Anastasia Somoza: “Clinton entiende las necesidades de los discapacitados”  

Somoza, cuya familia ha mantenido un bajo perfil en EEUU, dijo que ha tenido que bloquear a personas en las redes sociales por mensajes negativos en su contra
Anastasia Somoza: “Clinton entiende las necesidades de los discapacitados”   
Anastasia Somoza en la Convención Demócrata. Aaron P. Bernstein/Getty Images

WASHINGTON.- Anastasia Somoza, bisnieta del fallecido exhombre fuerte de Nicaragua, Anastasio Somoza García, prefiere que la gente la asocie con su estelar actuación a favor de la demócrata Hillary Clinton y su lucha por los derechos de los discapacitados y no con la turbulenta historia del país centroamericano.

Somoza, de 33 años, ha enarbolado la causa de los 56 millones de discapacitados desde que tenía 9 años de edad y, el lunes pasado, ofreció un apasionado discurso durante la convención demócrata que coronó a Clinton como la primera candidata presidencial de un partido mayoritario en EEUU.

En entrevista telefónica desde Nueva York, donde reside con su familia, Somoza dijo hoy sentirse “honrada” de participar en el cónclave demócrata, pero también “completamente sorprendida” por la “aceptación positiva de todo el mundo”.

Las cámaras de televisión captaron el momento en que Somoza acercó su silla de ruedas al podio y, como delegada de Clinton, emitió un emotivo discurso de tres minutos en defensa de los discapacitados.

“Clinton ha luchado por la inclusión y los derechos de los niños y familias con discapacidades desde el inicio de su carrera con el Children´s Defense Fund. Esto no es algo que recién descubrió… conoce a fondo los temas de nuestra comunidad, y su trayectoria y experiencia de servicio público habla por sí sola”, explicó Somoza.

“Ella entiende las necesidades de los discapacitados, la necesidad de acceder a más oportunidades educativas y de empleos, y más acceso estructural a instalaciones”, precisó Somoza, al referirse a servicios como rampas de acceso y  baños que acomoden a los discapacitados.

Somoza, quien participó en la convención por invitación de la campaña de Clinton, dejó en claro que no cree en las palabras de Trump, quien durante las primarias se burló de un reportero discapacitado, aunque después lo negó.

“Es muy difícil creerle. ¿Cómo lo puede negar si hay videos que lo muestran burlándose de la gente? Es increíble!”, observó.

Son otros tiempos

Somoza y su hermana gemela, Alba, nacieron en Nueva York en 1983, hijas del matrimonio de Mary Mooney Somoza, de origen irlandés y Gerardo Somoza, quien emigró a EEUU de Nicaragua durante su juventud.

Su discapacidad a causa de una parálisis cerebral, no ha sido obstáculo para su activismo y sus carreras: guiada por una computadora, Alba, por ejemplo, ofrece charlas en clases de posgrado y es maestra de arte.  Sus detallados trabajos abstractos adornan las paredes de un estudio en el sector de Chelsea.

Como nieta de Luis Somoza Debayle (presidente entre 1956 y 1967) y bisnieta del antecesor de éste,  Anastasio Somoza García -al frente de una dinastía que dirigió el país durante cuatro décadas-, Anastasia está consciente de que su apellido llama la atención, pero insistió en que eso no tiene relevancia en su trabajo.

“En general, hemos mantenido un bajo perfil, pero siento mucho orgullo por mi padre y mi familia. Soy de una o dos generaciones separadas de la historia negativa en torno a mi apellido”,  observó Somoza, quien también tiene a su hermana Gabriela y su hermano, Oliver, también nacidos en EEUU.

“No creo que sea necesario hacer paralelos… por lo que me contaron mi tío y mi padre, mi abuelo intentó generar cambios positivos hacia la democracia pero murió sin verlos”, señaló.

Somoza, quien viajó a Nicaragua por primera vez en su vida en 2006, aseguró que ha tenido que bloquear a personas en las redes sociales “porque han tratado de hacer énfasis en los familiares de mi padre que estuvieron vinculados con cosas negativas”.

“Siento orgullo de mi herencia nicaragüense, y debería poder sentir ese orgullo. Claramente hubo una historia negativa,  pero yo no tengo que ver con eso”, subrayó Somoza.

Activismo temprano

Mucho antes de que obtuviera una licenciatura de Georgetown University y una maestría de la London School of Economics, o se convirtiera en una aclamada oradora internacional, Somoza enarboló la causa de los discapacitados a los 9 años edad, comenzando con su propia hermana, Alba.

Somoza luchó para que su hermana, quien solo se comunica con la ayuda de una computadora, fuese incluida en una aula normal y no una clase “especial” donde se sentía discriminada.

Fue el mensaje que le trasladó en 1993 al entonces presidente Bill Clinton, quien eventualmente ayudó a que Alba también integrara las clases regulares.

Somoza fue becaria de Clinton cuando ésta se lanzó en 2000 para un escaño por Nueva York en el Senado, y también prestó servicio voluntario durante la fallida campaña presidencial de ésta en 2008.

 Anastasia Somoza, activista de los derechos de los discapacitados.
Anastasia Somoza, activista de los derechos de los discapacitados.

Antes de ser invitada a la convención, Somoza ya había iniciado un proyecto con la Iniciativa Global Clinton para despertar conciencia sobre el abandono de bebés discapacitados en China.

Ahora, bajo los reflectores tras su participación en la convención demócrata, Somoza asegura, sin titubear, que su misión seguirá siendo la defensa de los discapacitados.

Anastasia Somoza
Anastasia Somoza

“Esto ha sido extraordinario, y ha sido una plataforma para que sigamos luchando por los derechos de los discapacitados. Ya era hora, y creó que ayudará a hacer mucho bien por nuestra comunidad”, puntualizó.