‘Es tiempo de bajar las armas y dialogar sobre la violencia’

Los Ángeles está lista para cualquier ataque, afirmaron las autoridades
‘Es tiempo de bajar las armas y dialogar sobre la violencia’
Al contrario de protestas anteriores, este viernes los manifestantes no hicieron gritos y hubo mayor respeto para con los agentes del LAPD. / AURELIA VENTURA

Tras declarar a Los Ángeles segura para sus habitantes y policías, a la luz del asesinato de cinco agentes en Dallas este jueves, el jefe de la Policía de Los Ángeles (LAPD), Charles Beck, pidió que se inicie una conversación nacional sobre la violencia y el control de las armas.

“Es tiempo de bajar las armas y empezar el diálogo”, urgió Beck en una conferencia de prensa que se realizó este viernes en la jefatura del LAPD y que prosiguió a una reunión con raperos afroamericanos que intentó reducir la tensión que dejó el ataque contra 11 agentes de la Policía de Dallas.

“Mis agentes están seguros en las calles”, aseguró Beck, quien por instantes lloró consternado por un incidente que, según él, “supera lo imaginable y supera el dolor”.

El alcalde Eric Garcetti afirmó, en tanto, que esta metrópoli está preparada para responder a cualquier incidente.

“Los Ángeles es una ciudad segura ahora. Quiero que la gente sepa que no hay una alerta táctica”, subrayó el funcionario. “Tenemos una Policía lista por cualquier amenaza”, añadió.

Los raperos conocidos como Snoop Dog y The Game lideraron una marcha pacífica la mañana del viernes por las calles del centro de la ciudad que concluyó en la jefatura del LAPD, mientras ahí se realizaba una solemne ceremonia de graduación de la Academia de dicha corporación.

El alcalde de Los Ángeles Eric Garcetti y el jefe del LAPD Charlie Beck se reunieron con los cantantes Snoop Dog y The Game, que lideraron una marcha de protesta por el centro de la ciudad. /AURELIA VENTURA
El alcalde de Los Ángeles Eric Garcetti y el jefe del LAPD Charlie Beck se reunieron con los cantantes Snoop Dog y The Game, que lideraron una marcha de protesta por el centro de la ciudad. /AURELIA VENTURA

Mensajes de conciliación

Ambos artistas enviaron mensajes conciliadores y de tolerancia tratando de reducir el enojo por las muertes de dos afroamericanos en cuestionados encuentros con la Policía y que motivaron la protesta en Dallas que concluyó con la peor matanza de uniformados después de los ataques terroristas de 2001.

Se ha reportado que el pistolero habría mencionado que pretendía asesinar a “policías blancos”.

“Si no dejamos de matarnos un día [la muerte] vendrá a nosotros”, advirtió el rapero The Game en una conferencia posterior a la marcha y en la que acompañó a Beck y Garcetti.

“Este es un día de cambio […] Cuidemos nuestras vidas”, añadió el cantante.

Snoop Dog, por su parte, confió en que éste puede ser un período de unidad y entendimiento. “Nunca habíamos tenido comunicación con la Policía y queremos aprovechar este nuevo comienzo”, dijo.

Este viernes, en la explanada de la jefatura del LAPD, donde está un memorial en honor a sus agentes caídos, 37 cadetes se graduaban en un ambiente casi fúnebre. En la ceremonia se escuchó el lamento de las gaitas, las placas tenían una cinta negra en señal de duelo, había rostros afligidos y los discursos invitaban a los padres a confiar en la profesión elegida por sus hijos.

“No tengan miedo, siéntanse orgullosos”, les pidió el jefe Beck.

Por precaución, los agentes del LAPD trabajan en parejas y no por sí solos. /AURELIA VENTURA
Por precaución, los agentes del LAPD trabajan en parejas y no por sí solos tras lo ocurrido en Dallas. /AURELIA VENTURA

Preocupados

Esas palabras fueron escuchadas con sentimientos encontrados por Hioconda Guillén, madre de Claudia Guillén, uno de los 22 agentes latinos que este viernes se unieron al LAPD.
“Claro que nos preocupamos”, dijo esta inmigrante de Guatemala al ser cuestionada sobre su reacción a la matanza de Dallas. “Pero si ella decidió ser policía nosotros la apoyamos”, agregó con lágrimas.

Entre los manifestantes que se unieron a los raperos The Game y Snoop Dog también hubo empatía por la masacre de Texas. Esta vez, una protesta que concluyó frente a la comandancia del LAPD no incluyó gritos, ni ofensas, ni airados reproches. Pero no se dejó de pedir diálogo y justicia.

La ceremonia de graduación del LAPD ayer se realizó en un ambiente muy sobrio. /AURELIA VENTURA
La ceremonia de graduación del LAPD ayer se realizó en un ambiente muy sobrio. /AURELIA VENTURA

“Merecemos respeto, nuestras vidas valen”, dijo Lester Jeréz, un hijo de guatemaltecos que, sostenido de una valla metálica que protegía a la jefatura del LAPD, veía la graduación de los cadetes.

“Si enseñamos esta unidad ellos [los policías] se darán cuenta que sí valemos”, añadió el joven.

Juan García, hijo de un mexicano y una filipina, también participó en la caminata. “Todo lo que involucre matar a un ser humano sin razón, estoy en contra de eso”, comentó.

En la ceremonia de juramentación de los nuevos agentes del LAPD, se invitó a la reflexión por la tragedia de Dallas. Los oficiales caídos fueron llamados héroes y defensores de la democracia.

“Esto no es sobre las vidas de afroamericanos, de latinos, de policías, esto es sobre Estados Unidos”, dijo Beck a los presentes. “Estados Unidos necesita tener un diálogo trascendente, abierto sobre un tema importante y es sobre la violencia”, añadió.