¿Tiene ‘hambre emocional’ tu relación?

Expertas en psicología clínica describen las señales de este sentimiento y cómo evitarlo
¿Tiene ‘hambre emocional’ tu relación?
Cuando uno de los integrante de la pareja no apoya ni está atento a las necesidades emociones de su compañero o compañera se presenta en éste o ésta la llamada 'anorexia emocional', que conlleva a la ira y los resentimientos.
Foto: Shuttterstock

Las relaciones no son simples. De hecho, cuanto más cerca estamos de alguien,  más complicadas se hacen.

Y es que como dicen las psicólogas clínicas Shoba Sreenivasan y Linda E. Weinberger en su libro Psychological Nutrition,  en cualquier relación, las necesidades y expectativas de una persona se cruzan con las de la otra. Esta  situación es lógica, ya que, cada individuo es una persona diferente que piensa y siente de forma diferente.

“A veces se da un fácil ajuste; pero, otras veces, se presenta un camino muy rocoso para dicho ajuste”, aseguran las expertas en comportamiento humano.  “Las relaciones románticas y la intimidad abarcan a menudo una amplia gama de necesidades y expectativas por ambos integrantes de la pareja y, por lo tanto, pueden ser enormemente difíciles”.

De acuerdo con las expertas, el establecer y mantener relaciones amorosas e íntimas requiere una comunicación abierta, el respeto, dar de uno mismo, así como la tolerancia.

“La relación exitosa también incluye que el uno ayude al otro a alcanzar sus metas y deseos tanto individuales como de pareja.  Por ejemplo, si la mujer quiere terminar su educación universitaria para conseguir un trabajo mejor remunerado, su compañero debe apoyarla, ya que, con ello, mejorará no sólo su autoestima sino también la capacidad económica de la pareja para comprarse, por ejemplo, una casa”, explican.

La anorexia emocional

Cuando no existe ese apoyo es cuando se da la anorexia emocional en la pareja.

Las psicólogas señalan que, en muchos casos, esa anorexia se puede presentar por ejemplo cuando todas las responsabilidades de los quehaceres del hogar quedan en manos de la mujer y su trabajo y esfuerzo no es reconocido.

Esta falta de reconocimiento y apoyo puede crear una acumulación lenta de resentimientos e ira, que empieza a minar la relación.

“Es importante reconocer que el ser amoroso y generoso es saludable; pero, amar y dar a costa de nuestra propia invisibilidad psicológica es claramente poco saludable. Cualquier persona que sumerge sus necesidades de ser valorado, amado, apreciado y complementado, y que anula su ser ante las necesidades y deseos de su pareja, va a correr el riesgo de padecer del ‘hambre psicológica’, que nosotros llamamos ‘la anorexia emocional’”.

Las señales

Estos son algunos de los signos (secuenciales) que alertan sobre la presencia de la “anorexia emocional” en una relación de pareja:

1-      Tratar de evitar los conflictos cediendo a lo que la otra persona quiere. De acuerdo con las psicólogas, cuando esto se hace una y mil veces se crea un resentimiento peligroso.

2-      Explotar con rabia, como resultado de una profunda irritación creada por “el hambre emocional”. “Típicamente, esto se da ante una pequeña o tonta transgresión de la persona,  y por lo general ocurre cuando la  afectada está en situaciones en las que debería estar divirtiéndose (por ejemplo, salir a cenar o relajarse en el fin de semana).

3-      Sertirse culpable luego de haber explotado en rabia.  Por lo general, la persona afectada se siente como el “malo” del paseo porque no puede “simplemente mantener las cosas tranquilas y divertidas” y “siempre” tiene que “arruinar” un buen momento sacando a relucir los siempre y viejos agravios.

4-      Sentirse atrapado o atrapada emocionalmente de tal manera que si llega a hablar no podrá controlar sus emociones, pero si no lo hace siente que la sangre le hierve en su interior.

¿Qué hacer?

Cuando dentro de una relación se vive con “hambre emocional”, las psicólogas clínicas Shoba Sreenivasan y Linda E. Weinberger recomiendan:

  • Relajarse y hacer una evaluación personal de la nutrición psicológica que se vive. Para la evaluación, la pregunta clave es: ¿Cuántas emociones negativas y cuantas positivas tengo en un día?
  • Nunca quedarse callada cuando algo molesta y genera dentro de uno una emoción negativa.
  • Empezar a entender los factores emocionales personales que desencadenan las emociones negativas.

Dentro del proceso de evaluación, las psicólogas dicen que es común que la persona afectada se pregunte: ¿por qué no nos centramos mejor en que la otra persona cambie su comportamiento y trate de ser más cooperativo?

Esta solución sería la más lógica, pero no funciona debido a que el deseo del cambio es algo que  sale del interior de uno mismo, es decir que se da con la auto-motivación.

Nadie puede hacer que otra persona cambie. Ninguna cantidad de gritos, regaños, amenazas o corajes hará que la pareja cambie si es que ésta no quiere cambiar. No importa nada, ni siquiera cuando uno está absolutamente en lo correcto”, dicen las expertas en comportamiento humano. “Por lo tanto, cuando se experimenta la anorexia emocional, el proceso de cambio descansa en uno mismo”.