Obama: “Tenemos que abrir nuestros corazones y hacer más para ayudar a los refugiados”

El Departamento de Estado explica plan de la Administración Obama para admitir más refugiados en año fiscal 2017         
Sigue a La Opinión en Facebook
Obama: “Tenemos que abrir nuestros corazones y hacer más para ayudar a los refugiados”
Los controles más estrictos no han detenido el flujo de migrantes de Medio Oriente. Foto: Getty
Foto: DIMITAR DILKOFF/AFP / Getty Images

 WASHINGTON.- En su octavo y último discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente Barack Obama pidió que la comunidad internacional responda con mayor contundencia a la crisis de más de 21 millones de refugiados en el mundo.

“Tenemos que abrir nuestros corazones y hacer más para ayudar a los refugiados que están desesperados por (tener) un hogar”, afirmó Obama.

Más adelante, Obama presidió  una cumbre sobre la crisis global de refugiados en la que afirmó que se trata de un problema de “proporciones épicas”, que afecta también a Colombia y partes de Centroamérica.

Datos recientes de la Oficina del Alto Comisionado para Refugiados (ACNUR) señalan que alrededor de 65,3 millones de personas fueron desplazadas de sus hogares debido a la persecución o conflictos civiles en 2015, de los cuales alrededor de 21,3 millones caben en la categoría de “refugiados”.

Cada día llegan alrededor de dos mil migrantes a Grecia desde Turquía. Foto: Getty Images
Cada día llegan alrededor de dos mil migrantes a Grecia desde Turquía. Foto: Getty Images

Según Obama, es imprescindible ponerse en los zapatos de las familias que huyen de sus países en busca de refugio, y es igual de importante que los países ricos pongan más de su parte.

La llamada “Cumbre de Líderes sobre Refugiados” de hoy fue copatrocinada por EEUU, Canadá, México, Etiopía, Suecia, Jordania, Alemania, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, con la meta de aumentar en al menos un 30% los fondos para programas para refugiados, y ampliar el acceso de los refugiados a oportunidades educativas y de empleos.

Horas antes de la cumbre, la Casa Blanca anunció en un comunicado que 51 empresas privadas, incluyendo Google, Mastercard, Microsoft, Uber, Western Union y Airbnb, se han comprometido a aportar en su conjunto más de $650 millones para ayudar a 6,3 millones de refugiados en una veintena de países.

El lunes, la ONU realizó su propia cumbre sobre refugiados que produjo una declaración de compromisos descafeinada y no vinculante que, según activistas, hará poco para resolver la crisis.

 Compromisos de EEUU

 En entrevista con este diario, Katherine Caro, una portavoz del Departamento de Estado, explicó que, pese al clima político actual en este país, el gobierno de EEUU considera que la seguridad nacional no está reñida con el dar refugio a poblaciones vulnerables en el mundo.

“Estas metas no están reñidas. Los refugiados están sujetos al mayor nivel de revisión de seguridad que cualquier otra categoría de viajeros en EEUU… los refugiados sirios también deben completar una revisión de seguridad especializada adaptada a las condiciones particulares de la crisis en Siria”, explicó.

Caro señaló que EEUU piensa aumentar el número de refugiados de 85,000 –el tope actual- a 110,000 en el año fiscal 2017 que comienza el próximo 1 de octubre. La cifra representa un incremento de más del 57% desde el año fiscal 2015.

Voces de la contienda

La aspirante presidencial demócrata, Hillary Clinton, y su rival republicano, Donald Trump, mantienen posiciones diametralmente opuestas para responder a la crisis de refugiados.

Clinton apoya una mejor revisión del procesamiento de refugiados pero Trump ha pedido frenar la entrada de migrantes de países con vínculos terroristas y restringir aún más el proceso de revisión de los refugiados.

Hoy mismo, Trump volvió a generar críticas cuando sugirió que, en aras de la seguridad nacional, EEUU no puede arriesgarse con los refugiados sirios, a quienes comparó con un tazón de caramelos “Skittles” envenenados.

//platform.twitter.com/widgets.js

El doble rasero para centroamericanos

En general, los activistas pro-inmigrantes celebran que la crisis de refugiados del Medio Oriente acapare una mayor atención de los políticos en los últimos 18 meses,  especialmente por el conflicto en Siria, pero esperan resultados tangibles de estos encuentros.

Jen Smyers, directora de política de “Church World Service”, una de nueve agencias de reasentamiento de refugiados en EEUU, criticó el doble rasero que se aplica para los inmigrantes que huyen de la violencia en Centroamérica.

“Es lamentable que en EEUU y en otros países, los refugiados más cercanos a sus fronteras son con frecuencia vistos como migrantes económicos. No nos equivoquemos: las familias de Centroamérica que buscan un lugar seguro en EEUU son refugiados y merecen protección”, dijo a este diario Smyers.

“EEUU debe predicar con el ejemplo, dando protección también a los refugiados centroamericanos… el anuncio de hoy es bueno, pero podemos y debemos hacer más para ayudar a los refugiados“,  agregó Smyers, al señalar que en la década de 1980 EEUU aceptó a unos 200,000 refugiados cada año.

Caro defendió las medidas de EEUU para ayudar a los centroamericanos, incluyendo la expansión del Programa para Menores Centroamericanos, el reasentamiento temporal de refugiados en Costa Rica, y el procesamiento de solicitudes desde el interior de Guatemala, El Salvador y Honduras.