OCDE revela realidad de la educación en México

Un estudio realizado por esta organización indica que la gente que estudia una licenciatura o un máster es quienes obtienen mejores y mayores ingresos

México es el país de la OCDE con menos proporción de población con estudios universitarios, pero los que alcanzan ese nivel de estudios tienen una remuneración muy superior a la de quienes se quedaron en una titulación de secundaria.

Según un informe anual sobre educación publicado hoy por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sólo un 16% de la población adulta mexicana ha cursado estudios superiores, frente al 36% de media de los 34 países miembros.

No obstante, México supera a otras economías emergentes como Sudáfrica (15%), Brasil (14%), China (10%) e Indonesia (8%), y hay una clara progresión de las generaciones más jóvenes: mientras el porcentaje de los titulados universitarios es del 12% para los que tienen entre 55 y 64 años, sube al 21% para los de entre 25 y 34 años.

Las diferencias de remuneraciones entre universitarios y personas con titulación inferior son particularmente marcadas en México, de forma que los que tienen el equivalente a una licenciatura ganan alrededor del doble de lo que perciben los que se quedaron con el último grado de secundaria.

Y los que tienen un doctorado o un máster les triplican el sueldo, unas diferencias que la OCDE atribuye a los pocos titulados universitarios en el país, y al hecho de que entre los pocos que hay se concentran en sectores con más proyección profesional como la ingeniería, la fabricación y la construcción.

En términos absolutos, el gasto público en educación sigue siendo bajo en México, con 3.400 dólares por estudiante frente a 10.500 de media en el conocido como el “club de los países desarrollados”, y es también inferior a Estados latinoamericanos como Brasil (4.300 dólares) y Chile (5.100).

Sin embargo, en términos relativos ese gasto -que se incrementó un 20% de 2008 a 2013- se sitúa en el 5,2% del Producto Interior Bruto (PIB), equivalente al de la media de la OCDE, aunque por debajo del de otros países latinoamericanos como Argentina (5,5%), Chile (5,5%) o Colombia (6,6%).

La educación, en cualquier caso, absorbe el 17% de los presupuestos públicos mexicanos, la segunda tasa más elevada de los 34 Estados miembros, cuya media es el 11%.

Los autores del estudio destacan que otra de las peculiaridades de México es la brecha de ingresos entre hombres y mujeres con títulos universitarios, ya que éstas últimas perciben el 68% de lo que ganan los primeros, frente a una media del 73%.

Ocupa así el tercer puesto por la cola, empatado con Eslovaquia y Estados Unidos.

Añaden que esa tendencia no parece estar disminuyendo, ya que las diferencias salariales entre hombres y mujeres son igual de elevadas entre las generaciones con entre 35 y 44 años que entre las que tienen de 55 a 64 años.

La OCDE también se detiene en el hecho de que la escolarización de los niños de 3 años sigue siendo en México inferior a la de la mayor parte de sus países miembros, y eso pese a los avances de los últimos años.

Entre 2005 y 2014 la escolarización de los niños de 3 años en preescolar prácticamente se ha duplicado, para llegar al 40%, todavía lejos del 69% de media de la organización.

Con 4 años, el porcentaje de escolarizados es del 90%, más incluso que el 85% de media de la OCDE, y por encima de otros países latinoamericanos como Brasil (72%), Costa Rica (78%) o Chile (84%).