Republicanos denuncian ataques de Trump contra padres de soldado musulmán

Trump, por su parte, intenta desviar la atención a la lucha contra grupos extremistas islámicos
Republicanos denuncian ataques de Trump contra padres de soldado musulmán
Donald Trump, candidato republicano a la presidencia de EEUU.
Foto: Kevork Djansezian / Getty Images

 WASHINGTON.- Tras generar otra tormenta política y la repulsa de líderes de su partido, esta vez por atacar a los padres de un fallecido soldado musulmán, el candidato presidencial republicano, Donald Trump, insistió este lunes en que el enfoque debe estar en recrudecer la lucha contra el extremismo islámico.

Trump venció a otros 16 rivales para la nominación presidencial republicana apoyándose en ataques contra los inmigrantes, las mujeres y las minorías, prometiendo además que, si gana, ordenará una moratoria a la entrada a EEUU de musulmanes o de personas provenientes de países con presencia de terroristas.

Durante la clausura de la convención nacional demócrata en Filadelfia (Pensilvania) el jueves pasado, Khizr Kahn, acompañado de su esposa, Ghazala, condenó los ataques de Trump contra su comunidad y, en uno de los discursos más emotivos del encuentro, recordó a su hijo, el capitán del Ejército, Humayun Khan, quien falleció a los 27 años de edad en Irak en 2004, tras la explosión de un coche-bomba, tratando de salvar la vida de sus compañeros de combate.

Agitando una copia de bolsillo de la Constitución, Khan se dirigió directamente a Trump y le espetó que éste jamás ha hecho sacrificios por EEUU.

Trump no ha prestado servicio militar pero durante la contienda por la nominación llegó a atacar el heroismo de líderes como el senador republicano de Arizona, John McCain, quien fue prisionero de guerra en Vietnam.

El incidente ha servido de abono para los demócratas, que utilizan las propias palabras y meteduras de pata de Trump en su contra.  En un discurso ante un grupo de veteranos discapacitados en Atlanta (Georgia), el presidente Barack Obama afirmó hoy que nadie ha aportado más a la libertad y seguridad de EEUU que las denominadas familias “Estrella Dorada”,  como los Khan.

Mientras un creciente número de familias “Estrella Dorada” se han sumado al llamado para que Trump ofrezca disculpas por sus comentarios, algo que hasta ahora éste no ha hecho con ningún grupo al que ha ofendido.

Cuestionando el patriotismo de otros

Como respuesta a Khan, Trump primero la emprendió contra la esposa de éste, Ghazala, sugiriendo a la cadena ABC que ésta no habló desde el escenario porque “quizá no le  permitieron decir nada”, aunque no precisó quién.

 

Ghazala, a su vez, contestó en una mordaz columna de opinión en el diario The Washington Post que  Trump ignora el significado del “verdadero sacrificio” y que su “silencio” no fue por no tener algo que decir sino porque aún sufre la pérdida de su hijo, y al solo mirar su  fotografía apenas pudo controlarse.

Como en otras ocasiones, Trump ha intentado desviar la atención de sus polémicas declaraciones hacia otros temas o a buscar culpables, y este lunes no fue excepción.

Trump recurrió a Twitter para insistir en que EEUU no debe quitar la mirada de la lucha contra grupos radicales musulmanes.

Esta historia no se trata del señor Khan, que está en todas partes dando entrevistas, sino del TERRORISMO RADICAL ISLÄMICO, y EEUU. Espabilen!”, dijo Trump usando mayúsculas para mayor énfasis.

“El señor Khan, quien no me conoce, me atacó brutalmente desde el escenario de la DNC (convención nacional demócrata, por su sigla en inglés), y ahora sigue con lo mismo en la televisión—Qué bien!”, se quejó Trump.

 

Distanciamiento de líderes del partido

Sus palabras han encontrado apoyo en la base del partido, pero, en esta ocasión, los ataques contra la familia Khan han durado en el ciclo de noticias por varios días, en detrimento de la campaña de Trump.

Su compañero de fórmula, Mike Pence, trató de salir a su auxilio anoche al indicar que los responsables de la muerte del soldado Kahn es culpa de las “decisiones desastrosas” del presidente Barack Obama y de Clinton cuanto estuvo en el Departamento de Estado.

Pence dejó de lado el hecho de que fue un gobierno republicano el que inició la guerra en Irak.

En todo caso, uno tras otro, los principales líderes republicanos del Congreso han denunciado las declaraciones de Trump, con quien han tratado de cerrar filas para poder ganar en noviembre próximo, pese a las diferencias ideológicas que mantienen sobre el ideario republicano.

Sin mencionarlo directamente por nombre, el presidente de la Cámara de Representantes y legislador republicano de Wisconsin, Paul Ryan, afirmó que muchos musulmanes estadounidenses han prestado servicio militar “con valentía”, incluyendo el capitán Khan.

“Debemos honrar siempre su sacrificio, y el de (sus padres) Khizr y Ghazala Khan. Punto”, subrayó Ryan.

El presidente del Comité de las Fuerzas Armadas de la Cámara Baja, Mac Thornberry, dijo hoy que está “consternado” por los ataques de Trump a los padres de Khan, y subrayó que el servicio en defensa de EEUU  debe estar por encima de la politiquería.

En su cuenta en Twitter, el exgobernador republicano por Florida y exrival de Trump en la contienda, Jeb Bush, calificó de “increíblemente irrespetuosa” la conducta del magnate empresarial contra  una familia que ha sufrido el mayor sacrificio en defensa de EEUU.

 

Por su parte, McCain, excandidato presidencial en 2008, dejó en claro que rechaza profundamente los comentarios de Trump, y confió en que los votantes entenderán que éstos “no representan los puntos de vista de nuestro Partido Republicano, sus oficiales, o sus candidatos”.

Clinton también ha querido sacar punta de la controversia, al señalar que a cambio del sacrificio de la familia Khan, Trump les ha pagado “con insultos y comentarios denigrantes contra los musulmanes”.

Los comentarios sobre la familia Khan no han sido la única metedura de pata de Trump, quien ha tenido que corregir su escaso conocimiento de la incursión de Rusia en la península de Crimea, territorio de Ucrania.

Trump primero prometió que Rusia jamás podría anexar Ucrania, pero luego reconoció que ese país ya había incursionado en Crimea.

La campaña de Trump apuesta a que, como en ocasiones anteriores, esta sea una tormenta pasajera sin consecuencias en las urnas, ante una base conservadora aguerrida que ignora los hechos sobre el terreno.