Periodistas exigen justicia a un año del asesinato de Rubén Espinosa

El fotógrafo mexicano y cuatro mujeres fueron asesinados en un departamento en la Ciudad de México en 2015 y aún no se resuelve el caso
Periodistas exigen justicia a un año del asesinato de Rubén Espinosa
Se cumple un año del multihomicidio en la colonia Narvarte.
Foto: EFE

México – Familiares y compañeros de profesión pidieron justicia para el reportero gráfico Rubén Espinosa y para las cuatro mujeres que perdieron la vida en un multihomicidio en la capital mexicana, y exigieron respuestas para un caso que, un año después, permanece sin esclarecerse.

Un grupo de manifestantes se concentró frente a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), para recordar a Espinosa, Nadia Vera, Yesenia Quiroz, Alejandra Negrete y Mile Virginia Martín, las víctimas del ataque ocurrido en un domicilio de la colonia Narvarte.

Frente a la entrada del edificio, los allí presentes -en su mayoría periodistas y fotoperiodistas- escribieron en el suelo el mensaje “un año sin ju5ticia”, el cual adornaron con claveles rojos y enmarcaron con los retratos de las víctimas.

Rubén Espinosa

A continuación se dispusieron a pintar en la fachada de la Procuraduría los ojos de los fallecidos en el ataque, bajo la frase “La ejecución de la Narvarte fue crimen de estado”.

El multihomicidio del 31 de julio del pasado año conmocionó al gremio periodístico, en un país considerado como uno de los más peligrosos para ejercer la profesión.

Tanto Espinosa como Nadia Vera, quien era activista, habían llegado a la capital tras sufrir amenazas y hostigamientos en el occidental estado de Veracruz.

Esta región es uno de los puntos rojos para el gremio: bajo el mandato del actual gobernador, Javier Duarte (2010-2016), 17 periodistas han sido asesinados.

Rubén Espinosa

La hermana de Rubén, Alma Espinosa, hizo un pronunciamiento en el que aseguró que “la investigación está peor que cuando empezó, debido a que las autoridades se han empeñado en realizar su trabajo con negligencia y francas irregularidades“.

Vestida con una camiseta blanca en la que se leía el lema “no se mata la verdad matando periodistas”, Espinosa señaló algunas de estas irregularidades, entre ellas que se rompió la cadena de custodia de las pruebas encontradas en el departamento o que se realizaron filtraciones a los medios para “criminalizar a las víctimas”.

Dichas filtraciones sirvieron para que se difundieran teorías extraoficiales, que no fueron comprobadas, que vinculaban el móvil del crimen con el narcotráfico o la prostitución, y señalaban directamente a la colombiana Mile Martín.

Las autoridades no han dicho a los familiares explícitamente que el caso está cerrado, pero este “tampoco avanza”, sostuvo la hermana del reportero gráfico.

Rubén Espinosa, a un año de su asesinato.
Rubén Espinosa, a un año de su asesinato.


La defensa de las víctimas teme que los responsables de la investigación queden satisfechos con los tres detenidos que acumula el caso, pero desde su perspectiva, “una ejecución planeada de esa manera obviamente necesita de más personas involucradas”, tanto en la ejecución material como en la planeación, dijo a Efe el abogado Leopoldo Maldonado.

El representante legal de la familia Espinosa pidió agotar todas las líneas de indagación posibles, incluyendo la vinculada a las amenazas sufridas por el fotorreportero en Veracruz, que “no ha sido investigada adecuadamente”.

En estos momentos, está pendiente un tercer peritaje en materia de criminalística y mecánica de hechos solicitado a la fiscalía general para aclarar las contradicciones entre lo defendido por la PGJCDMX y uno de los detenidos, quien negó haber estado en el lugar de los hechos.

Asimismo, la defensa de las víctimas permanece a la espera de que el Ministerio Público dé respuesta a las 55 peticiones de coadyuvancia que interpusieron, y de las que solo se ha avanzado en 16 de ellas.

Después de la protesta en la PGJCDMX se celebró un acto cultural frente al domicilio de la Narvarte, donde los asesinatos se dieron a plena luz del día.

En el suelo de la calle se instaló una placa que reza: “El multihomicidio cometido aquí no ha sido resuelto”.

Los actos de protesta también sucedieron en otros estados de la geografía mexicana.

En Xalapa (Veracruz) se dispusieron rosas rojas sobre una pancarta con la imagen de Espinosa que exigía una investigación por el acoso a los comunicadores en el estado.

Por otra parte, en la oriental ciudad de Guadalajara (estado de Jalisco), manifestantes hicieron una ofrenda en honor al fotorreportero, colocando flores y velas blancas junto a sus cámaras en señal de duelo.

Además de exigir justicia, los periodistas pidieron a las autoridades conocer los protocolos de seguridad para proteger a los profesionales de la información.

“Queremos que las autoridades respeten este protocolo, al mismo tiempo que nosotros lo respetaremos mientras hacemos nuestra labor”, leyó en una carta una de las asistentes, mientras sus compañeros se turnaban para sostener una manta con la foto de Espinosa.