Un problema de tiroides

La enfermedad de Hashimoto es más frecuente en las mujeres que en los hombres
Un problema de tiroides
Se estima que la enfermedad de Hashimoto es ocho veces más frecuente en mujeres que en hombres.

“Mantenerme en mi peso me resulta muy complicado porque mi metabolismo funciona bastante mal, lo que me parecía una maldición cuando tenía 19 años”, con estas palabras la actriz Gina Rodríguez confesó a la revista Health que padece de la enfermedad de Hashimoto, conocida médicamente como Tiroides de Hashimoto.

Y como explica el Dr. Edward Domurat, endocrinólogo vinculado a Kaiser Permanente South Bay Medical Center en Harbor City, California, la enfermedad que sufre la principal protagonista de la serie televisiva “Jane the Virgin” consiste en un mal autoinmune en el que el sistema inmunológico crea anticuerpos que atacan la tiroides, una pequeña glándula situada en la base del cuello debajo de la nuez de Adán.

“La tiroides es parte del sistema endocrino, que produce hormonas que coordinan muchas de las actividades del cuerpo”, explica el galeno. “Y el daño que causa la enfermedad de Hashimoto a esta glándula conduce muy a menudo a sufrir de hipotiroidismo”.

Y es a razón del hipotiroidismo que sus víctimas suben de peso “debido a una menor tasa metabólica en reposo y la retención de líquidos en exceso”.

La buena noticia: “una vez que el hipotiroidismo ha sido tratado y los niveles de hormonas tiroideas han vuelto a valores normales, la capacidad de controlar el peso es el mismo que en las personas que no tienen problemas de tiroides”, señala el endocrinólogo.

Tratamientos

El hipotiroidismo provocado por la enfermedad de Hashimoto progresa lentamente y toma meses o incluso años en manifestarse. Y cuando se manifiesta y diagnostica, el Dr. Domurat indica que suele tratarse con un medicamento llamado Levotiroxina, una hormona tiroidea sintética.

“La dosis dependerá del nivel de la hormona tiroidea de cada paciente, así como de su edad, peso y condiciones médicas”, explica el endocrinólogo.

En la entrevista con Health, Rodríguez cuenta cómo aprendió a vivir y controlar esta enfermedad para no subir de peso y mantenerse en forma.

“Si por lo menos puedo caminar por 30 minutos al día, eso ayuda extremadamente a mi problema con mi glándula de la tiroides”, dice la actriz de 31 años, de ascendencia puertorriqueña en la entrevista. “Correr, boxear, brincar la cuerda y pegarle al costal [de boxeo], son una constante en mis rutinas [de ejercicio]”.

Asegura además que “realmente [la Tiroides de Hashimoto] se convirtió en una bendición [en ella] porque puedo representar no sólo a las mujeres latinas, sino también a las mujeres que sufren esta enfermedad”.

Complicaciones y efectos secundarios

El Dr. Domurat resalta que de no tratarse el hipotiroidismo, éste puede conducir a problemas de salud que  incluyen:

  • Bocio. Un gran bocio (aumento, difuso o nodular, de la glándula tiroidea) puede afectar la apariencia del cuello e interferir con la ingestión de alimentos o inhalación del aire.
  • Problemas del corazón. Agrandamiento del vital órgano y, en casos raros, la insuficiencia cardíaca.
  • Problemas de colesterol. Presencia de altos niveles de la lipoproteína de baja densidad (LDL), conocido más comúnmente  como colesterol malo.
  • Problemas de salud mental. Una depresión leve que puede llegar a ser severa con el tiempo.
  • Bajo nivel de la libido. El deseo sexual (o la libido) puede disminuir tanto en hombres como mujeres.
  • Defectos de nacimiento. Los bebés nacidos de mujeres con hipotiroidismo no tratado pueden tener un mayor riesgo de defectos congénitos.
  • Baja energía. Los pacientes con un hipotiroidismo no tratado pueden sentirse cansados, sin energía y con una función mental lenta.

Sus síntomas

La enfermedad de Hashimoto por lo general no causa ningún dolor y, a menudo, pasa desapercibida durante años.  Es la causa principal de los casos de hipotiroidismo (tiroides poco activa) en Estados Unidos, que según explica el Dr. Domurat incluye —entre otros— estos síntomas:

  • Fatiga y lentitud
  • Aumento de la sensibilidad al frío
  • Estreñimiento
  • Adelgazamiento del cabello
  • Uñas quebradizas
  • Piel pálida y seca
  • Subir de peso sin explicación
  • Sangrado menstrual excesivo o prolongado
  • Depresión

La incidencia

Cualquier persona puede verse afectada por la enfermedad, pero ésta es más común en el sexo femenino. Se estima que la enfermedad de Hashimoto es ocho veces más frecuente en las mujeres que en los hombres.

Prevalece más en mujeres mayores o de mediana edad, así como en personas con antecedentes familiares de la enfermedad de la tiroides, ya que se ha comprobado que tiene un marcador hereditario.

Las personas con trastornos autoinmunes también son más propensas a padecer de esta enfermedad.