Recibe cadena perpetua mujer que atropelló y mató a una niña en California

Conducir bajo los efectos del alcohol fue la causa del accidente en el que Jessicah Cowan causó la muerte de una niña y lesiones graves a su hermana y a su madre

Guía de Regalos

Recibe cadena perpetua mujer que atropelló y mató a una niña en California

LOS ÁNGELES.- Una mujer de 37 años fue condenada a cadena perpetua, con un mínimo de 22 años de cárcel, por atropellar y matar a una menor hispana de 5 años, cuando conducía bajo los efectos del alcohol en la ciudad de Santa Ana, en California.

La menor Osmara Meza, su hermana Gresia y su madre, Eloisa Madrigal, fueron atropelladas la mañana del 23 de junio de 2012 cuando el automóvil que conducía Jessicah Cowan no respetó una luz roja y las impactó.

“Siendo yo misma una madre no puedo imaginar el dolor de perder un bebé, un dolor que una madre no debería enfrentar”, dijo hoy Cowan durante la lectura de la sentencia, tras ser hallada culpable de homicidio en segundo grado.

“Nunca me perdonaré a mí misma, luego no puedo pedirles tampoco a ustedes que me perdonen” agregó.

La investigación demostró que en el momento del incidente la mujer conducía ebria y portaba botellas de licor y marihuana al interior del vehículo.

“Ha sido muy difícil seguir adelante con nuestras vidas, porqué ya no somos la familia que acostumbrábamos ser”, aseguró Jorge Omar Meza, padre de las menores y esposo de Eloísa en un testimonio escrito dirigido a la corte.

Tras el accidente, la madre y hermana de la víctima mortal quedaron con daños cerebrales.

De acuerdo a la fiscalía, poco antes del hecho Cowan recogió su automóvil en el aeropuerto Bob Hope, en Burbank, tras descender de un vuelo en el que consumió alcohol y luego hizo paradas en dos establecimientos para comprar licor.

Al momento de ser detenida, la mujer presentaba un nivel de alcohol de 0.24 en la sangre, tres veces por encima del límite máximo, y según declaró hablaba por teléfono cuando ocurrió el accidente.

Cowan también fue condenada por homicidio vehicular grave y por conducir embriagada y huir de la escena.

La defensa argumentó que no trató de escapar sino que estaba desorientada y no se dio cuenta que había atropellado a la madre y las dos niñas.

“Usted no es una mala persona, pero tomó una decisión horriblemente mala ese día”, dijo hoy el juez Gregg Prickett, tras imponer la sentencia en la Corte Superior del condado de Orange