San Bernardino también lucha con su población de indigentes

Programa de revitalización del legandario parque Seccombe obligó al desalojo de decenas de personas sin hogar
San Bernardino también lucha con su población de indigentes
El parque Seccombe Lake en San Bernardino fue una vez considerado como joya local, ahora es refugio de decenas de desamparados quienes todas las noches deben desalojarlo o encarar multas y posibles arrestos. /Alejandro Cano

Decenas de desamparados que se congregaban desde hace varios años en el histórico parque Seccombe Lake de San Bernardino, una ciudad a 60 millas al este de Los Ángeles, han tenido que abandonar el terreno de 44 acres que usaron como resguardo durante muchas noches.

“Vinieron, nos quitaron todo y nos dijeron que no podemos pasar la noche aquí, que si lo hacíamos seriamos multados o posiblemente arrestados”, relata  Mark Lunger, de 60 años de edad, junto a su amigo Joseph Abiles, de 57.

Ambos, junto a la esposa de Lunger, Deborah Taylor, son parte de decenas de personas que no tienen un hogar y que han usado este parque como su único hogar.   “Esta es mi casa, los árboles son mi techo, al menos de día”, comenta Taylor.

Mark Lungen y Joseph Abiles son dos de decenas de desamparados que fueron desalojados del parque Seccombe Lake. /Alejandro Cano
Mark Lungen y Joseph Abiles son dos de decenas de desamparados que fueron desalojados del parque Seccombe Lake. /Alejandro Cano

Inaugurado en 1984, Seccombe Lake es un recuerdo de infancia para muchos de un parque familiar donde se podía realizar la pesca y picnics.

Pero para otros, es ahora un foco de rojo donde existe la presencia de droga, alcohol, prostitución, y otros delitos. 

Un esfuerzo por limpiar dichas áreas resultó en la recolección de 102 toneladas de basura, señaló Rich Lawhead, teniente del Departamento de Policía de San Bernardino durante la última reunión de cabildo.

Sin embargo, para Lunger, esa basura era parte de sus pertenencias más valiosas.

“Nos trataron como animales, no se nos respetó.  Nos están obligando a pasar la noche en quién sabe dónde, con el riesgo de ser víctima de los malvivientes”, indicó.  “Dicen que es por nuestro bien, pero al quitarnos todo, incluso la comida, nos están orillando a delinquir”.

Según Lunger, secundado por Abiles, desde que el Departamento de Policía de San Bernardino, “limpio” la zona de desamparados, las iglesias ya no reparten comida a los indigentes tal y como lo hacían semanalmente.

“Dicen que quieren revitalizar el parque, pero primero tienen que poner baños y fuentes de agua para beber.  Tienen el dinero para invertir en nosotros, pero no lo hacen, y en vez solo nos corren como perros”, añadió Abiles.

“Nosotros no somos criminales, solo somos personas que no tenemos donde vivir. No nos gusta esta vida, pero es lo que es y la afrontamos”.

Joseph Abiles alega la ciudad lo trato como animal al prohibirle pasar la noche en el parque Seccombe Lake de San Bernardino. /Alejandro Cano
Joseph Abiles alega la ciudad lo trato como animal al prohibirle pasar la noche en el parque Seccombe Lake de San Bernardino. /Alejandro Cano

Según reportes municipales, de abril a mayo la ciudad de San Bernardino recibió 22 reportes de quejas de campamentos donde habitan los desamparados, lugares que suelen ser lotes baldíos o parques.

En dicho reporte, Lawhead indicó que el esfuerzo es parte de una campaña para mejorar la vida de los desamparados y para revivir el parque Seccombe Lake.  Como parte de esfuerzo, la ciudad abrió el año pasado un centro de apoyo en los terrenos de parque, pero según Abiles, no es suficiente.

Líderes locales no respondieron a llamadas de La Opinión bucanso comentarios para esta nota, sin embargo, la concejal Virginia Márquez dijo al periódico The Press Enterprise que la campaña debe ser inteligente para no lastimar a nadie.

Márquez añadió que la ciudad erradicara el problema de la indigencia gracias a la colaboración de grupos locales.

“La gente quiere ayudar, pero tienen que saber que al repartir comida u otras cosas en el parque no están ayudando.  Creo que erradicaremos el desamparo en la ciudad, trabajando con aliados en el Condado y en otras partes, pero tenemos que ser inteligentes”, dijo Márquez al periódico local.

El deterioro del Parque Seccombe Lake se conoció a nivel mundial en 2015 cuando agentes del FBI buscaban en su lago artificial, evidencia sobre el ataque terrorista en San Bernardino. /Getty Images
El deterioro del Parque Seccombe Lake se conoció a nivel mundial en 2015 cuando agentes del FBI buscaban en su lago artificial, evidencia sobre el ataque terrorista en San Bernardino. /Getty Images

Datos revelados la semana pasada por el Condado de San Bernardino, indican que a la fecha existen alrededor de 4,000 personas sin hogar viviendo en las calles en la región de Inland Empire, también conformado por el Condado de Riverside.

Los datos fueron resultado de un conteo llevado a cabo en enero de este año.  Según el conteo, el número de desamparados en la región redujo en 12 por ciento comparado con 2015.

Eso se debe, según líderes, a una mejoría en la economía y a programas de apoyo.

El conteo señala que en enero hubieron 2,165 desamparados en el Condado de Riverside y 1,187 en el Condado de San Bernardino.  En dicho condado, las ciudades con más desamparados son Victorville, Upland, Redlands, Ontario, Fontana y San Bernardino, mientras que las ciudades con más desamparados en el Condado de Riverside son Jurupa Valley, Hemet, Corona, Moreno Valley, Perris, Lake Elsinore y Riverside.

“Estamos enfrentando una crisis que afecta a todo el país y con la colaboración y trabajo en equipo saldremos abantes”, indicó Josie Gonzales, Supervisora del Condado de San Bernardino durante el anuncio del reporte.

Mientras tanto, el parque Seccombe Lake deberá estar libre de desamparados todos los días entre las 8:00 p.m. y las 6:00 a.m., o de lo contrario se expondrían a consecuencias legales, indicó la ciudad.