Uno de los policías muertos en Dallas trabajó para el sheriff de Los Ángeles

Lorne Ahrens creció en el Valle de San Fernando y trabajó para el sheriff (LASD) entre 1991 y 2002
Uno de los policías muertos en Dallas trabajó para el sheriff de Los Ángeles
Lorne Ahrens es uno de los cinco agentes muertos en el ataque en Dallas.

Uno de los agentes muertos en Dallas se crió en Canoga Park y trabajó para el sheriff de Los Ángeles, reportó esta agencia del orden.

Lorne Ahrens creció en el Valle de San Fernando y trabajó para el sheriff (LASD) entre 1991 y 2002 antes de unirse a la Policía de Dallas en enero de ese año.

Según el sheriff, Ahrens fungió como Técnico de Agencias del Orden, trabajando en las estaciones de Lennox y Lancaster.

Ahrens tenía 48 años y llevaba 14 como integrante del cuerpo policial de Dallas, donde se integró dos días después de abandonar las filas de LASD. Ahí trabajaba en patrullajes y crímenes de propiedad.

“Sus colegas de LASD lo describieron hoy como el tipo de persona que siempre tenía una sonrisa en la cara y te saludaba con mucho respeto”, indicó el capitán Merrill Ladenheim en un comunicado enviado por el sheriff. “Dicen que era un despachador increíble que servía bien a los agentes que patrullaban el campo siempre cuidándolos y procurando la seguridad del agente cuando notificaba una llamada de servicio”.

Ahrens estaba casado con Katrina Ahrens, una detective en la Policía de Dallas. /FACEBOOK
Ahrens estaba casado con Katrina Ahrens, una detective en la Policía de Dallas. /FACEBOOK

El sheriff indica que Ahrens era un exjugador de football semiprofesional que medía 6 pies y 5 pulgadas de altura y pesaba cerca de 300 libras.

“Lorne era un tipo grande con un corazón aún más grande”, describió el capitán Ladenheim.

Según información de la Policía de Dallas, Ahrens sobrevivió el tiroteo y le practicaron una cirugía, pero hubo complicaciones y falleció. El había recibido disparos que destrozaron su hígado.

Ahrens estaba casado con Katrina Ahrens, una detective en la Policía de Dallas. La pareja tenía dos hijos, una niña de 10 años y un chico de 8.