Comisión del LAPD: Hubo abuso de fuerza cuando policías mataron a tiros a latina

Norma Guzmán fue muerta a tiros por agentes del LAPD el año pasado

De nuevo la Comisión de Policía de Los Ángeles actúa de manera disciplinaria contra sus agentes, decidiendo que al menos tres agentes violaron la política de su departamento al matar a tiros a un hombre indigente y a una mujer latina que padecía una enfermedad mental.

La junta de cinco miembros civiles fue tomada el martes, y encontraron que los agentes Zachary Goldstein, Andrew Hacoupian y otro no identificado violaron los derechos civiles de dos residentes angelinos al tirar a matarlos, cuando otras medidas preventivas pudieron haberse ejecutado.

Uno de los casos, el cual implicó la muerte de una mujer latina, fue analizado por la junta y se encontró que al menos uno de los dos agentes involucrados violó la política del departamento.

Norma Ángelica Guzman, de 37 años y quien padece una enfermedad mental, murió el pasado 27 de septiembre cuando fue disparada por un agente cuando caminó hacia dos policías con un cuchillo de 8 pulgadas de largo en mano.

Fotografía familiar de Norma Guzmán, quien fue muerta a tiros por agentes del LAPD el año pasado. /SUMINISTRADA
Fotografía familiar de Norma Guzmán, quien fue muerta a tiros por agentes del LAPD el año pasado. (Foto: Suministrada)

El LAPD dijo por medio de un comunicado, emitido poco después del tiroteo, que  los agentes habían ordenado a Guzman a soltar el arma, pero se rehusó y continuó caminando hacia ellos. Posteriormente se dio el tiroteo que acabó con su vida.

Pero a principios de este año, el abogado que representa a la familia de Guzman presentó un video en el que muestra a los dos agentes disparar tan solo 10 segundos después de abandonar su patrulla. Tal video, junto con las imágenes captadas por las cámaras corporales que portaban ambos agentes, fue analizado por la Comisión.

//content.jwplatform.com/players/G0p7wZPF-rqn0kHFM.js

Se decidió que ambos agentes, Samuel Briggs y Antonio McNeely, no debieron de haber disparado contra la mujer, y al menos uno de los agentes —no identificado por nombre- violó los reglamentos del departamento.

El otro caso analizado fue en el que los agentes Goldstein y Hacoupian dispararon a muerte a James Byrd el pasado 3 de octubre.

Esa noche, los agentes se encontraban dentro de un patrulla esperando el cambio de luz sobre una calle en Van Nuys cuando de repente el vidrio del parabrisas trasero se estrelló. Los agentes actuaron rápido, desbordaron la patrulla y abrieron fuego contra Byrd, pensado que este hombre había disparado en su contra.

Sin embargo, tras catear la zona, encontraron que el hombre desamparado, de 45 años, les había aventado una botella de cerveza.

Previo al tiroteo que terminó con la vida de Byrd, uniformados de la agencia angelina estaban en modo alerta debido a un video que había surgido en redes sociales, imágenes que mostraban a un hombre armado dentro de un coche estacionado detrás de una patrulla. Pensando que se trataba de una amenaza real, el LAPD alertó a todos sus agentes, sin embargo, luego se determinó que se trataba de un video publicitario para una banda.

Debido a tal video, el abogado de los dos agentes involucrados en la muerte de Byrd alegó que los policías creyeron que se trataba de una emboscada.

Tras revisar los detalles del caso, la Comisión decidió que los agentes habían actuado de acorde a la política policial, y determinaron que el acto de apuntar sus armas hacia el sospechoso era correcto, pero el abrir fuego en contra de Byrd violaba sus derechos.

Desde el 2011, según una recopilación de datos de KPCC, el uso de fuerza letal implementada por 322 uniformados de la agencia —de 340- ha estado al margen el 95 por ciento de los casos.

No es la primera vez que la Comisión encuentra que uno de sus agentes actuó indebidamente por utilizar fuerza letal. En 2015, tras la muerte del joven afroamericano, Ezell Ford, la junta encontró que al menos uno de los agentes que dispararon contra él no siguió las políticas del LAPD, sin embargo, no precisó si habría algún tipo de castigo.

En mayo de este año, la Comisión también indicó que el LAPD debía implementar más reglamentos y enmendar la política de la agencia para evitar casos de exceso de fuerza.

Los comisionados, que vigilan y supervisan el accionar policial, acordaron ayer la creación de un grupo de trabajo integrado por el abogado de la ciudad, Mike Feuer, funcionarios del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) y el sindicato de policías (LAPPL), para analizar una docena de recomendaciones descritas en un reporte interno que entregó a inicios de marzo la Oficina del Inspector General (OIG), Alexander Bustamante.

El reporte de Bustamante señala un aumento del 60% de casos de policías involucrados en tiroteos.

Guzman y Byrd conforman parte del grupo de 38 personas que fueron baleadas por agentes del LAPD en 2015, de acuerdo a un reporte de la agencias. De esos casos, 12 resultaron mortales.