Ante protestas, no compran libros en español controversiales

Editorial retira imágenes y textos discriminatorios para con los latinos, pero Junta Escolar decide no seguir adelante con ellos

Presionados por padres de familia y alumnos que se quejaron de imágenes y frases que consideraban racistas y discriminatorias en libros propuestos para las clases de español, el Distrito Escolar Unificado de Glendale (GUSD) decidió no comprar estos controversiales textos.

Varias personas se presentaron en la reunión del 6 de septiembre y ayer ante la junta del GUSD para mostrar su rechazo a estos libros.

“Es inapropiado y envía mensajes étnicos negativos”, se quejó Monique Ramos, estudiante de la secundaria Hoover.

“Es una representación negativa de los mexicanos y la comida mexicana”, dijo por su parte Francisca Acosta Buelna, una madre de familia. “Es una presentación cultural insensible”.

“Esta enseñanza es totalmente inadecuada”, agregó Lupe Van Keuren, otra madre. “Hacen sentir que mis hijos no están protegidos y en un ambiente seguro”.

Los padres incluso enviaron una carta de protesta a la presidenta Armina Gharpetian, a los miembros de la junta escolar y al superintendente Wilfred Robertson, donde solicitaban que se reconsidere la adopción de la serie de libros de texto ¡Qué Chévere!.

Sin embargo, varias maestras dijeron que habían revisado cuidadosamente los libros y que no consideraban nada malo con estos.

“Descubrimos, para nuestro shock, que estos ejemplos fueron tomados fuera de contexto o fueron traducidos incorrectamente”, dijo Victoria Marcucci, maestra de español en la secundaria Clark.

La imagen “Cruzando la frontera” (“Crossing the Border”) es parte de la lección “Puentes y fronteras/Bridges and Borders del libro “¡Qué Chévere!”, que ha “ofendido” a padres de familia del Distrito Escolar Unificado de Glendale. Antes de leer se le pide al estudiante aprendiz de español que responda: ¿De dónde viene una mayoría de los inmigrantes hispanos que entran a los Estados Unidos? ¿Por qué?”. /Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión
Antes de leer se le pide al estudiante aprendiz de español que responda: ¿De dónde viene una mayoría de los inmigrantes hispanos que entran a los Estados Unidos? ¿Por qué?”. (Foto: Archivo/La Opinión)

Pasajes y fotos controversiales

Ayer, en un intento por apaciguar las aguas, la editorial propuso cambios en los libros ¡Qué Chévere!, incluyendo la remoción de una fotografía que mostraba a hombres de apariencia latina caminando con mochilas en la espalda junto a una cerca de alambre de púas y con la frase “Cruzando la frontera (Crossing the Border)” y donde se preguntaba a los laumnos: “¿De dónde viene una gran cantidad de hispanos que entran en los Estados Unidos? ¿Por qué?”
La editorial EMC School también removería un pasaje que lee: “Mesero, disculpe, hay una mosca en mi plato”.

“Bueno, en algunos platillos mexicanos, ¡[la mosca] podría ser parte de una receta!”).

En cambio proponían: “en algunos platillos mexicanos, los insectos pueden ser parte de la receta”.

En un comunicado, la editorial EMC indicó que “cuando se toman fuera de contexto, (estos pasajes) podrían llevar a la confusión entre maestros y padres”.

“Escogimos temas que creíamos que eran culturalmente apropiados y de interés para los estudiantes. Tenían la intención de crear discusión y el contexto que proveímos era necesario para entender totalmente lo que está escrito”, señaló Alejandro Vargas, co-autor de los libros.

También señalan que los libros han sido aprobados por varias juntas estatales y distritos escolares.

Pero nada de eso surtió efecto.

En el Distrito Escolar Unificado de Glendale –que incluye las comunidades de Montrose y La Crescenta- se imparten aproximadamente 100 clases de español.