El joven Carlos, marine de EEUU, muere tras ser baleado en Sur Los Ángeles

Como tanto otro caso que ocurrió en las calles del sur de Los ángeles, el de este joven salvadoreño permanece un misterio
Sigue a La Opinión en Facebook
El joven Carlos, marine de EEUU, muere tras ser baleado en Sur Los Ángeles
Carlos Segovia, 19, lucha por su vida al ser declarado con muerte cerebral. En la foto posa junto a su amiga Claudia Pérez.
Foto: Claudia Pérez / Facebook

Tres días después de haber sido baleado en su coche en las calles del sur de Los Ángeles y permanecer en coma, Carlos Segovia fue desconectado de la maquina respiratoria que lo mantenía con vida, muy a pesar de los deseos contrarios de la familia.

Y a parte de tener que lidiar con la muerte inesperada del joven con futuro prometedor, quien era un miembro activo de los Marines de EEUU y que se dedicaba en su tiempo libre a ayudar a los menos afortunados, la familia del joven de apenas 19 años busca respuestas de las autoridades para dar con el o los responsables.

El final de su corta vida inició la noche del viernes, cuando Segovia regresó al sur de Los Ángeles por un fin de semana para visitar a su familia. El joven se encontraba en la base de Camp Pendleton en San Diego, donde apenas había iniciado su carrera como elemento de las fuerzas armadas hace seis meses.

Carlos Segovia, de 19 años, se encuentra en un hospital de Los Ángeles, luchando por su vida. (Foto: Suministrada)
Carlos Segovia, de 19 años, se encuentra en un hospital de Los Ángeles, luchando por su vida. (Foto: Suministrada)

Según la policía, Segovia fue disparado a eso de las 11:30 p.m. cuando conducía su Dodger Charger cerca de la intersección de la calle 31 y la avenida Western. Se cree que el o los sospechosos a bordo de un vehículo se acercaron al de Segovia y al menos una persona le disparó en la cabeza.

Y fue así que, tras ir a visitar a su novia, el joven marine terminó internado en el Dignity Health California Hospital Medical Center, en el centro de Los Ángeles. Dos días después fue declarado en muerte cerebral, a consecuencia del disparo que recibió. 

“Su caso es irreversible. Desde el momento que llegó a emergencia no tuvo función neurológica”, dijo ayer en una conferencia de prensa el doctor Gudata S. Hinika, director de traumatología del hospital. De inmediato se sugirió a la familia dar de alta al joven, pero ésta se rehusó, insistiendo que Segovia, tal como su puesto como marine, no se daría por vencido al luchar por su vida.

Claudia Pérez (izquierda), Sandra López (mamá de Carlos, en el centro) y otros amigos y familiares reciben la noticia de que no se va a recuperar (Foto: Suministrada)
Claudia Pérez (izquierda), Sandra López (mamá de Carlos, en el centro) y otros amigos y familiares reciben la noticia de que no se va a recuperar (Foto: Suministrada)

No obstante, éste fue declarado muerto a las 8 de la noche del lunes.

El joven de origen salvadoreño llegó a EEUU a corta edad junto con su madre. Ambos son ahora ciudadanos estadounidenses.

Segovia, previo a establecerse como un miembro activo de los Marines tras graduarse de la secundaria, se dedicaba a alimentar a la gente desamparada como voluntario de la organización L.A. on Cloud 9.

Amigos y miembros de L.A. on Cloud 9 han programado una vigilia en honor de Segovia que se llevará a cabo el martes 20 de septiembre a las 6:30 p.m. en la esquina de las calles St. Andrews y 31st.

Aún un sospechoso no ha sido identificado, y el caso, como tanto otro que ocurre en las calles del sur de Los Ángeles, permanece un misterio, y la Policía de Los Ángeles asegura que Segovia no tenía vínculo alguno con pandillas angelinas.


Con información de Jacqueline García