¿Cómo entender lo que le pasa a un sexoadicto?

La adicción al sexo se caracteriza porque las personas no tienen relaciones por deseo sino por necesidad
¿Cómo entender lo que le pasa a un sexoadicto?
Un sexoadicto necesita atención multidisciplinaria.
Foto: Shutterstock

El famoso rockero Ozzy Osbourne a sus 67 años declaró, luego de una fuerte crisis de pareja, que en los últimos seis años ha estado lidiando con la adicción al sexo. Pero, ¿cómo se debe tratar la necesidad insaciable por las relaciones sexuales?

El sexólogo argentino Ezequiel López Peralta explica que la adicción al sexo está caracterizada porque las personas no tienen relaciones sexuales por deseo sino por necesidad, y no pueden manejar esas ganas aunque las circunstancias sean claramente desfavorables.

La adicción puede ser aguda o crónica, la primera puede ser ocasionada por un estado de estrés e incluso inducida por situaciones difíciles como una separación o un duelo.

Por el otro lado, explica López Peralta, la persona tiene conciencia de estos comportamientos, manifestados normalmente en su adolescencia como masturbación compulsiva, gusto por la pornografía y la prostitución, que en el fondo hace parte de un impulso sexual que no se controla.

¿Cuándo es suficiente para considerar si se es adicto al sexo? El experto señala que no hay una cuantificación que diga más de 5 o 10 veces al día, es más bien la sensación de que el sexo no se hace por placer sino por impulso.

“Por ejemplo, si se está con una persona y se sabe que claramente va a tener problemas, así y todo no se maneja el impulso y se tiene sexo de todas formas. No se puede estar sin tener sexo”, indica.

Además, hace la aclaración que una cosa es que se tenga un impulso sexual elevado y otra que se tenga adicción sexual, el primero controla el impulso; pero el adicto nunca dice que no ante una oportunidad, es una persona insatisfecha, puede tenerlo cinco veces y aun así no queda saciada.

Los peligros

Según Rodrigo Córdoba, psiquiatra de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, no hay un manual de clasificación psiquiátrica que muestre alguna dependencia al sexo; es decir, que no se considera una adicción.

Sin embargo, resalta que esta conducta compulsiva hacia el sexo puede ser un síntoma de algunos cuadros clínicos. “Por ejemplo, en el cuadro maniaco las personas tienen una conducta compulsiva hacia la actividad sexual sin medir riesgos y de manera permanente”, reseña.

sexo compulsivo

En su análisis, Córdoba manifiesta que detrás de la manifestación de la adicción sexual existe otro cuadro clínico, que es el brote de esa conducta compulsiva. “Toca determinar cuál es el causante de ese tipo de comportamiento. Seguramente, es el reflejo de alguna repercusión y hay que encontrar la causa y manejar lo que se está produciendo”, explica.

Entre las dificultades que puede acarrear esta conducta están los problemas de pareja, la exposición a enfermedades, no solo por la conducta frenética, sino a alguna infección, además de repercusiones negativas que inciden también en la vida personal y laboral.

El tratamiento

Tanto López Peralta como Córdoba coinciden en que este comportamiento compulsivo debe ser tratado por especialistas psiquiátricos, que consiste en un método multidisciplinario, según el sexólogo argentino:

-Se trabaja con ayuda psicológica a través de un modelo de terapia cognitiva que permite generar una serie de maniobras que incidan en la relajación para manejar el impulso a tiempo.

Atención psiquiátrica: el especialista se encarga de hacer un control sobre el impulso, éste se calma a través de medicamentos como antidepresivos.

-En otros casos se puede llegar a la castración química, esto en caso de que tenga consecuencia sobre otros. Con lo que se dan una serie de hormonas femeninas que bajan el nivel de testosterona para disminuir el impulso sexual.

-En Estados Unidos hay clínicas especializadas en esta adicción y en otros países hay grupos de sexoadictos similar a los de alcohólicos anónimos.

¿Qué le pasa a Ozzy Osbourne?

Estos impulsos sexuales insaciables se pueden presentar a cualquier edad. No obstante, para Córdoba hay que analizar si Ozzy Osbourne se le ha presentado siempre este impulso y hasta ahora habla de esto; si es un inicio súbito hay que analizar su cerebro, pues si ocurrió de un momento a otro es una señal de que algo no anda bien.