Celebran festival de chile en nogada en Puebla

Se esperan más de 50 mil visitantes, el evento termina el próximo 21 de agosto
Celebran festival de chile en nogada en Puebla
Chiles en Nogada
Foto: EFE

México – La Feria del Chile en Nogada del municipio de Calpan, en el céntrico estado de Puebla, inauguró hoy oficialmente su decimotercera edición con la previsión de llegar a 50.000 asistentes y afianzar su posición como el festival gastronómico de este manjar más grande de la región.

“Son 23 expositores que exponen este platillo poblano por excelencia y esperamos a unos 50,000 visitantes. Vamos a despachar por arriba de 50.000 platillos”, dijo a Efe Antonio de Castilla, director de Turismo y Cultura de Calpan, localidad ubicada a unos 30 kilómetros de Puebla capital.

Las cocinas de esta feria están todas regentadas por familias de Calpan y muestran su sazón a la hora de preparar esta receta de casi 200 años considerada una de las más típicas y patrióticas de México.

Chiles en Nogada

Este platillo, que nació en el estado de Puebla, se elabora con nuez de castilla, durazno criollo, manzana panochera, pera lechera, chile poblano y granada.

“Calpan es la cuna de la nuez de castilla y los primeros nogales que llegaron al continente americano lo hicieron en San Andrés Calpan (cabecera municipal de Calpan). Somos una tierra productiva frutícola y aquí se producen la mayoría de los ingredientes” para el chile en nogada, destacó De Castilla.

Para el director de Turismo, la particularidad de estos platos son que se preparan al instante.

“Se toma la orden, se preparan y se rellenan los chiles con el picadillo, se capean (rebozan) y los degustan calentitos”, abundó.

Los platos, además, van acompañados de tortillas hechas a mano, sopa, pan y agua de sabores.

El evento se desarrolla el 12, 13, 14, 20 y 21 de agosto frente al exconvento franciscano del siglo XVI de la localidad, y se espera que deja una derrama económica para el municipio de 6 millones de pesos (unos 330.000 dólares).

Chiles en Nogada

La historia cuenta que chiles mexicanos, nueces de Castilla y pepitas de granada se fusionaron hace casi 200 años para deleitar el paladar del emperador Agustín I.

En 1821, un año antes de coronarse como emperador de México, el entonces general Agustín de Iturbide, que se dirigía a la capital tras firmar los tratados de Independencia, hizo escala en la ciudad de Puebla y degustó el singular plato, coincidiendo con el día de su santo.

Las autoridades locales quisieron agasajar al futuro emperador con un banquete especial y le presentaron un nuevo platillo que integraba los tres colores de la bandera mexicana: el verde del chile poblano, el blanco de la salsa de nueces y queso, y el rojo de la granada.