¿Qué maravillas hace el satélite cuántico a prueba de hackers que acaba de lanzar China?

Los expertos dicen que el pionero satélite Micius puede revolucionar la historia de las comunicaciones del mundo
Sigue a La Opinión en Facebook
¿Qué maravillas hace el satélite cuántico a prueba de hackers que acaba de lanzar China?
El satélite fue bautizado Micius en honor al antiguo científico y filósofo chino, pero su nombre oficial es QUESS.
Foto: BBC

China no fue el primer país en llegar al espacio ni en pisar la Luna. Tampoco fue pionero en misiones tripuladas o en sondas exploradoras.

Sin embargo, hace 5 años el gigante asiático se propuso investigar un terreno desconocido y así dejar de perder la carrera del descubrimiento espacial, inventando una nueva: la carrera por la ciencia espacial.

Este martes China alcanzó una importante meta en esta carrera. Según informó la agencia oficial de noticias Xinhua, a las 1:40 am local (9:40 GMT) el país lanzó el primer satélite cuántico.

Lanzado desde el Centro de Lanzamiento de Satélites Jiuquan, en el desierto de Gobi, este satélite de más de 600 kilos fue apodado Micius en honor al científico y filósofo chino del siglo V a.C. considerado el pionero en experimentos ópticos.

Sin embargo, el nombre oficial del satélite que encabeza esta ambiciosa misión de dos años es Experimentos Cuánticos a Escala Espacial (QUESS, por su sigla en inglés). Pero, ¿qué tiene de especial este satélite?

Código binario con el mapa y bandera de China
Esta misión china es seguida de cerca no sólo por la comunidad científica, sino también por las agencias de seguridad y espionaje.

Revolución cuántica

El satélite QUESS tiene como principal objetivo crear nuevas redes de comunicación globales a prueba de hackeos.

Se trata de una tecnología revolucionaria en la comunicación en los campos militares, de gobierno y finanzas. Por eso, este millonario proyecto es seguido de cerca no sólo por la comunidad científica, sino también por las agencias de seguridad y espionaje del mundo.

Lo novedoso no es el uso de la física cuántica en la comunicación. De hecho ya existen redes de este tipo en Europa, Estados Unidos y China.

El problema es que dichas redes no pueden extenderse a más de 500 kilómetros porque, para decirlo de forma simple, pierden “la señal”.

Asia vista desde el espacio.
Para que la comunicación cuántica llegue a todo el mundo, los científicos chinos probarán enviar las señales a través del espacio.

La idea de los investigadores liderados por el físico Pan Jian-Wei es minimizar este debilitamiento enviando la información a través del espacio, de manera que la distancia no afecte la señal. Pero éste es apenas uno de los tantos desafíos que presenta este proyecto.

¿Cómo funciona?

Uno de los principales problemas de las comunicaciones encriptadas es cómo distribuir claves de acceso a información sin sufrir ninguna intercepción o hackeo. El satélite busca responderlo aplicando conceptos de la física cuántica que fueron descritos por el mismísimo Albert Einstein.

Una vez en el espacio, QUESS va a lanzar pares de los llamados fotones entrelazados cuánticamente, es decir, partículas de luz más pequeñas que los átomos, cuyas propiedades dependen una de la otra.

Una unidad de dicha dupla viajará a una estación en China y otra a Austria, país que también colabora con el proyecto. Dichos fotones van a contener las claves de encriptación necesari a s para decodificar cierta información.

El satélite en el momento en que es lanzado desde el desierto de Gobi.

Lo curioso de los fotones entrelazados es que aunque se los separe, si un fotón es afectado, su “gemelo” se modifica de la misma forma inmediatamente, sin importar cuán lejos estén el uno del otro.

Esto quiere decir que si un hacker intercepta uno de los fotones entrelazados, el otro lo sabrá. La clave de encriptación, entonces, cambiará y la información a la que daba acceso se autodestruirá.

Por eso se dice que esta comunicación es a prueba de hackers.

Una tecnología que todos quieren

Con el creciente peligro del ciberespionaje por parte de países y organizaciones, la posibilidad de crear una nueva generación de comunicaciones seguras resulta de vital importancia.

Estados Unidos, Canadá, Japón y la Unión Europea trabajan en proyectos similares al chino, pero más pequeños y menos riesgosos.

Retrato del físico de la Universidad de Viena Anton Zeilinger.
Desde 2001 que el físico de la Universidad de Viena Anton Zeilinger intentaba convencer sin éxito a la Agencia Espacial Europea de lanzar un satélite similar.

Se desconoce cuánto invirtió China en QUESS, pero es parte de una apuesta nacional masiva en investigación científica de avanzada, que abarca desde minería en asteroides hasta manipulación genética.

Para ello, han repatriado científicos como el propio Pan, la mente brillante detrás de QUESS.

De hecho, China también consiguió captar a quien fue el tutor de doctorado de Pan, el físico de la Universidad de Viena Anton Zeilinger. Desde 2001 que el renombrado investigador intentaba convencer sin éxito a la Agencia Espacial Europea de lanzar un satélite similar, por lo que terminó trabajando para su alumno.

Según el periódico The Wall Street Journal, Zeilinger aseguró que “a la larga, hay altas probabilidades de que esto reemplace la tecnología de comunicaciones actual”. Y agregó: “No veo una razón básica para que no suceda”.

Por su parte, en entrevista con la revista científica Nature, Pan dijo: “Creo que China tiene la obligación de no sólo hacer algo por nosotros mismos (muchos otros países han estado en la Luna y han realizado viajes espaciales tripulados), sino de explorar algo desconocido“.