¿Qué hacer si la policía mata a un familiar?

Un policía condenado por actos criminales podría ser enviado a una prisión federal por violación de los derechos civiles

¿Qué hacer si la policía mata a un familiar?
El arresto de Valenzuela fue captado por una cámara de seguridad de una lavandería en Anaheim.
Foto: Captura/YouTube

Cada vez que un policía mata a una persona se siguen diversos procedimientos para determinar si sus acciones estuvieron justificadas, considerando cómo el agente percibió una “amenaza” al disparar.

Dentro de la Policía de Los Ángeles (LAPD), la llamada Unidad de Investigación de Fuerza (FDI) se encarga de analizar los casos en que un agente mata o hiere a un civil.

Las conclusiones del FDI son enviadas a la Comisión de Policía, que decide si hubo justificación en el uso de fuerza. También la Fiscalía del condado y la Oficina del Inspector General revisan estos procesos.

Pero ¿a quién se debe recurrir si los deudos creen que merecen una compensación monetaria y/o garantizar un castigo para el o los agentes que aparentemente mataron a una persona sin motivo?

El abogado Jorge González, quien desde 1986 ha sido representante legal de familiares de supuestas víctimas de abuso policiaco, recomienda acercarse cuanto antes a un litigante o bufete jurídico.

Galería: Últimos casos de supuesto abuso policial en EEUU

.es-carousel ul{ display:block; }

{{if itemsCount > 1}}

{{/if}}

El joven fue abatido a tiros cuando condujo una camioneta roja en dirección a los agentes. (Foto: Captura/Twitter)

Y es que los reclamos sometidos a través de cortes estatales deben presentarse en un plazo no mayor de seis meses después de que ocurrió el incidente. Si deciden llevarlo a una corte federal, argumentando una violación de los derechos civiles, ese período se extiende hasta por dos años.

“Si la familia cree que la Policía mató a una persona sin ninguna justificación debe acudir con un abogado lo más pronto posible”, dijo González, señalando que la mayoría de los abogados de derechos civiles someten este tipo de demandas ante los tribunales estatal y federal.

Estos procesos, indicó el representante legal, se desahogan en un plazo de entre ocho meses y un año.

En enero pasado, el jefe de la policía angelina, Charles Beck, recomendó por primera vez en la historia de dicha corporación presentar cargos contra un agente que aparentemente mató a un indigente desarmado en Venice el 5 de mayo de 2015.

Tras revisar videos, relatos de testigos y otras evidencias, los investigadores del LAPD concluyeron que el agente Clifford Proctor disparó en dos ocasiones en la espalda del indigente Brendon Glenn, cuando éste no representaba ninguna amenaza para el uniformado y sólo intentaba ponerse en pie.

Brendon Glenn, de 29 años, fue acribillado a muerte por dos agentes del LAPD el pasado 5 de mayo.
Brendon Glenn, de 29 años, fue acribillado a muerte por dos agentes del LAPD el pasado 5 de mayo.

Hace unas semanas, la Policía angelina mostró a la prensa su “complicado” proceso de investigación de los tiroteos y recalcó que para dicha agencia es prioridad la preservación de la vida de los civiles.

Comparado con otros grupos sociales, los hispanos son los que reciben más balas de ese departamento.

De 2011 a 2015, 89 latinos fueron tiroteados por el LAPD, esto es tres veces más que los blancos.

La abogada y activista Cynthia Anderson-Barker aconseja a los deudos de una aparente víctima de abuso policiaco, guardar distancia de la corporación señalada. “La Policía va a tratar de cubrir cualquier mal procedimiento tratando que la familia haga declaraciones incriminatorias sobre el difunto”, dijo.

Un policía condenado por actos criminales podría ser enviado a una prisión federal por violación de los derechos civiles.

Aunque las políticas de las agencias del orden difieren, al final los disparos que realizan sus elementos se juzgan en base a cómo éstos percibieron una amenaza. Por ejemplo, si descargaron sus armas porque temían por sus vidas o tratando de evitar que una persona fuese asesinada.

Para la Suprema Corte, el uso de fuerza policiaca –ya sea que resulte en fatalidades o heridos- se debe juzgar “desde la perspectiva de un agente en la escena”.

Ese tribunal determinó en el caso Graham v. Connor que los policías “se ven obligados a hacer juicios en fracciones de segundo en circunstancias que a menudo son tensas, inciertas y de pronta evolución”.