Madre de convicto hispano insiste en inocencia de su hijo y pide justicia

Richard Martínez condenado por el asesinato de un miembro de una pandilla rival.

Una madre hispana acompañada de activistas y familiares pidió a la justicia de California que libere a su hijo que está pagando una condena de 25 años a vida, alegando que fue acusado y condenado injustamente en 1991.

“Todo esto ha sido un error, hasta ahora estamos denunciando porque ya nos cansamos de tener miedo y yo estoy a punto de morir y ya no me queda nada que perder”, manifestó María Núñez, madre de Richard Martínez condenado por el asesinato de un miembro de una pandilla rival.

“Quiero que en los últimos días que me quedan luchar por la libertad de mi hijo”, aseveró.

Desde el momento del arresto, Martínez sostuvo que a la hora que ocurrió el ataque contra Víctor Ortiz, él estaba en compañía de su entonces esposa, Sandra Collins.

“Es imposible que él (Martínez) hubiera disparado. Yo le dije a los detectives pero no me quisieron creer”, explicó Collins, quien decidió unirse a la causa de su exsuegra.

Abuso policial

Tanto los familiares, los activistas y el reo aseguraron que este caso es uno de los muchos que fueron manipulados por los agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles División Rampart, unidad que estuvo involucrada en un gran escándalo a finales la década de los 90 por suplantar evidencia y corrupción, especialmente en casos donde estaban involucrados pandillas y drogas.

“Este es otro ejemplo de como ciertos agentes abusan de la ley, de las minorías y de las personas pobres y poco educadas”, dijo Mytchell Mora, activista que respaldó la petición a la Fiscalía de Los Ángeles para que se revise el caso.

“Richard ha estado clamando su inocencia casi 25 años y nadie ha querido revisar su caso”, advirtió.

Otro hecho que la familia está pidiendo que se tenga en cuenta es el atentado que sufrió el hermano de Martínez, mientras este estaba siendo juzgado.

“Me balacearon al menor, solo tenía nueve años y parece que querían que él admitiera la culpa. Con esa situación, nosotros tuvimos que huir y dejar solo a Richard en Los Ángeles”, cuenta la madre entre lágrimas.

Ante las constantes amenazas y el ataque, la mexicana, oriunda de Michoacán, y sus otros seis hijos se refugiaron a la frontera de California con México.

No obstante, después de sufrir un infarto que la puso al borde de la muerte, la mujer decidió que en lo que le quede de vida va a luchar por demostrar que su hijo fue víctima del sistema.

“Lo estigmatizaron, no tenían a quién echarle la culpa y decidieron que él era el culpable, y como yo soy pobre y ni hablo inglés nunca pude ayudarle con un buen abogado. Pagamos el alto precio de que nadie nos cree”, aseveró Núñez.

En el año 2000, el hispano envió una carta al periódico Los Angeles Times clamando justicia y asegurando que fue víctima de los agentes de Rampart, y aunque su caso fue nombrado por algunos columnistas, nunca se logró abrir nuevamente.

Actualmente, en busca de justicia, los activistas esperan a pesar de que el acusado ya pagó casi su condena, que la justicia revise el expediente y se reivindique su nombre.

“Hubo otros testigos que dijeron que el hombre que buscaban era de raza negra, Martínez es hispano, eso nunca se tuvo en cuenta”, indicó Mora.

El padre de Martínez murió hace varios años y por el buen comportamiento del hispano le permitieron asistir a los funerales de su progenitor.

Ahora la familia quiere que la historia no se vuelva a repetir. “Si va a mi entierro que lo haga como lo que siempre debió ser un hombre libre”, concluyó la madre