Marine latino que recibió un tiro en la cabeza presenta muerte cerebral

Su familia se había negado a desconectarlo del soporte vital, pero los médicos afirman que no hay esperanza

Un joven miembro de los Marines de Estados Unidos, quien fue baleado el viernes por la noche en el sur centro de Los Ángeles, se queda sin esperanzas de levantarse de nuevo: los médicos sugieren desconectarlo del respirador artificial.

Esto fue ratificado ayer por el doctor Gudata S. Hinika, director de traumatología del hospital Dignity Health California, donde la víctima está internada.
“Su caso es irreversible. Desde el momento que llegó a emergencia no tuvo función neurológica”, dijo ayer en una conferencia de prensa.

Carlos Segovia, de 19 años y de origen salvadoreño, fue encontrado herido de bala, pero aún con vida, dentro del auto que manejaba cerca de la intersección de la calle 31 y la avenida Western la noche del 16 de septiembre, según informó la Policía de Los Ángeles (LAPD).

Según la policía, Segovia fue disparado a eso de las 11:30 p.m. cuando conducía su Dodger Charger. Se cree que el o los sospechosos a bordo de un vehículo se acercaron al de Segovia y al menos una persona disparó contra él.

El joven fue internado en el ya mencionado Dignity Health California Hospital Medical Center, en el centro de Los Ángeles. Dos días después fue declarado en muerte cerebral, a consecuencia del disparo que recibió en la cabeza.

Carlos Segovia, de 19 años, se encuentra en un hospital de Los Ángeles, luchando por su vida.
Carlos Segovia, de 19 años, ya carecía de actividad neurológica desde el momento en que ingresó en el hospital (Foto: Suministrada)

El dolor de la familia aumentó el domingo cuando los doctores les dijeron que el joven tenía que ser desconectado puesto que ya no había esperanzas.

La familia se había negado a desconectarlo y esperaban trasladarlo a otro hospital donde permitiesen que continuara conectado al soporte vital, con esperanzas de que se recuperase. La madre de Segovia, Sandra López, dijo el domingo a KTLA que su hijo era fuerte y que “no se enlistó a los Marines para darse por vencido”.

El doctor Hinika dijo que “cualquier padre de un joven de 19 años que ha sido baleado mortalmente al oír que no hay solución, pensaría en la misma decisión [de transferirlo a otro hospital]. Nosotros entendemos eso”.

“De este momento en adelante tendremos una plática con la familia para el siguiente paso”, afirmó el doctor.

Carlos Segovia, 19, lucha por su vida al ser declarado con muerte artificial. En la foto posa junto a su amiga Claudia Pérez. (Facebook)
El joven marine se había tomado unos días libres para regresar a casa. En la foto posa junto a su amiga Claudia Pérez (Foto: Claudia Pérez via Facebook)

Segovia, previo a establecerse como un miembro activo de los Marines, se dedicaba a alimentar a la gente desamparada como voluntario de la organización L.A. on Cloud 9.

Amigos y miembros de L.A. on Cloud 9 han programado una vigilia en honor de Segovia que se llevará a cabo el martes 20 de septiembre a las 6:30 p.m. en la esquina de las calles St. Andrews y 31st.

En el evento creado en Facebook amigos recuerdan al joven como un participante activo que ayudaba desinteresadamente a la comunidad de desamparados mediante picnics comunitarios en el parque McArthur con los Street Team Soldiers (Grupo de Soldados en la Calle). También ayudó a crear un programa para jóvenes voluntarios.

Segovia era voluntario con una organización que ayuda a los desamparados y a sus mascotas. (Facebook)
Segovia era voluntario con una organización que ayuda a los desamparados y a sus mascotas. (Foto: Erik Em via Facebook)

“Fuimos afortunados en ser testigos de cómo Carlos se convirtió en un joven ejemplar que se graduó del campamento en la militar y comenzó su servicio con los Marines de EEUU a principios de este año”, se lee en el mensaje de Facebook.

Hasta el momento la policía no ha podido encontrar descripción del o los atacantes ni del vehículo en el que viajaban, dijo la oficial del LAPD Liliana Preciado.

Cualquier persona que tenga información sobre el caso puede llamar al 1-877-ASK-LAPD (275-5273), agregó la oficial.