Videos: Yasiel Puig celebra el triunfo en Río 2016 de ‘Pica Power’, su ‘tocaya de apellido’

Múltiples celebridades destacaron en las redes el logro único de Mónica Puig
Videos: Yasiel Puig celebra el triunfo en Río 2016 de ‘Pica Power’, su ‘tocaya de apellido’

Mónica Puig abrazó el cielo en cuanto asimiló la proporción del éxito al que le llevó Río 2016, de donde salió con una medalla dorada colgada al cuello y un futuro plagado de esplendor.

Aún ahora la jugadora de San Juan, de 22 años, no es capaz de valorar la trascendencia que para su país ha supuesto situar el nombre de Puerto Rico en el panorama olímpico entre el resonar de las notas de su himno.

El éxito de Mónica Puig en Río resume el triunfo del tesón. Del empeño y la fe y la creencia en las posibilidades. La ambición por sacar la cabeza. Creer sobre todas las cosas. Quien cree puede.

La sensación del tenis olímpico en los Juegos de Brasil transitaba sin ruido por un circuito al que había llegado pocos años atrás. Su imagen terminó por ser una de esas que alientan las excelencias de los Juegos, resumidas a lo largo de su historia en instantáneas con rostros plagados de sufrimiento y por recompensas inéditas.

A es se aferró Mónica, ‘Pica Power‘ como la conocen en su país por su tesón y su afán de superación. Es como es su tenis, aún por pulir. Sometido a un gran trabajo físico y el acelerón hacia cualquier pelota imposible.

Solo ocho medallas (dos de plata y ocho de bronce) resumían la trayectoria de Puerto Rico a lo largo de los 68 años historia de los Juegos. Ninguna de oro. Ninguna de una mujer. Mónica Puig, que empezó a dar raquetazos por la influencia de su hermano, sobresalió por sus condiciones atléticas y por la pasión a este deporte.

“La isla está llena de tan malas noticias todo el tiempo, por lo que cada vez que hay unos Juegos y alguien de la isla ha ganado una medalla de todo se detiene y la gente está feliz. Así que esto no es para mí, es para todos“, dijo la tenista puertorriqueña.

Fiel a su país por los cuatro costados desechó la oportunidad de formar parte del equipo de Estados Unidos. Tal y como sucedió con Gigi Fernández, una de las figuras recientes del tenis de Estados Unidos, que nació en San Juan y que optó por defender los intereses norteamericanos. Entre sus éxitos, las medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y Atlanta 1996.

A pesar de que vive ahora en Miami, Puig, de abuelos españoles, reivindica su condición de latina. La campeona olímpica clama por el poder de Latinoamérica y de las mujeres de allí. “Soy muy fiel a donde nací y se de donde vengo. Amo a Puerto Rico con todo mi corazón“.

Con discreción llegó a Río 2016 la jugadora de San Juan, que apenas presumía del título obtenido en Estrasburgo en el 2014, su único triunfo hasta hoy, y la final del presente ejercicio en Sydney.

El cambio de entrenador a principio del presente curso fue radical. El argentino Juan Todero invadió su espíritu de perspectiva y trasladó a la cancha el talante y la fe que hacen fuerte a Puig que, una tras una, superó a jugadoras tan reputadas y exitosas como la checa Petra Kvitova, campeona de Wimbledon en dos ocasiones, la española Garbiñe Muguruza, actual vencedora de Roland Garros o, por último, la alemana Angelique Kerber, vigente número dos del mundo y ganadora en el Abierto de Australia.

Monica Puig triunfó en Río y Puerto Rico se echó a la calle. Un alivio provisional para los portorriqueños, sumidos en los problemas cotidianos, en las dificultades del día a día, sometidos por la presión de la profunda crisis económica que sufre la isla desde hace una década.

El video de apoyo del beisbolista cubano Yasiel Puig

//platform.twitter.com/widgets.js“El torneo de mi vida”

Puig se describió como una jugadora “agresiva en la cancha, con una actitud cojonuda y de fuego boricua“.

La tenista, exultante por el histórico éxito para el deporte de Puerto Rico, que hasta ahora no había logrado una medalla de oro en los Juegos, destacó el empeño que pone en cada cosa que hace.

“Soy agresiva en la cancha, apasionada con lo que hago, con una actitud cojonuda, el fuego boricua dentro de mí y cuando me pongo una meta sé que lo puedo lograr”, indicó como aspecto clave en el triunfo en Río.

La pista central del Centro Olímpico de Tenis jaleó permanentemente a Puig durante su partido con la segunda jugadora del mundo, la alemana Angelique Kerber.

“Cuando escuché el ‘sí se puede’ luché más. Todo se puede en la vida. Esta noche no tuve ninguna duda de que podía ganar la medalla”, relató la jugadora 34 del mundo.

“Esta mañana traté de no pensar en el partido. Mantenerme relajada pero estaba viendo vídeos de ella, de Angelique y ver cómo enfrentarme a ella. Prepararme. Por la mañana he tomado confianza de lo que podía hacer y lograr. Espero que esto suponga un salto hacia los primeros puestos del ránking pero quiero disfrutar de esto“, desveló sobre su preparación.

Los Juegos han sido, dijo, “el torneo de mi vida“.

“Nunca pensé en lograr esto. Pensé en el fondo que si no lo lograba ahora tenía dentro de cuatro años para lograrlo pero yo lo quería ahora“, apuntó la tenista de San Juan, que confía en lograr más éxitos como el que obtuvo en Brasil.

Destacó sobre todo el empeño y la convicción. “La fe que tenía en mí que podía lograr algo así. Sabía que algo grande iba a llegar en cualquier momento. Estoy orgullosa de ello y se que esto no va a parar”, advirtió la jugadora, que piensa celebrar como merece la medalla de oro a pesar del cansancio y la fatiga acumulada.

“Estoy feliz porque he hecho historia en mi país y eso vale oro”, apuntó. “Viva Latinoamérica. Representaré a Latinoamérica hasta que muera”, alentó.

Las reacciones de celebridades boricuas y el mundo del tenis en las redes

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js