Seguidores de Sanders coquetean con Partido Verde como opción a Clinton

Decepcionados por el apoyo de Sanders a Clinton, algunos de sus seguidores piensan votar por Jill Stein, o por nadie

Joel Bradshaw,  partidario de Bernie Sanders, dijo que  no apoyará a Clinton y busca opciones. Foto: María Peña/Impremedia
Joel Bradshaw, partidario de Bernie Sanders, dijo que no apoyará a Clinton y busca opciones. Foto: María Peña/Impremedia
Foto: María Peña/Impremedia / Impremedia

FILADELFIA.- Desilusionados y aguerridos tras la derrota del senador Bernie Sanders en las primarias,  un nutrido grupo de sus seguidores sugirió este miércoles que votará por Jill Stein, del Partido Verde, como alternativa a la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, los candidatos del “establishment” político.

En el tercer y penúltimo día de la convención nacional demócrata en Filadelfia (Pensilvania), un día después de la nominación oficial de Clinton como candidata presidencial,  los discípulos de la “revolución política” de Sanders ahora buscan a nuevo líder.

Frente a la alcaldía de la ciudad y desafiando el calor, decenas de sus seguidores expresaron su decepción de que Sanders dio su apoyo a Clinton, a la vez que prometieron continuar la lucha contra un “establishment” que, a su juicio, no los representa.

Fisuras entre los demócratas

Portando carteles contra la “oligarquía”,  los activistas elogiaron al puñado de delegados de Sanders que anoche abandonaron el salón del Wells Fargo Center en protesta por la nominación de Clinton.

.es-carousel ul{ display:block; }

{{if itemsCount > 1}}

{{/if}}

Imágenes de protesta de partidarios de Bernie Sanders, resentidos por su apoyo a Clinton. Fotos: María Peña/Impremedia

Con su guitarra al hombro,  Creek Iversen viajó desde Kingston (Nueva York), en el área de Hudson Valley, y dijo entender por qué Sanders “hizo un trato con el Partido Demócrata” y ahora intenta “hacer lo mejor posible por continuar esta revolución política”.

“Merece un reconocimiento porque encendió una mecha y ha movilizado a millones. Pero ahora muchos progresistas queremos formar un frente unido para derrotar a Clinton y Trump, y pensamos que el Partido Verde es ahora la opción más viable”, explicó Iversen.

Clinton rompe “techo de cristal” pero afronta largo camino a la Casa Blanca

Creek Iversen, un partidario de Sanders de Nueva York, cree que Jill Stein es la candidata que continuará "revolución política". Foto: María Peña/Impremedia
Creek Iversen, un partidario de Sanders de Nueva York, cree que Jill Stein es la candidata que continuará “revolución política”. Foto: María Peña/Impremedia

“La revolución se encamina por ese rumbo y, si perdemos, al menos construiremos un tercer partido que tanto necesita EEUU. Estamos viviendo tiempos volátiles, turbulentos,  y no debemos descartar a un tercer candidato cuando el 40% de los votantes se declara independiente”, enfatizó.

Obama: es “posible” que Rusia interviniera en el robo de correos demócratas

Caitlyn Cornini, de Seattle (Washington), dijo tener "el corazón roto" por el apoyo de Sanders a Clinton. Foto: María Peña/Impremedia
Caitlyn Cornini, de Seattle (Washington), dijo tener “el corazón roto” por el apoyo de Sanders a Clinton. Foto: María Peña/Impremedia

Por su parte, Caitlyn Cornini, de Seattle (Washington),  dijo que “absolutamente está pensando en una tercera opción” porque le parece “terrible” la nominación de Clinton y se niega a participar en el sistema.

“Creo que Stein puede continuar la marcha iniciada por Sanders, porque el 80% de sus ideas son iguales a las de Sanders”, dijo.

Ondeando una bandera de EEUU, Joel Bradshaw, de Schenectady (Nueva York), arremetió contra el “sistema arreglado” por el Comité Nacional Demócrata para torpedear la candidatura de Sanders, según miles de correos electrónicos internos del partido filtrados a Wikileaks.

Joel Bradshaw, de Schenectady (Nueva York), afirmó que el sistema es corrupto, y no votará por Clinton. Foto: María Peña/Impremedia
Joel Bradshaw, de Schenectady (Nueva York), afirmó que el sistema es corrupto, y no votará por Clinton. Foto: María Peña/Impremedia

“Ahora sabemos cuál es la verdad. Veremos qué pasa”,  dijo Bradshaw.

Bill Jackson, de Florence (Carolina del Sur), dijo que apoyó a Sanders “desde el principio, cuando nadie lo conocía” pero ahora que respaldó a Clinton “mis amigos y yo nos iremos con Jill Stein”.

“Hay que tener principios, apoyar al que mejor represente tus intereses no al que parece ganador”, dijo Jackson.

Bill Jackson vino desde Carolina del Sur, apoyó a Sanders pero emitirá su voto por Jill Stein. Foto: María Peña/Impremedia
Bill Jackson vino desde Carolina del Sur, apoyó a Sanders pero emitirá su voto por Jill Stein. Foto: María Peña/Impremedia

Stein, del Partido Verde, apenas tiene el apoyo del 3% en las encuestas y no aparece en las papeletas de votación en todos los estados pero sus partidarios han venido a hacer ruido a la convención demócrata.

Para Stein, Clinton es un halcón en busca de nuevas guerras y Trump es un racista, lo que redunda en pobres opciones para los votantes.

Ahora que Sanders ha apoyado a Clinton, los partidarios de Stein lo ven como una capitulación y una oportunidad para sumar adeptos de entre los seguidores del senador de Vermont.

En una hacinada estación del metro en la calle Broad Street, Martese Chisam, de Chicago (Illinois),  dijo que apoyaba a Sanders pero ahora teme que la posibilidad de que se diluya el voto a Clinton.

Martese Chisam, de Chicago (Illinois), teme que los partidarios de Sanders diluyan el voto a Clinton. Foto: María Peña/Impremedia
Martese Chisam, de Chicago (Illinois), teme que los partidarios de Sanders diluyan el voto a Clinton. Foto: María Peña/Impremedia

“Esta gente tiene que pensar bien en lo que están haciendo. En Chicago, tenemos muchos problemas de justicia, y si Donald Trump gana y designa a temibles jueces al Tribunal Supremo, no quiero que la próxima generación pague por un voto equivocado en las urnas”, dijo.

Desde que se establecieron los dos principales partidos políticos en EEUU, en 1860, ningún candidato de “tercera vía” ha ganado una elección presidencial, aunque ya ha habido varios intentos.

El Partido Verde, además, no tiene peso en las legislaturas estatales y a duras penas logra escaños en algunas alcaldías del país.