Policías envueltos en tiroteo de afroamericano demandan a LAPD

Alegan que no se les permite regresar a patrullar y que esto les previene avanzar sus carreras
Policías envueltos en tiroteo de afroamericano demandan a LAPD
Un mural creado en el lugar donde Ezell Ford fue abatido a tiros por agentes del LAPD.
Foto: Aurelia Venturaq / La Opinión

Dos agentes de la Policía de Los Ángeles que estuvieron envueltos en el tiroteo fatal de un hombre afroamericano en 2014 demandaron al Departamento alegando que no se les permite regresar a patrullar debido a discriminación racial y represalias.

Los agentes Tony Villegas -quien es latino- y Sharlton Wampler – de ascendencia blanca- estaban asignados a la unidad antipandillas de la División Newton en el sur de Los Ángeles cuando se encontraron con Ezell Ford Jr. de 25 años el 11 de agosto de 2014.

Claudia Perez se unió a la docena de protestantes contra los agentes del LAPD, a las afueras de la Corte Criminal en Los Ángeles para manifestarse contra el asesinato del joven con discapacidades mentales Ezell Ford.
Claudia Perez se unió a la manifestación contra el asesinato del joven con discapacidades mentales Ezell Ford. Foto: Aurelia Ventura

El tiroteo fatal

Ese día dos policías que patrullaban la zona de la calle 65 y Broadway, en Sur Los Ángeles, abordaron a Ezell Ford sin aparente justificación lo que derivó en una confrontación. La versión oficial es que Ford se resistió al arresto e intentó tomar la pistola de uno de los policías. No se precisó quién de los dos no cumplió con la política del LAPD.

Ezell Ford tenía 25 años de edad, estaba desarmado y padecía de una enfermedad mental.

Tanto el jefe del LAPD, Charlie Beck, como el inspector general, Alex Bustamante, investigaron el uso de la fuerza en este caso y ambos justificaron el tiroteo.

Una de las conclusiones que presentaron es que había evidencia que indicaba que Ford peleó con los agentes para arrebatarles la pistola, como los rasguños que tenía el agente Wampler tanto en su mano como en la funda.

El Inspector General establece en su reporte que no estaba claro el por qué los agentes abordaron e intentaron detener a Ford.

La autopsia precisa que Ford recibió tres disparos a corta distancia y los estudios toxicológicos revelaron residuos de marihuana en su sistema.

La familia de Ford tiene pendiente una demanda por $75 millones en contra del LAPD.

La familia de Ezell Ford al anunciar la demanda en contra de la ciudad de Los Angeles por supuesto abuso policial.
La familia de Ezell Ford al anunciar la demanda en contra de la ciudad de Los Angeles por supuesto abuso policial. Foto: Aurelia Ventura

La querella policial

La demanda archivada en la Corte Superior de Los Ángeles pide una compensación por daños, aunque no da una cifra específica.

La querella indica que el jefe del LAPD, Charlie Beck, determinó que las acciones de los agentes estaban bajo las reglas del Departamento. Sin embargo, la Comisión de Policía revirtió ese fallo.

Los agentes fueron asignados temporalmente a trabajo administrativo, como suele suceder mientras se investigan estos tiroteos, pero “continúan en esas labores hoy aunque no cometieron ninguna mala conducta”, indica la demanda.

Según documentos de la corte, se la ha dicho a Villegas que no puede realizar trabajo en las calles mientras que se le han negado bonos a Wampler. Y ninguno puede ser promovido al grado de sargento debido a que no hacen trabajo de patrullaje.

Ezell

Tampoco se han podido transferir a otras divisiones, ni tienen acceso a tiempo extra y otras asignaciones de mayor importancia y paga.

En contraste, indica la demanda, en el caso de un agente afroamericano que recientemente estuvo envuelto en un tiroteo letal, y que el jefe Beck y la Comisión de Policía determinaron que actuó fuera de las reglas del LAPD, solo fue removido del patrullaje por un corto tiempo y ya está en una posición importante en la División Metropolitana, una de las asignaciones importantes dentro del Departamento.

“Claramente, hay una diferencia en el estándar de disciplina para los agentes que se basa solamente en su raza y el color de su piel”, alega la demanda.

La querella también alega que este trato para los agentes ilustra las represalias que sufrieron después de reportar sus quejas a los superiores y la intención de demandar por el trato que reciben.

Ni el LAPD, ni la oficina de  la procuraduría de Los Ángeles se han pronunciado sobre la demanda.