Receta del día: Formas fáciles y seguras para descongelar la carne

Evita algunos errores al descongelar la carne que pueden causar graves enfermedades
Receta del día: Formas fáciles y seguras para descongelar la carne
Descongelar en agua fría evita que la carne se acerque a las temperaturas de mayor riesgo (entre 30 y 42 grados).
Foto: Shutterstock

Si hiciéramos una encuesta sobre cómo descongelan la carne, seguramente la mitad diría que deja los cortes sobre el counter de la cocina. Otros tantos puede que la sumerjan en agua caliente. El problema es que ninguna de estas técnicas comunes es segura y, de hecho, hasta podrían causar graves enfermedades.

Error 1: Descongelar en agua caliente. Antes de seguir, una aclaración: Congelar la carne no destruye las bacterias que la contaminan. Simplemente, impide que aumenten. En cuanto empiecen a descongelarse (y a calentarse), las bacterias se multiplicarán. Cuando descongelamos carne en agua caliente, los bordes levantan temperatura y los gérmenes pueden desarrollarse con facilidad, agrega la enfermera Andrea Novau, enfermera especialista en control de infecciones. Esta técnica puede ser incluso peor que dejar los cortes congelados sobre la mesa.

  • Tips prácticos para que frutas y verduras te duren más

La alternativa segura: Descongelar en agua fría. Este método evita que la carne se acerque a las temperaturas de mayor riesgo (entre 30 y 42 grados). Hay algunos trucos para hacerlo bien: La carne debería estar en una bolsa o un envase sellado, para que no absorba el agua y se nos arruine el menú.

El agua debería cambiarse cada 30 minutos para que se mantenga fría, avisa Novau. Una vez descongelada, hay que refrigerarla nuevamente y recién después cocinarla. Y si, finalmente se opta por devolverla al freezer, hay que cocinarla antes. Una ventaja de esta técnica es que es más rápida que esperar a que la carne se descongele en la nevera toda la noche. Y nos evita el inconveniente de meterla en el microondas y que se nos cocine sin querer.

Otras opciones: La nevera y el microondas. Dejar la carne en la nevera es “la mejor manera de descongelarla”, coinciden las expertas consultadas. Claro que hay que ser previsores, porque es un método que lleva su tiempo, pero también tiene ventajas: los cortes enteros (no la carne picada) pueden usarse dentro de los tres a cinco días después de descongelarlos, si se mantienen en la nevera, indica Novau; y, una vez que la carne fue descongelada, es posible llevarla de nuevo al freezer sin cocinarla.

La otra opción es colocar la carne en el microondas. “Hay que descongelarla en baja potencia y darle vuelta en el proceso”, recomienda la enfermera. Una vez lista, es importante cocinarla de inmediato.