“Volví a nacer… Es un milagro que estoy vivo”

Familia pide ayuda para joven que se accidentó y busca recuperarse

Cuando Gerardo Bermúdez, de 28 años de edad, arribó en Estados Unidos en 2013 lo hizo cargado de sueños, ilusiones y metas, mismas que las estaba concretando cuando la vida le dio una desagradable sorpresa.

Tras obtener una maestría en ingeniería acústica del Instituto de Músicos en Hollywood, en 2015, Bermúdez comenzó a producir música al tiempo que laboraba como maestro en un centro de aprendizaje para niños.

De manera repentina, la vida del joven oriundo de la Ciudad de México, dio un giro de 180 grados cuando la tarde del pasado 17 de abril fue embestido por un vehículo mientras conducía su motocicleta Honda Shadow acompañado de su novia. La persona que conducía el auto que lo impactó no tuvo cargos penales y su seguro era limitado, tan limitado que apenas cubrió dos días de hospital.  La familia no tiene rencor contra él, solo quieren que su hijo se recupere.

“Me rompí todos los huesos de la cara, parte de la columna vertebral, costillas, se perforaron mis pulmones, perdí la vista y el olfato, en fin, volví a nacer… es un milagro que estoy vivo”, comentó Bermúdez a La Opinión mientras esperaba su clase de lenguaje en el Colegio Comunitario San Antonio, de Walnut. “Tengo dolores todo el tiempo, tomo mucho medicamento, estoy muy delicado pero sé que estaré bien. Tengo fe en Dios, él y mi familia me dan la energía para seguir adelante”.

La charla de este miércoles por la tarde tomó lugar exactamente un mes después que Bermúdez fue dado de alta del Centro Medico de la Universidad de California Irvine, a donde arribó con graves lesions, al grado de estar en coma por 22 días, dijo su padre, Gerardo Mariano Bermúdez Esparza, de 60 años de edad.

Gerardo Bermúdez llegó casi muerto a un hospital de Irvine luego de accidentarse en su moto. Ahora lucha por salir adelante. /SUMINISTRADA
Gerardo Bermúdez llegó casi muerto a un hospital de Irvine luego de accidentarse en su moto. Ahora lucha por salir adelante. (Suministrada)

‘Llegó al hospital casi muerto’

“Estuvo muy mal, el arribó al hospital casi muerto, incluso los doctores hoy en día están asombrados de su actual condición. Tuvo un edema en el cerebro, todos los huesos de la cara rotos, pierna y pie derecho fracturados… a la fecha ya le han hecho 10 cirugías y ocupa dos más”, dijo Esparza, quien arribó a California un día después del accidente. “Fue muy difícil para nosotros verlo tendido en la cama, entubado, casi sin vida. Los doctores incluso nos dijeron que nos preparáramos para lo peor, pero agradezco públicamente todo el trabajo que los doctores, enfermeros y enfermeras hicieron por mi hijo porque prácticamente me lo revivieron”.

Durante su hospitalización, Bermúdez recibió una traqueotomía para retirar los tubos de la boca. En ese entonces el pronóstico era desalentador, añadió su padre. Los doctores le daban un mes para que reaccionara y si lo hacía dijeron que las probabilidades de que terminara en estado vegetativo o incluso parapléjico eran elevadas, contó.

Sin embargo, una semana después de la operación, Bermúdez dio un leve apretón de manos a su madre Ana Gladys López Pérez, de 52 años de edad. Al apretón le siguió leves movimientos en varias partes del cuerpo, y de ahí el despertar y luego ingerir alimentos — recuperación que su madre considera “todo un milagro”.

“Dios esta con él… Dios está con nosotros…”, dijo su madre.

El padre adjudica la favorable recuperación a su hija gemela Ana Paulina Bermúdez López, quien incluso sintió dolores a través de un eslabón invisible, dijo. Fue la fe de su hermana, la fortaleza y la energía positiva lo que revivió al joven, añadió.

El joven, que perdió la vista, ha pasado por muchas cirugías y todavía necesita mucha terapia y rehabilitación. /ALEJANDRO CANO, ESPECIAL PARA LA OPINIÓN
El joven, que perdió la vista, ha pasado por muchas cirugías y todavía necesita mucha terapia y rehabilitación. (Foto: Alejandro Cano/La Opinión)

Recuperación

Hoy en día, Bermúdez camina lentamente con la ayuda de un bastón debido a que perdió completamente la vista. Su rostro fue reconstruido y reforzado con platino. Su columna vertebral fue reforzada con cinco clavos. Aun así, Bermúdez no pierde el ánimo de vivir y asegura que saldrá adelante.

“Ya estoy de nuevo tocando música y componiendo letras con mi guitarra y piano. Humanamente es un proceso muy difícil pero espiritualmente estoy lleno de regocijo porque Dios está conmigo”, comentó el joven, quien toca 16 instrumentos. “De nuevo tocaré en conciertos y escribiré para artistas, no es un sueño, es una realidad, me veo produciendo nuevamente”.

La recuperación del joven músico, también deportista con experiencia en Tae Kwon Do, natación, atletismo y gimnasia, tomará al menos dos años e incluirá terapias, cirugías y citas médicas con un costo “impagable”, dijo su padre, quien junto a su familia están hospedados en casa de un primo en la ciudad de Chino.

Bermúdez estuvo prostrado en un hospital por varias semanas luego del accidente. /SUMINISTRADA
Bermúdez estuvo prostrado en un hospital por varias semanas luego del accidente. (Suministrada)

La segunda etapa de rehabilitación incluye terapia física y rehabilitación motriz, psicológica y psiquiatra mientras que una tercera etapa incluye ingresarlo a una escuela especializada en personas con discapacidad visual para que aprenda a valerse por sí mismo.

Con los ahorros agotados, la familia que tuvo que trasladarse de México a California de manera repentina, dejando todo a un lado, busca la ayuda de la comunidad. Por tal razón, la familia Bermúdez ha creado una cuenta en el portal gofundme.com y en Twitter a través de la etiqueta #PrayForGerry.

“Les agradezco de antemano cualquier ayuda, estoy seguro que se les duplicará las bendiciones. Gracias a los que han donado y gracias a los que me ayudarán a salir adelante… gracias”, dijo Bermúdez antes de comenzar su terapia.

Para ayudar a la familia visiten https://www.gofundme.com/prayforgerry o conéctense via twitter en el enlace https://twitter.com/hashtag/prayforgerry.