App para organizar a quienes no quieren $15 la hora

Muchos pequeños empresarios están en contra de la subida del salario mínimo
App para organizar a quienes no quieren $15 la hora
El salario llegará a $15 la hora para finales de 2018 en NYC.
Foto: Archivo

El éxito de la lucha por $15 la hora tiene muchos descontentos entre los empresarios, sobre todo entre los que están al frente de pequeños negocios que dicen que no pueden hacer frente a aumentos salariales. Aunque en muchos sitios no se haya conseguido llegar hasta esta cifra para un salario mínimo, si que está permitiendo que se empuje en estados y localidades por encima del mínimo federal que es de $7.25 la hora desde 2009.

Y los detractores de este cambio se están organizando. El Employment Policies Institute, EPI, lanzó el jueves una aplicación llamada “Wage Engage” que tiene como misión informar a los pequeños negocios de cuáles son las propuestas legislativas regionales y les proporciona una plataforma para contactar con los funcionarios electos de la zona. El objetivo es que estos estén informados sobre cómo los pequeños negocios se verán potencialmente afectados por este aumento de salario.

Según una comunicación de este grupo de estudios, de orientación conservadora y contrario a la subida del salario mínimo, con esta app se puede equilibrar “el terreno de juego entre pequeños negocios y sindicatos”. Desde el EPI se explica que los sindicatos y los grupos de presión apoyados por estas tienen el lujo de “dedicar su tiempo a este esfuerzo” [el aumento del salario]. Los pequeños empresarios tienen negocios que dirigir y muchas veces no están al tanto de que hay una lucha salarial, muchos no tienen el tiempo para ser activos en ella”.

Esta organización espera que con la app se simplifique este proceso porque se alertará de las acciones legislativas que haya.

Y puede haber una muy importante. El Partido Demócrata ha adoptado oficialmente la subida del salario mínimo a $15 la hora. Hasta ahora los demócratas en Washington se habían alineado con dos propuestas, una de subida a $10.10 la hora y otra de $12.00 que se formuló más tarde. Son unas alzas que llegan años después de que la Gran Recesión recortara fuertemente los salarios y la recuperación de estos apenas esté empezando.

Los empresarios están alerta. Otro centro de estudios, también de corte conservador, Manhattan Institute, explicaba el pasado 1 de agosto que si Hillary Clinton tiene éxito en aprobar este aumento del salario mínimo, que ya es ley (de aplicación progresiva) en Los Ángeles y Nueva York, los empresarios del comercio al por menor se verán “desproporcionadamente afectados”. Desde este Instituto se explica que la mayor parte de los trabajadores del sector ya ganan más que el salario mínimo federal. “El promedio es de $10.47 la hora”, explica Nicole Gelinas, analista de este centro.

Es un salario promedio de lo que cobran las personas que están en ventas, unos 4.6 millones de personas, mientras que los 3.4 millones de cajeros tienen un salario que promedia los $9.28 la hora. En el comercio, solo 1.2 millones de supervisores ganan unos $18.50 la hora. Según Gelinas, el cambio en la industria que del comercio al por menor cambiaría radicalmente la economía de un país que depende del consumo no de la producción, un sector que ha contratado mano de obra barata, sin demasiado entrenamiento y con mucha movilidad. “Si este tipo de mano de obra no existe, la industria tendrá que cambiar”, afirma.

Con menos

Más de la mitad de los trabajadores negros y el 60% de los latinos cobran menos de $15 por hora según el National Employment Law Project, un centro de investigación que aboga por la subida del salario mínimo. Según las cifras de estos analistas, los latinos son el 16.5% de la fuerta laboral total pero a la hora de ver el porcentaje de cuántos trabajadores cobran menos de $15 estos suponen el 23% del total.