California decide el futuro de su desierto

Casi 11 millones de acres públicos se dividen para conservación, explotación recreativa y obtención de energía renovable

El gobierno de California ha finalizado un plan para la conservación de la energía renovable en el desierto que determiná en qué podrán emplearse casi 11 millones de acres de desierto de propiedad pública.

Cerca de 6,57 millones de acres que se extienden desde las cercanías de Los Ángeles hasta las fronteras con Nevada y Arizona se reservarán para la conservación natural, sin que se permita realizar ningún desarrollo en ellas. Otros 3,595 millones de acres se designan para el uso recreativo, y unas 500.000 quedan pendientes de aprobación.

Solo 388.000 acres han sido reservados explícitamente para la industria de la energía renovable, lo que ha provocado quejas por parte de muchas empresas, sobre todo las dedicadas a la energía solar. El plan, sin embargo, sugiere que la extensión es suficiente para albergar instalaciones capaces de generar 27 gigavatios de energía limpia y cumplir con los objetivos de California en esta materia.

Los ecologistas han defendido la conservación de los terrenos para preservar especies amenazadas (Foto: Ricardo Ibarra/El Mensajero)
Los ecologistas han defendido la conservación de los terrenos para preservar especies amenazadas (Foto: Ricardo Ibarra/El Mensajero)

Más contentos con la medida han quedado grupos ecologistas que defendían la conservación de los parajes naturales para proteger a varias especies amenazadas, aunque el cambio climático es una de las amenzas que pone en peligro la superviviencia de los ecosistemas tal y como los conocemos.

Uno podría pensar que los grupos ecologistas y las industrias de energía renovable serían aliadas, pero la preocupación de los primeros por el impacto que grandes instalaciones de paneles solares o molinos eólicos podría tener en el medio les ha llevado a enfrentarse.

El intento de conciliar los intereses de estas dos facciones además de los de otras industrias fue lo que llevó a la elaboración de este plan, que la secretaria de interior Sally Jewell presentó en Palm Springs el miércoles.

En teoría, el plan abarca una segunda fase que hará designaciones similares en terrenos de propiedad privada, en conjunción con condados como Riverside y San Bernardino. La Asociación de Industrias de Energía Solar ha anunciado en un comunicado que duda que, aun así, sean suficientes para cumplir con los objetivos a largo plazo en materia de energías renovables y lucha contra el cambio climático.