La modelo colombiana sentenciada por drogas en China dedica carta a sus fans

La joven de 22 años agradece en una carta el apoyo del consulado colombiano, y las oraciones de allegados y seguidores

Apenas unos días antes de ser condenada a 15 años de cárcel en China, la modelo colombiana Juliana López quiso dirigirse a sus familiares y seguidores para agradecerles por el apoyo que ha recibido desde que comenzó su pesadilla.

“Nunca me voy a cansar de agradecerles todo lo que han hecho por mí y por mi familia, he tenido la oportunidad de leer algunos de sus mensajes. Gracias, gracias, gracias, por sus oraciones, son mi fortaleza. Gracias por sus deseos, por creer, son ustedes los que día a día me recargan de energía desde la distancia. Gracias Consulado de Colombia por su gestión, por hacerme sentir cerca de mi país, de mi familia. Gracias a ustedes, porque muchos sin conocerme me regalan sus oraciones”, escribió la joven de 22 años en una carta publicada por Caracol Noticias.

En ese mensaje, la modelo habla siempre en tono optimista e incluso transmite esperanza a sus seres queridos dicíendoles que “Hay Juli López pa´rato”. 

“Sólo hay un juez y estoy segura que nos está escuchando y va a hacer su obra en mí. Totalmente confiada en él que todo lo puede”, escribió.

Carta Juliana López

Un tribunal chino anunció la condena a López este pasado 25 de julio, luego de que fuera detenida hace poco más de un año en la provincia de Cantón, de acuerdo con un reporte publicado el diario chino Nanfang Daily.

Según las autoridades de ese país asiático y los reportes del citado diario, López transportaba 610 gramos de cocaína oculta en un ordenador portátil cuando llegó al aeropuerto internacional de Baiyun. En la sentencia también se señala que la modelo podría haber sido condenada a cadena perpetua o hasta pena capital, pero, finalmente, y teniendo en cuenta su buen comportamiento y el arrepentimiento que ha mostrado en este año se le impuso una condena más leve.

Una de los puntos que determinó la sentencia es que la joven admitió el delito, aunque aseguró en el juicio que solo llevaba la droga porque se lo había pedido un amigo al que identificó con el nombre de Sergio.

La joven también explicó en la corte que tenía la intención de participar en el certamen de Miss Mundo 2015, pero no le llegaba el dinero para costearse los viajes necesarios para poder participar en esta competición ni tampoco tenía amigos o familia que pudieran ayudarle a conseguirlo.

Según los reportes noticiosos, el amigo, al que identificó como Sergio, le había prometido que le daría $2,500 a cambio de transportar la cocaína a China y ella accedió.

Los abogados de la Juliana, Wang Silu y Chen Qi, explicaron durante el juicio que el supuesto amigo llegó incluso a amenazar con matar a su familia si ella no accedía a llevar las drogas y presentaron como prueba los mensajes de móvil que éste mandó a la joven.

Silu y Qi también pidieron a la corte que también tuviera en consideración que la cantidad que iba a recibir la modelo por el traslado era una mínima parte de lo que costaba la droga, para insistir en el “pequeño rol” que jugaba la colombiana en la transacción.

Juliana, que lleva un año encarcelado en una prisión en China, está estudiando inglés, francés y mandarín, hace ejercicio a diario y trata de mantener su mente ocupada, según comentó un amigo de la modelo a los medios de comunicación al conocer la sentencia.

También se supo que la madre de la joven se encuentra en China apoyando a su hija en estos momentos.