¡Aguas con las mochilas!

Los padres deben estar pendientes de su peso para prevenir espasmos y dolores de espalda en los niños
Sigue a La Opinión en Facebook
¡Aguas con las mochilas!
La moderna costumbre de cargar la mochila escolar que está pesada a un solo hombro es la causa principal del dolor de espalda en niños y adolescentes.

¡Mamá, me duele la espalda!

Esta es una de las quejas más comunes que se escuchan en los hogares a pocas semanas de que niños y adolescentes inician el nuevo año escolar. ¿La causa frecuente? Una mochila, morral o backpack muy pesado que sigilosamente les daña la salud de la espalda, músculos y tendones de los hombros y hasta de los pies.

Ante ello, la Academia Americana de Pediatría (AAP) instó esta semana a los padres de familia a no pasar por alto estas quejas de los niños y tomarse el tiempo para ver cuánto pesan los útiles escolares que  acarrean en su mochila (sumando también el peso de la lonchera) y analizar la forma cómo la cargan.

“Las mochilas son esenciales para cargar los libros y útiles escolares. Sin embargo, si pesan demasiado o los niños las llevan mal cargadas, pueden ocasionar dolor severo en la espalda, cuello y hombros; así como problemas de postura en niños y adolescentes”, asienta el Dr. Daniel Acevedo, cirujano ortopédico  vinculado a Kaiser Permanente Panorama City.

La mochila muy pesada también puede ocasionar daños serios en el nervio principal del brazo. Este caso se refleja cuando el niño se queja de sentir cosquilleo o adormecimiento en las manos.

Los menores con pie plano podrán quejarse además de dolores intensos en los pies.

El peso saludable

El galeno explica que una mochila saludable (ya cargada con los elementos escolares) nunca debe pesar más del 10 al 20% del peso del niño.  Por ejemplo, si un niño pesa 80 libras no debe cargar una mochila que pese más de 8 a 12 libras.

“Sólo hay que poner  los útiles necesarios y distribuirlos en todos los compartimentos para balancear el peso”, detalla el Dr. Acevedo.  “Lo ideal es colocar los objetos más pesados en la parte central de la espalda”.

La AAP resalta, por su parte, que para reducir el peso de la mochila conviene acostumbrar al menor a cargar solamente los libros y cuadernos de las asignaciones del día y dejar lo que no usará en el locker que le asigno la escuela.

Si el niño camina con la espalda inclinada hacia adelante quiere decir que su mochila está sobrepesada, algo que a largo plazo dañará su postura.

El uso correcto

Pero si el peso de la mochila está dentro de los límites recomendados y el chico se queja de dolor de espalda, la AAP  dice que el problema puede estar entonces en el estilo de la mochila seleccionada o en la forma como se carga.

“A los menores hay que enseñarles que siempre deben usar ambos tirantes”, apunta el cirujano ortopédico. “Colgársela en un solo hombro podría producir torceduras en la parte baja de a espalda o espasmos musculares en esta área también”.

  • Enseñarles a doblar ambas rodillas cuando van a levantar una mochila pesada, en lugar de doblar la cintura, es también importante, ya que esta última acción lastima músculos y tendones de la espalda baja.
  • El acostumbrarlos a que hagan a diario ejercicios que fortalecen los músculos de la espalda les ayudará a prevenir también cualquier lesión muscular u ósea ya que con ellos edificarán una espalda lo suficientemente fuerte para cargar peso.
  • El uso de una mochila con ruedas puede ser una buena opción para algunos; sin embargo, el Dr. Acevedo alerta: “hay que recordar que el niño la cargará al subir escaleras. Y de no hacerlo, pero opta por halarla, la acción puede resultar en molestias en la muñeca de la mano”.
  • Corresponde también a los padres asegurarse que los tirantes estén ajustados a modo que la mochila quede pegada al cuerpo sin quedar colgado a más de cuatro pulgadas por debajo de la cintura. Estas dos medidas previenen en gran medida los dolores, torceduras y espasmos en la parte baja de la espalda.
Si el menor a la menor tiene que doblar su cuerpo hacia adelante para caminar, esto indica que lo hace para soportar el sobrepeso de su mochila.
Si los pequeños tienen que doblar su cuerpo hacia adelante para caminar, esto indica que lo hace para soportar el sobrepeso de su mochila./Shutterstock

La mochila adecuada

Si las anteriores dos situaciones no se aplican a la causa del dolor de espalda del menor, entonces hay que evaluar el estilo de la mochila que usa y de no cumplir con estas características habrá que comprarle otra:

  • Tiene tirantes anchos en vez de delgados
  • El espaldar, tirantes y base está acolchonado
  • Su tamaño no excede al de la espalda del menor