra la inmigración ilegal.

Preguntado al respecto, Johnson defendió los esfuerzos del gobierno federal por resguardar la frontera, aunque más adelante destacó la necesidad de “más tecnología, más vigilancia, más ojos en la frontera” y una “mejor inteligencia” sobre el tráfico de indocumentados desde Centroamérica.

El senador demócrata por Minnesota, Al Franken, destacó que miles de inmigrantes indocumentados viven con “miedo e incertidumbre” debido a la política migratoria actual, pero Johnson insistió en que su agencia “alienta a los supervisores sobre el terreno” a que ejerzan su “discreción procesal” respecto a la detención de familias.

Por otra parte, Johnson reiteró la “decepción” del gobierno por el fallo del Tribunal Supremo el jueves pasado que mantiene congelados los alivios migratorios, e insistió en que le corresponde al Congreso “abordar este asunto”.

Sin citarlo por nombre, Johnson criticó la propuesta del virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump, de deportar a todos los once millones de inmigrantes indocumentados, una población que “equivale a las de Chicago (Illinois) y Nueva York juntas”.

La audiencia tomó lugar en víspera del primer aniversario de la muerte en Connecticut de la joven Casey Chadwick, a manos de Jean Jacques, un inmigrante haitiano indocumentado que había salido libre en 2015 tras cumplir una condena de 17 años por intento de homicidio en otro caso.

Haití se negó a aceptar su repatriación y Jacques, de 41 años, fue condenado a principios de este mes a 60 años de prisión por la muerte de Chadwick.

El senador demócrata por Connecticut, Richard Blumenthal, le pidió a Johnson que presione al Departamento de Estado para que tome medidas para sancionar a países que bloqueen o rechacen la repatriación de indocumentados condenados por delitos como el cometido contra Chadwick.

Blumenthal sugirió negar visas y suspender la ayuda a países que no acepten la deportación de sus ciudadanos criminales, y Johnson afirmó que ya ha estado “trabajando sobre este asunto”.

El arresto de los manifestantes se produjo en víspera del último día de contratos federales dentro del programa “287g”, que permite a la policía local hacer las veces de agentes federales de Inmigración y también es atacado por grupos pro-inmigrantes.

//platform.twitter.com/widgets.js