Esta carta de amor de 1952 está revolucionando lnternet

El nieto del autor de la carta quiso compartir el escrito el día en el que su difunta abuela cumpliría 86 años
Esta carta de amor de 1952 está revolucionando lnternet
Carta de 1952 escrita por Ítalo Severini para su futura esposa Rosa Martínez
Foto: Twitter / Twitter

Hay pequeñas cosas que nunca, nunca, deberían cambiar. Desde hace ya un tiempo, las relaciones personales están tomando una forma deshumanizada. La irrupción de las nuevas tecnologías, en algunos aspectos, ha dañado la comunicación entre las personas.

Sí es cierto que hay mucha más comunicación, que estamos todo el día pendientes del celular y que, la gran mayoría de las ocasiones nos facilitan la vida porque… ¿a quién no le ha salvado de más de un apuro llevar el celular encima?

Con lo que respecta al efecto sociológico, el uso de las nuevas tecnologías en la sociedad ha resquebrajado muchos momentos únicos que la vida nos brinda.

Hoy nos basta un smartphone para hacer la compra, consultar nuestra cuenta bancaria, conseguir trabajo o declararnos a la persona de nuestros sueños. Pero hasta no hace mucho, las cosas eran muy diferentes y las declaraciones de amor eran de puño y letra, se sentían y se olían.

El 27 de mayo de 1952, Ítalo Severini, un emigrante italiano desplazado a Argentina decidió que la mejor manera de conquistar a Rosa Martínez, la que en un futuro sería su esposa, era dedicándole una carta de amor escrita directamente desde el corazón.

El nieto de ambos compartió la carta en su cuenta de Twitter y consiguió 4,500 retweets.

“Por medio de la presente me dirijo a Ud. pidiéndole tenga la bondad en disculparme por lo que voy a decir. Hace ya un tiempo tengo pensado en escribirle para decirle de mis simpatías por usted. Tengo interés en formalizar un hogar y mis deseos serían hacerlo con una chica como usted.”

Al final del escrito, Ítalo le insta a una contestación rápida y es de esta manera como Ítalo y Rosa empezaron su historia de amor.

¿Y tú?, ¿también piensas que no deberían perderse estas bonitas costumbres?

//platform.twitter.com/widgets.js

?>