¿Es exagerado el operativo para proteger a policías en Los Ángeles?

Aunque no existe una amenaza específica o creíble en contra de agentes del orden, esta región se declara en estado de alerta
¿Es exagerado el operativo para proteger a policías en Los Ángeles?
Por precaución, los agentes del LAPD trabajan en parejas y no por sí solos tras lo ocurrido en Dallas. /AURELIA VENTURA

Más sobrevuelos de helicópteros, patrullajes reforzados con agentes de élite y someter las llamadas de emergencia a un proceso de escrutinio son algunas medidas cautelares que ha tomado la Policía de Los Ángeles (LAPD) en respuesta a los recientes asesinatos de ocho agentes en Texas y Luisiana.

“Tengan cuidado”, expresó este domingo el jefe del LAPD Charles Beck a los casi 10,000 elementos de la corporación a través de un video interno. “Cuiden su espalda. Cuídense unos a otros”, aconsejó.

Y aunque no existe una amenaza específica o creíble en contra de agentes del orden en esta región, luego del asesinato de tres policías en Baton Rouge este sábado y de otros cinco en Dallas hace unos días, el Sheriff del condado (LASD) también pidió a sus uniformados “mantener un estado elevado de alerta”.

Pero algunos consideran que ambos departamentos “exageran” sus operativos y temen que los barrios más pobres del condado, habitados mayormente por hispanos y negros, paguen los platos rotos.

“Las comunidades latinas y afroamericanas ya sienten que están bajo ataque de la Policía y creo que poner más policías, más helicópteros y más patrullas en nuestros vecindarios cuando ninguna amenaza se ha hecho contra la Policía de Los Ángeles es exagerado y no es la misma reacción que se ve en los vecindarios blancos”, expresó Jasmyne Cannick, comentarista social y política.

En concreto, el LAPD asignó a sus agentes de élite en la División Metropolitana, que vigila la zona central angelina, a tareas de apoyo de los elementos que responden a emergencias, elevó el número de patrullajes en helicópteros y sometió a un mayor escrutinio las llamadas recibidas a su sistema 911.

“Los deberes de un policía no siempre son fáciles y en muchos casos se enfrentan a lo más crítico de sus obligaciones”, señaló el jefe Beck tras anunciar estos operativos.

07/08/16/LOS ANGELES/LAPD officers and members of SWAT leave LAPD headquarters after a graduation ceremony for new recruits in Los Angeles. LAPD officers have been instructed to patrol in pairs after the aftermath of the deadly shootings of police officers in Dallas. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
“Cuiden su espalda. Cuídense unos a otros”, les dijo Charles Beck a los casi 10,000 elementos de la corporación a través de un video interno. ( Aurelia Ventura/ La Opinion)

Militarización de vecindarios

 

El activista Earl Ofari Hutchinson cree que estas acciones son erradas y van encaminadas a la presunta militarización de la agencia, también criticada por controvertidas muertes de civiles.
“En lugar de comprar más armas, poner más agentes y adquirir más recursos de tipo militar, ese dinero se debería usar en mejor entrenamiento, mejor diálogo con la comunidad y en revisar su política sobre el uso de la fuerza”, dijo Hutchinson.

A decir del líder comunitario Najee Ali, el LAPD tiene suficiente justificación para procurar el bienestar de los suyos y -por lo mismo- el de las comunidades que éstos resguardan.

“El LAPD debe estar nervioso por la amenaza potencial de que los ataquen y asesinen también porque el departamento lidera al país en más policías involucrados en tiroteos que conducen a muertes”, dijo.

Ali cree que la corporación está “en el borde” de un incidente violento.

07/08/16/LOS ANGELES/LAPD Chief Charlie Beck conducts inspection of recruits as the Los Angeles Police Department holds a graduation ceremony for 37 officers led by LAPD Chief Charlie Beck and Mayor Eric Garcetti at LAPD Administration Building Plaza. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
En concreto, el LAPD asignó a sus agentes de élite en la División Metropolitana, que vigila la zona central angelina, a tareas de apoyo de los elementos que responden a emergencias, ( Aurelia Ventura/ La Opinion)

Antecedente

La matanza de Baton Rouge sigue a la muerte de un afroamericano por la policía de esa ciudad el 5 de julio. Un día después, otro hombre negro murió luego de ser tiroteado en una parada de tráfico de la Policía en Minnesota. Al día siguiente, en una protesta por ambas fatalidades en Dallas, un francotirador asesinó a cinco agentes como un acto de supuesta represalia.

Hutchinson resalta que en ambos incidentes los sospechosos actuaron por su cuenta, eran personas “aisladas” y no estaban afiliados a ninguna organización.

“El LAPD debe ser cauteloso, no exagerar, ni debe asumir de que está en un lugar en el que policías serán asesinados”, señaló.

Por su parte, la Liga de Protección de Policías de Los Ángeles (LAPPL) ha pedido acciones concretas.

“No podemos mantener a nuestros vecindarios seguros si los hombres y mujeres a los que les pedidos que protegieran nuestras comunidades en enfrentan a emboscadas en cada esquina”, citó el grupo.

Otros se han sumado al proceso de “pacificación” en esta región.

El domingo, en una reunión que se realizó en una iglesia en el Sur de Los Ángeles, el rapero The Game pidió a pandilleros del Sur de California detener la violencia que aún no ha escalado en esta metrópoli.

“Antes de que nuestras vidas les importen a los demás… tenemos que demostrar que nuestras vidas nos importan”, escribió The Game en su cuenta de Instagram.