Bombero muere en un accidente mientras se dirigía a extinguir el Canyon Fire

El triste incidente marca unos días en los que la previsión metereológica advierte de un alto riesgo de fuego

El que ha sido llamado Canyon Fire, el incendio que lleva días amenazando la base aérea de Vandenberg, se ha cobrado de forma indirecta una víctima mortal. Un bombero del condado de Ventura, Ryan Osler, falleció el miércoles como consecuencia de un acidente de tráfico cuando el camión de bomberos portador de agua en el que viajaba se estrelló.

El accidente ocurrió hacia las 6:30 a.m. en la autopista 246 cerca de Purisima Road, en el área de Lompoc. Por causas que todavía se desconocen, el vehículo chocó contra una rotonda y dio varias vueltas de campana provocando la muerte de Osler, que quedó atrapado dentro. El otro pasajero del camión, que conducía, sobrevivió y fue llevado al hospital con heridas leves.

Osler, de 38 años, estaba asignado a la estación de bomberos 42 en Moorpark y llevaba 18 años trabajando para el departamento de bomberos del condado de Ventura. Hijo de un bombero, estaba casado y tenía dos hijos pequeños.

En un comunicado emitido por la entidad,  el jefe de bomberos Mark Lorenzen declaró que “sus corazones estaban rotos por la pérdida de su amigo y hermano Ryan” y agradeció las muestras públicas de apoyo.

La California Highway Patrol está investigando el incidente.

Osler se dirigía a la Vandenberg Air Force Base a colaborar en las labores de extinción del fuego que se declaró el sábado y que la mañana del miércoles ya había quemado 12.353 acres. De momento más de 1000 efectivos han sido enviados a combatir las llamas, que el miércoles por la mañana estaban contenidas en un 50%. Se espera alcanzar el 100% el viernes.

//platform.twitter.com/widgets.js

Sin embargo, las previsiones metereológicas indican que hay un alto riesgo de incendio durante los próximos días en el sur de California. Se espera un tiempo seco, fuertes ráfagas de viento en áreas de Los Ángeles y el condado de Ventura, y temperaturas que pueden superar los 100 grados a partir del domingo.

Esta combinación eleva enormemente el riesgo de incendio, por lo que las autoridades recomiendan extremar el cuidado.