Ex tesorera de la nación Rosario Marín dice que votará por Hillary Clinton

La única mexicana de nacimiento en ocupar el cargo de tesorera de la nación, dijo que no era suficiente rechazar a Trump y deploró la forma en que su partido "se ha dejado secuestrar" por el candidato. "Prefiero votar por Hillary para mandar un mensaje a mi partido", dijo Marín en una entrevista.
Ex tesorera de la nación Rosario Marín dice que votará por Hillary Clinton
Rosario Marín, ex tesorera de la nación y republicana desde la época de Reagan, dijo que Trump y el partido republicano de hoy son inaceptables para ella y que votará por Hillary Clinton

Rosario Marín, la única mexicana de nacimiento en ocupar el cargo de tesorera de los Estados Unidos y republicana desde la época de Ronald Reagan, anunció hoy que votará por Hillary Clinton y fustigó a su partido porque “ha dejado sola a mi comunidad” al “dejarse secuestrar por Donald Trump”.

Marín se convierte así en la republicana latina de más alto rango en rechazar a Trump y a la vez, comprometer su voto por Hillary Clinton. Otro latino republicano que ha hecho lo propio es Carlos Gutiérrez, ex secretario de comercio.

Tanto Marín como Gutiérrez fueron parte del gabinete de gobierno del ex presidente George W. Bush. Marín fue delegada republicana en las últimos cinco convenciones, pero ni siquiera asistió a la última, el pasado mes de julio en Cleveland, Ohio.

Otros latinos republicanos han rechazado públicamente a Trump y otros lo han hecho en privado. Incluso algunos, como el ex director de USCIS Alfonso Aguilar, cedieron en apoyar a Trump luego de criticarlo y declararlo persona “non grata” para los latinos conservadores.

Pero Marín considera que incluso rechazar a Trump no es suficiente.

En una entrevista con La Opinión este miércoles Marín, quien fue la latina de más alto rango en el gobierno de George W. Bush y tesorera de la nación entre 2001 y 2003, dijo que su decisión fue no fue fácil, ya que votar por Clinton o por cualquier demócrata para presidente era “impensable” para ella hasta ahora.

Parte de su decisión, sin embargo, es no solo para rechazar la retórica anti inmigrante de Donald Trump y porque opina que Clinton “será mucho mejor presidenta que el candidato republicano”, sino que es un mensaje para su propio partido.

//platform.twitter.com/widgets.js

“Hubiera sido mucho más fácil simplemente decir que no apoyo a Trump y dejarlo así”, dijo Marín en entrevista telefónica. “Pero en momentos como este no creo que deban existir la imparcialidad ni la indiferencia. Llega un momento en el que es una decisión clara: el próximo presidente va a ser ella o va a ser él, y no quiero que sea él”.

Marín, quien nació en México e inmigró a Estados Unidos a los catorce años, dijo que su rechazo a Trump vino desde el momento en el que este lanzó su campaña en aquel discurso de julio de 2015 en el que dijo que los indocumentados mexicanos son “narcotraficantes y violadores”.

La ex tesorera también fue concejal y alcalde de la latina ciudad de Huntinton Park, un suburbio de Los Angeles, durante los años noventa y luego trabajó en el gobierno de Arnold Schwarzenegger.

“De ahí en adelante, todo creció como un tsunami, y con cada sandez y con cada barbaridad que Trump decía, yo pensaba que tenía que tomar una posición”, dijo Marín, quien apoyó a Jeb Bush durante la primaria y fue una de las principales portavoces del Comité de Acción Política “Right to Rise”, que apoyó al fallido ex candidato.

“Mi partido me ha abandonado”, dice Marín

Marín, quien actualmente no tiene un cargo político, dijo que la forma en que Trump ha utilizado a los inmigrantes “es algo asqueroso”.

Hace casi cuatro años, Marín y otros latinos republicanos se sentaron a hablar con el presidente del partido Reince Preibus y este se comprometió a “expandir el partido e invertir fondos en atraer a votantes latinos a su tolda política”, dijo Marín.

“Yo lo creí en un principio, y encargaron un estudio, parecía que estaban haciéndolo, pero luego llegó este señor y secuestró todo. El partido ha tenido amplia oportunidad de frenarlo y no lo han hecho”, agregó.

Marín ha sido una figura controversial en la comunidad latina, ya que en los años 90 trabajó para Pete Wilson, y a pesar de estar personalmente opuesta a la Proposición 187, considerada como la medida que separó hasta hoy al partido republicano del voto latino en California, apoyó a Wilson y siguió trabajando con él a pesar de todo.

El exgobernador de California Pete Wilson lee una declaración sobre una orden ejecutiva suya que prohibía beneficios estatales a los inmigrantes indocumentados, hecha efectiva el 27 de agosto de 1996.
El exgobernador de California Pete Wilson lee una declaración sobre una orden ejecutiva suya que prohibía beneficios estatales a los inmigrantes indocumentados, hecha efectiva el 27 de agosto de 1996.

¿Contradicción?, preguntamos a Marín.

“Wilson hizo un buen trabajo para la economía y dió fondos para los programas de discapacitados cuando estaban cortando todo lo demás”, dijo Marín, cuya vida personal fue marcada por el nacimiento de un hijo con Síndrome de Down.

En 2012, Marín apoyó a Newt Gingrich y criticó a Mitt Romney por sus declaraciones a favor de la “auto deportación” de indocumentados, pero luego terminó por apoyarlo.

Dijo que Trump “no se acerca ni a los talones a los valores de Ronald Reagan, de Bush, de John McCain o de Romney, aunque no estuve de acuerdo con todas las posturas de ellos, con Trump no estoy de acuerdo en ninguna”.

“Esta persona nos ha ofendido y mi partido ha cambiado, ha cambiado tanto que lo desconozco”, dijo Marín. “Y aunque seguirá siendo republicana, esta vez votaré por Hillary Clinton”.

Marín “ha recibido algunos mensajes críticos” de su decisión, pero dijo que ni siquiera le avisó al partido por adelantado. “Ellos hacen lo que creen que deben y yo también”, puntualizó.