Sanders quiere dejar huella en plataforma de Partido Demócrata

El “Dreamer” César Vargas estará a cargo de presentar una enmienda con múltiples medidas pro-inmigrantes
Sanders quiere dejar huella en plataforma de Partido Demócrata
Bernie Sanders.
Foto: Getty Images

WASHINGTON.- Antes de apoyar a Hillary Clinton o de anunciar su eventual salida de la contienda, el senador Bernie Sanders quiere dejar una huella indeleble en la plataforma del Partido Demócrata, con enmiendas en contra del acuerdo comercial “TPP” y a favor de los inmigrantes.

Entre hoy y mañana, el pleno del comité a cargo del borrador de la plataforma –una especie de ideario sobre las prioridades políticas del partido- votará sobre 12 enmiendas al documento ofrecidas por la campaña de Sanders, centradas en la protección de las familias, los trabajadores y el medio ambiente.

Reunidos en Orlando (Florida), los 187 miembros del comité tendrán la tarea de pulir el documento, promovido como uno de los más progresistas del partido y que será sometido a votación durante la convención demócrata a partir del próximo 25 de julio en Filadelfia (Pensilvania).

César Vargas, de origen mexicano, hará historia hoy como el primer “Dreamer” en participar en las deliberaciones del documento y, en entrevista con este diario, explicó que la meta es “avanzar las prioridades del senador, por las que recibió el apoyo de millones de votantes”.

Es un momento coyuntural, porque pondrá a prueba el deseo de la virtual candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, y del Partido Demócrata de “lograr la unidad del partido”, observó Vargas, estratega de Sanders para el voto latino.

“Esto ya no es Sanders contra Clinton sino una audaz visión de futuro del país. La retórica del Partido tiene que ir acompañada de políticas públicas fieles a su ideología, especialmente cuando Donald Trump ofrece la deportación masiva” de los inmigrantes, explicó.

“El mensaje de la revolución política tuvo acopio porque responde a las preocupaciones de los votantes, y su deseo de transformar la política en este país”, enfatizó Vargas, cofundador de la “Dream Action Coalition” y líder del movimiento de los “Dreamers”.

Sanders previsiblemente dará su apoyo a Clinton el próximo martes -todo dependerá del apoyo que reciban las enmiendas-, pero Vargas no precisó si también anunciará que suspende su campaña electoral.

Medidas pro-inmigrantes

La enmienda presentada esta tarde por Vargas pide poner fin a programas de deportación que promueven la discriminación racial, como los programas “287g” y el “Programa de Prioridad Policial” (PEP), que reemplazó el también polémico “Comunidades Seguras”.

También propone ampliar los alivios migratorios conocidos como “DACA” y “DAPA” –congelados en las cortes-, de manera que éstos incluyan a los indocumentados que se hubiesen beneficiado de la reforma migratoria que aprobó el Senado en 2013.

Además aboga para que los trabajadores que denuncien violaciones laborales puedan recibir “acción diferida”,  los beneficiarios de “DACA” y “DAPA” puedan tener cobertura médica bajo “Obamacare”, y se promueva un sistema de “cobertura médica universal” para los inmigrantes.

Por último, apoya que los “Dreamers” puedan prestar servicio militar y que, mediante una legislación, puedan recibir ayuda financiera y pagar matrículas universitarias iguales a las que pagan los residentes estatales.

Otras prioridades

Sanders también presiona para que el partido dé un rotundo “no” al acuerdo comercial de la Alianza Transpacífico, conocido por su sigla en inglés como “TPP” y a la práctica de fractura hidráulica de pozos petroleros, y apoye una expansión del sistema de “Medicare”.

De hecho, su campaña ha dejado entrever que Sanders llevará su lucha contra el “TPP”  hasta el pleno de la convención si es necesario, por considerar que el pacto, que es pieza clave de la política comercial de la Administración Obama, en realidad es “desastroso” para  los trabajadores en EEUU.

La enmienda sobre el TPP busca asegurar que el Partido Demócrata jamás aceptará que el acuerdo tenga un voto en el Congreso. El “TPP” incluye a 12 países de la cuenca del Pacífico que en su conjunto tienen el 40% del Producto Interno Bruto y es aplaudido por el empresariado, pero afronta el rechazo de buena parte de la base demócrata porque fue negociado en secreto y con amplias ventajas para las grandes corporaciones.

Clinton primero apoyó el TPP como secretaria de Estado pero, presionada por Sanders, dio un giro hacia la izquierda oponiéndose al pacto.

La lista de enmiendas incluye un aumento de salario mínimo de $7,25 la hora a $15 la hora, mayores protecciones ambientales, y la prohibición de la fracturación hidráulica, el controvertido proceso en el que se inyectan a presión químicos que derriten las rocas en un pozo petrolero, pero causan la contaminación del terreno y el manto acuífero.

Sanders también pide beneficios laborales, como siete días de enfermedad con pago, y al menos 12 semanas de licencia con pago por motivos médicos o familiares, y protección de las pensiones.

Además, aboga por una reforma de justicia criminal que fomente mejores relaciones entre la policía y la comunidad, e incremente la capacitación de la policía sobre el uso de la fuerza.

Otros puntos contenidos en el documento reflejan las posturas progresistas del partido: la expansión del Seguro Social, la prohibición de prisiones privadas, la abolición de la pena de muerte, y restricciones a las donaciones políticas.

El encuentro en Orlando es el último de una serie de cuatro reuniones regionales que organizó el partido para elaborar la plataforma que, aunque no es vinculante, sirve de “hoja de ruta” para sus prioridades legislativas.

No está claro que Sanders vaya a conseguir todo lo que quiere, aunque sí tiene la posibilidad de reintroducir una enmienda durante la convención en Filadelfia. Para eso, sin embargo, necesitaría el apoyo del 25% de los miembros del comité.

Tras el reñido proceso de primarias, que provocó fuertes choques entre los partidarios de Clinton y Sanders, la meta ahora es forjar la unidad del partido para vencer en las urnas al virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump.

Para ello necesitarán a cada uno de los partidarios de Sanders, especialmente en estados en disputa como Florida y Ohio, donde se prevé un estrecho margen de votos.