Ella quiere hacer fácil sus finanzas

Ramona Ortega ha creado una plataforma para ayudar a entender y simplificar conceptos que afectan a sus cuentas personales y ofrecer productos seleccionados para cada decisión de inversión, ahorro o gasto.
Ella quiere hacer fácil sus finanzas
Ramona Ortega, presidenta y fundadora de Mi Dinero Mi Futuro./ Mariela Lombard

Cuando se pregunta a Ramona Ortega cómo empezó a verse como una empresaria y cómo ha aprendido, rápidamente contesta que siendo organizadora comunitaria desde pequeña. Es algo que vio en su casa, empezando por su abuela, que trabajaba en los campos de Napa (California) y formó parte de la United Farm Workers.

Chicana, de tercera generación de mexicanos en EEUU, Ortega dice que por su propia personalidad y por su experiencia, que maduró cuando estudió en UCLA (Los Ángeles), tiene muchos de los atributos que caracterizan a un empresario. “Persistencia, resiliencia, hacer mucho con poco, orientación a la acción, disposición al liderazgo y fuerte automotivación para mejorar”, enumera.

“Tuve mucha motivación para tener éxito pero núnca me acomodé en él cuando lo logré, creo que eso es algo que pone en movimiento a un empresario”, aclara esta mujer de 41 años.

Ortega está a punto de lanzar oficialmente My Money My Future, Mi Dinero Mi Futuro. Se trata de una empresa en la Red en la que no solo se da acceso a información financiera, desde los principios más básicos a los usuarios,  es decir, conocimientos para tomar una decisión educada de ahorro, inversión o gestión de gastos, sino que también “ofrecemos un grupo de productos financieros que seleccionamos y son ofrecidos por socios — bancos, aseguradoras, emisores de tarjetas, fondos de inversión…–. El objetivo es poner a disposición del usuario no solo el conocimiento sino también las herramientas apropiadas con las que lograr metas financieras que cada usuario se propone en esta plataforma.

El negocio es, como ella misma define, un “modelo de monetización a través de meradotecnia afiliada” pero lo que hace Mi Dinero Mi Futuro, es “añadir valor para el usuario al añadir información y posibilidades de hacer presupuestos personales en línea, no tiene que comprar ningún producto si no quiere”.

Su idea es hacer simple algo que intimida a muchas personas, sobre todo a mileniales y a minorías como la latina.

“Lo que me motivó es ver la brecha patimonial (wealth o el valor de todos los activos menos las deudas) que hay entre la mayoría y las minorías y cómo se perdió mucho de lo que se había logrado acumular con la crisis de la vivienda”.

Ortega cree que este problema es una de las razones por las que no hay una mayor presencia a todos los niveles de latinos y negros. En su opinión hay políticas de Gobierno que tienen que tomarse como subir el salario mínimo, tener acceso a planes de pensiones como se está haciendo en California y otros estados, “pero también hay lugar para el sector privado”.

Ahí es donde entra ella con su plataforma con la que que quiere tratad de desmitificar la supuesta complejidad del mundo financiero para hacerlo más transparente y accesible. En su web, y sin necesidad de pagar, se puede hacer un planeamiento económico con objetivos y planea por ejemplo mandar mensajes de texto a sus usuarios recordándoles si se alejan con un gasto al objetivo de ahorro, por ejemplo.

Mi Dinero Mi Futuro CEO y Fundadora Ramona Ortega en Manhattan. Foto Credito: Mariela Lombard / El Diario NY
Ramona Ortega en Hudson Street, Manhattan, donde trabaja en un espacio compartido en su empresa, Mi Dinero Mi Futuro./Mariela Lombard

Ortega llega a esta misión después de haber trabajado como periodista tras su paso por la UCLA. Trabajó en CBS en Nueva York donde se mudó a los 20 años. También trabajó para una organización de investigación social y tuvo la oportunidad de liderar el Proyecto de Derechos Humanos en el Urban Justice Center donde empezó a tener contacto con la realidad de los derechos humanos y su relación con la brecha patrimonial entre razas.

Su vida profesional le ha llavado a trabajar contra el racismo y la desigualdad en distintas organizaciones y ha participado en conferencias internacionales.

Ortega decidió completar su formación y estudió leyes especializándose en derecho corporativo en la Universidad de Fordham.

Sus años universitarios le llevaron a hacer pasantías para la corte que llevó el caso de las bancarrotas de Chrysler y General Motors. Luego trabajó en Summer Honors Program del regulador de los mercados (SEC) cuando se estaba en proceso de reglamentación de la reforma de la regulación financiera Dodd-Frank. “Me di cuenta que no había ninguno hedge fund latino o fondo de pensiones donde los ahorradores que lo son ponen su dinero”.

Ortega terminó trabajando para una firma de abogados que tuvo en sus manos una acción conjunta contra el estafador Bernard Madoff, el mayor fraude piramidal de la historia”. En sus conversaciones con otras abogadas latinas se dio cuenta que ni siquiera estas mujeres tenían en todo momento control sobre sus finanzas.

Todo ello le puso en camino de ver la necesidad que había que hacer esta árida pero necesaria materia  interesante y simples y empezó a ver cómo hacerlo con modelos ya existentes en el mercado. Blogs como el DailyWorth o LearnVest, le abrieron el camino pero lo adaptó al modelo que los latinos y otras minorías podrían aceptar mejor. Esta última web carga una serie de comisiones por tener acceso a financial advisors y eso Ortega pensó que no iba a convender a los lationos. “La gente no va a pagar por algo que no cree que necesita, ya sea barato o caro”.

En una de sus charlas en Los Ángeles ante mujeres latinas vió que el modelo era ofrecer la información y los prodcutos financieros y siguió dando forma a esta web que montó ella misma en 2015 desde un inicio.

Ahora trabajan ocho personas en la empresa, tres de ellas a tiempo completo y tras haber conseguido dinero de amigos, familia e inversores ángeles, se ha propuesto conseguir 1.7 millones de parte de inversores institucionales porque entiende que la forma de hacer funcionar el negocio es con muchos usuarios. De momento, tienen algo más de 1,000 y esperan acabar el año con 10,000 cuando lancen en septiembre.

¿Y en cinco años?

Como todos los empresarios, Ramona Ortega tiene objetivos a corto, medio y largo plazo. En cinco años quiere tener un millón de usuarios, ofrecer paquetes de productos financieros a pequeñas empresas o aquellas que tengan una mano de obra de bajos y medianos ingresos “que son los que más planificación económica necesitan”, y expandierse en latinoamérica.

Riesgos

En su web, Ramona Ortega va a animar a los latinos a invertir y abrir planes de pensiones. “No se consiguen recompensas sin riesgos”, dice. Ella misma está en ello con esta empresa de Fintech (tecnología financiera) No me importa fracasar porque esto es lo que pasa cuando uno se embarca en esto. En Silicon Valley incluso es glamuroso fracasar, aprender y empezar de nuevo, dice. A la vez reconoce que entre los latinos es duro fallar “porque no hay muchas segundas oportunidades dados los recursos con los que cuentas, yo misma he puesto mi último centavo en esto”.