La Hora de Cuba, y el periodismo cubano bajo fuego

Un periodista cubano que publica una revista no afiliada al gobierno revela las dificultades de hace valer la libre expresión en su país

Ha sido arrestado, acosado, retenido y cuestionado por simplemente hacer algo que en Estados Unidos es de lo más normal, publicar una revista.

“El cubano tiene derecho a la libertad de expresión, siempre y cuando siga las leyes socialistas, lo cual contradice lo primero”, dice Henry Constantin Ferreiro.

Constantin Ferreiro practica lo que en la isla de Cuba se considera “periodismo guerrillero”, aquel que no se apega a las normas del gobierno que por casi seis décadas ha gobernado al país caribeño.

Fue en el año 2006 cuando la intención de hablar acerca de la política considerada injusta en la isla de Cuba, llevó al joven camagüeyano a comenzar su propio medio de comunicación alternativo junto a un grupo de compañeros estudiantes universitarios.

Diez años después, Constantin Ferreiro se presenta ante los medios de Estados Unidos para hablar de su revista “La Hora de Cuba”, una publicación bimestral que cuenta también con el aspecto del videoperiodismo, el cual tomó apogeo más profesional en el 2014.

La revista cubre temas de carácter relevante y a veces controversiales para el gobierno de Cuba. Un reportaje sobre un hospital que tenía 15 años en construcción le valió el arresto temporal a la reportera y el cuestionamiento de las autoridades a Constantin Ferreiro.

De visita en Los Ángeles, el periodista sostuvo una reunión con distintos medios en la sala de conferencias de La Opinión esta semana, donde habló de los retos de hacer su trabajo en su país y el orgullo de publicar su revista, que cubre temas importantes para la mayoría de sus lectores—un 60% de los cuales son jóvenes.

Internet y Apertura

La renovada relación entre Estados Unidos y Cuba que inició la administración Obama ha traído cambios a la isla, señaló Constantin Ferreiro, pero todavía hace falta más apertura.

Uno de los desafíos para el periodismo alternativo que practica es el limitado acceso a Internet para la mayoría de los cubanos, que impide que ideas, críticas y opiniones se compartan abiertamente y se propaguen rápidamente.

“Desde el día 2 de julio los cubanos podemos acceder a Internet por Wi-Fi en todas las cabeceras provinciales del país, Trinidad y Baracoa (Cuba), casi siempre en zonas públicas, como los parques principales de estas ciudades, o en hoteles”, se lee en su página de Internet lahoradecuba.com la cual tiene contenido muy limitado.

Internet en el hogar es algo imposible de pagar para el cubano, y tampoco existen las redes o empresas que lo provean.

Su revista, que se distribuye gratuitamente y tiene un tiraje promedio de entre 80 y 120 ejemplares, se mantiene a flote con donaciones del extranjero. La publicidad es prácticamente inexistente, pues las pequeñas empresas que pudieran anunciarse no existen o simplemente no tienen el capital para hacerlo.

Esto limita las fuentes de trabajo y por ende, explicó, la realidad en Cuba es que ahora los jóvenes cubanos solo piensan en salir de la isla en cuanto se gradúen de la universidad.

“Los jóvenes en Cuba se encuentran desesperanzados con falta de sueños y oportunidades”, mencionó el periodista cubano, quien dice no tener un título de periodismo debido a que fue expulsado de dos universidades en Cuba por revelarse ante los temas políticos.

“Incluso los niños cuando son pequeños y les preguntan qué quieren ser cuando crezcan dicen ‘escapar del país’”, mencionó el periodista.

Pero a pesar de los cambios en la nación caribeña, hay una constante que sigue perdurando.

Constantin Ferreiro dice que la imagen de Fidel Castro, el legendario líder de la Revolución Cubana, todavía se impone ante los ciudadanos de la isla.

“Fidel Castro es un ícono con el que no puedes meterte porque sales perdiendo”.

El trabajo del cubano disidente Henry Constantin Ferreiro se puede encontrar en http://www.martinoticias.com/author/328.html