Este niño es excluido de una fiesta de cumpleaños por tener síndrome de Down

Su mamá decidió escribir una carta por el rechazo que sufrió su hijo

Guía de Regalos

Este niño es excluido de una fiesta de cumpleaños por tener síndrome de Down
Sawyer, de ocho años, fue marginado al no ser invitado a una fiesta de cumpleaños
Foto: Facebook / Facebook

Sawyer es un niño canadiense de ocho años que tiene síndrome de Down, pero una gran sonrisa penetrante.

La mamá de este pequeño se enteró de que los 22 niños de su clase habían sido invitados a una fiesta de cumpleaños, sin embargo, Sawyer había sido excluido por tener esos rasgos que le hacen especial.

Dolida, decidió escribir una carta a la madre del niño que organizaba esa fiesta.

Hola,

Sé que no nos conocemos mucho, pero mi hijo Sawyer y tu hijo están en la misma clase. Recientemente, tu hijo entregó su invitación de cumpleaños a toda la clase menos a mi hijo, que no estaba invitado. Entiendo que no fue un descuido por su parte y que la decisión de no incluir a mi hijo fue intencionada. 

Quiero que sepa que nosotros no tenemos la expectativa de ser invitados a cada una de las fiestas de cumpleaños, de hecho, cuando Sawyer celebró su último cumple solo invitamos a unos pocos amigos cercanos porque queríamos celebrarlo con los más allegados. Pero en tu caso, esta no es la razón. Porque ha invitado a los 22 niños de la clase, excepto a mi hijo. Yo sé que no es porque mi hijo sea malo, nunca podría conocer a un niño más feliz. Sé que no es porque no es divertido, porque tiene un gran sentido del humor y una risa contagiosa. Sé que no es porque tu hijo y el mío no se lleven bien, porque él ha mencionado el nombre de tu hijo en varias ocasiones. La única razón por la que decidieron no invitar a mi niño es porque tiene síndrome de Down. 

Sawyer celebrando su cumpleaños. Facebook Jennifer Engele.
Sawyer celebrando su cumpleaños. Facebook/Jennifer Engele.

Siento que no esté informada o que quizás estés asustada o dudes de lo que significa tener síndrome de Down. Sé que si supieras más sobre esto no hubieses tomado esta decisión. No estoy enfadada contigo. Es más, siento que es una oportunidad para que conozcas mejor a mi hijo. Verás, tener síndrome de Down no significa que no quieras tener amigos. No significa que no tengas sentimientos. No significa que no te guste ir a fiestas de cumpleaños. La gente con síndrome de Down quiere las mismas cosas que tú y yo queremos. Quieren tener relaciones cercanas, sentir amor, contribuir, tener vidas con sentido e ir a fiestas también. Puede ser que, a veces, sea difícil entender a mi hijo, pero la risa y el amor que contagia no necesita interpretación.

Quiero que sepas que yo antes era como tú. Estaba asustada, poco informada acerca de esta condición antes de tener a mi hijo. Estaba tan preocupada de que mis otros pequeños no pudieran conectar con él de la misma forma que hacen entre ellos… Pero me equivocaba. De hecho, mis hijos están más unidos que muchos otros. Tener un hermano con síndrome de Down me ha ayudado a criarlos como personas compasivas que saben que la gente puede ser diferente y que eso está bien. No temen ayudar cuando ven a alguien con dificultad. Y no temen acercarse a alguien a quien totalmente no entienden. A cambio, ellos han recibido mucho amor y alegría de tener a su hermano que es como su mejor amigo.

Quizás tú tengas dificultades para explicarle a tu hijo con palabras el por qué no quiere a mi hijo en su fiesta. Quizás has dejado que tu niño dijera que está bien apartar a alguien. Sé que enseñar a nuestros niños sobre algo que no conocemos es difícil. También he pasado por eso, pero es una gran oportunidad y una gran lección de vida para nuestros críos. Ellos recordarán ese momento en el que sus padres le enseñaron que no está bien dejar a alguien de lado simplemente por razones de género, raza o discapacidad.

Sé que tú quieres lo mismo que quiero yo para mis hijos. Como padres queremos que nuestros hijos sean aceptados y que tengan amigos, no que sean apartados. Y cómo podemos hacer esto si no somos nosotros el ejemplo. Quizás ahora no comprendan, pero en un futuro mirarán hacia atrás y entenderán el conocimiento que compartimos con ellos. Estoy segura que con un poco de valentía y ganas su hijo puede desarrollar una amistad verdadera con el mío que le deje marca para el resto de su vida.

Sawyer tiene una risa contagiosa. Facebook/Jennifer Engele
Sawyer tiene una risa contagiosa. Facebook/Jennifer Engele

Cuando pasó esto es cuando me di cuenta de que Sawyer no había sido invitado a la fiesta de ninguno de sus compañeros en este pasado año. Los niños están llegando a esa edad en la que invitan a menudo sólo unos pocos niños, pero él no me ha dicho nada. Otros papás que tienen a sus niños con síndrome de Down han empezado el curso haciendo una charla a todos los niños de la clase y yo no he hecho eso. No he sentido la necesidad de hablar sobre el síndrome de Down a su clase hasta este momento. Me doy cuenta ahora de que le he defraudado. He dejado pasar un año en balde cuando podría haber enseñado a muchas familias. Me he dado cuenta de que mi obligación como madre era educar a las familias un poco más sobre lo que significa tener síndrome de Down y cómo nuestros hijos se parecen más de lo que se diferencian. 

Ahora sé la importancia que tiene hablar de ello y estoy enfocada en hacer mi mejor trabajo. Por favor, quiero que sepa que estoy aquí para hablar si lo desea. Puede que sea una “mamá oso” pero no soy una mamá que aterrorice, reconozco mis errores y que todos los cometemos, creo que las dos podríamos haberlo hecho mejor. 

Esta carta ha conseguido compartirse 40.000 veces en las redes sociales alrededor de todo el mundo. Esta mamá recibió una respuesta… ¡POSITIVA! Y es que esta historia termina con final feliz, ya que Sawyer recibió una invitación de cumpleaños exclusiva para él. Sawyer está muy emocionado.

“Estoy orgullosa de que mi carta haya llegado a tanta gente, porque no es solo una fiesta de cumpleaños y no es solo Sawyer”, comentó Jennifer.