Administración Obama pide nueva audiencia sobre alivios migratorios ante el Supremo

No hay garantías de que los ocho jueces del Tribunal Supremo acepten revisar el caso nuevamente cuando ya tengan en el estrado al reemplazo del fallecido juez conservador, Antonin Scalia
Administración Obama pide nueva audiencia sobre alivios migratorios ante el Supremo
La procuradora general, Loretta Lynch, había adelantado hace poco que el Departamento de Justicia estudiaría la posibilidad de solicitar una nueva audiencia, y hoy la presentó ante el Tribunal Supremo
Foto: Allison Shelley / Getty Images

Tras su derrota en el Tribunal Supremo hace 25 días, el Departamento de Justicia solicitó este lunes a la máxima corte una nueva audiencia sobre el futuro de los alivios migratorios, sin garantías de que la logre en lo que resta del mandato del presidente Barack Obama.

En un duro revés para la comunidad inmigrante, el Tribunal Supremo se declaró en un empate  4-4 el mes pasado, dejando en pie la prohibición de poner en marcha los alivios migratorios hasta que el Noveno Circuito de Apelaciones concluya el litigio de los 26 estados que buscan eliminarlos por completo.

El abogado interino del gobierno ante el Tribunal Supremo, Ian Gershengorn, presentó la solicitud ante el Tribunal Supremo para que conceda una nueva audiencia sobre el futuro de los alivios migratorios para cuando la máxima corte tenga a todos sus nueve jueces vitalicios.

Gershengorn reconoció que es “extremedamente raro” que la máxima corte acepte escuchar de nuevo un caso sobre el que ya se ha pronunciado. Sin embargo, insistió en que hay precedente porque en el siglo pasado, en situaciones similares, el tribunal aceptó nuevas audiencias en otros casos aunque tardó hasta ocho meses en realizarlas.

Para obtener una nueva audiencia, la Administración Obama necesitaría el respaldo de cinco de los ocho jueces, y no está claro que el Tribunal Supremo vaya a estudiar la petición.

El Senado, bajo control republicano, se ha negado a votar la confirmación del juez Merrick Garland al puesto vitalicio en el Tribunal Supremo, que quedó vacante tras la sorpresiva muerte del juez conservador Antonin Scalia en abril pasado.

Con solo ocho jueces, cualquier dictamen que termina en empate mantiene en pie las decisiones de tribunales de menor instancia. En este caso, dos tribunales federales, primero en Brownsville (Texas) y después en Nueva Orleans (Louisiana), bloquearon la puesta en vigor de los alivios migratorios.

En total, la expansión del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, conocido como “DACA+”, y uno similar para adultos con hijos ciudadanos o residentes legales, conocido como  “DAPA”,  darían cobijo de la deportación a hasta cinco millones de inmigrantes indocumentados.

Los ocho jueces del Tribunal Supremo pueden rechazar la solicitud del Departamento de Justicia, pedir la opinión de los 26 estados que entablaron la demanda contra los alivios migratorios o, al igual que el mes pasado, evadir pronunciarse sobre el caso nuevamente.

Grupos pro-inmigrantes, incluyendo la Asociación de Abogados de Inmigración de EEUU (AILA) y “United We Dream Action”, elogiaron la decisión del Departamento de Justicia como un paso apropiado en la dirección correcta para proteger de la deportación a millones de indocumentados que “buscan una vida digna y sin miedo” en EEUU.

La virtual candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, dijo esta noche que el Tribunal Supremo “debería aceptar la petición…mantengamos las familias inmigrantes juntas”.

Por su parte,  Erika Andiola, una “Dreamer” y portavoz del precandidato presidencial demócrata, Bernie Sanders, dijo en su cuenta de Facebook que “puede ser que tome bastante tiempo y no es seguro que esto va a suceder, pero es un gran paso!”.