Coches que se conducen solos: ¿el futuro de Los Ángeles?

Así opina el concejal David Ryu, que quiere que la ciudad se convierta en líder de Estados Unidos en la adopción de este tipo de vehículos

El concejal del cuarto distrito de Los Ángeles David E. Ryu, que representa barrios como Hollywood o Silverlake, ha presentado una moción frente al ayuntamiento para defender la implementación de coches autoconducidos en la ciudad.

Entre los motivos para apostar por este tipo de conducción autónoma, Ryu cita su capacidad de crear una “mayor equidad en el transporte”, reducir el número de accidentes y víctimas mortales de tráfico, abaratar la conducción y reducir el tráfico, uno de los problemas a los que los angelinos tienen que enfrentarse a diario.

Según Ryu, no se cometerían más infracciones e imprudencias como resultado de la mala conducción, tales como no respetar la distancia de seguridad, bloquear intersecciones o los cambios bruscos de carril. Esto reduciría los accidentes de tráfico, con el potencial de llegar a cero víctimas mortales en carretera, y los atascos, ya que además la gente preferiría utilizar vehículos compartidos autónomos.

Ryu ha encomendado al Departamento de Transporte elaborar un informe que recalque los beneficios que se derivarían de hacer de Los Ángeles una ciudad en la que dominasen los vehículos de conducción automática para el 2035.

Si la moción es aprobada, el departamento tendría 45 días para crear un plan con la ayuda del Department of City Planning y el Bureau of Street Services que perfile las medidas que tendrían que tomarse para poder adoptar este tipo de conducción autónoma en Los Ángeles a lo largo de los próximos 20 años: qué financiación sería necesaria, qué infraestructuras habría que construir, modificar o eliminar.

Los vehículos de conducción automática podrían reducir los accidentes de tráfico y los atascos (Foto: Mercedes-Benz)
Los vehículos de conducción automática podrían reducir los accidentes de tráfico y los atascos (Foto: Mercedes-Benz)

En su comunicado de prensa, Ryu hace referencia a las recientes novedades en la tecnología de autoconducción tales como la nueva flota de Google, actualmente en pruebas en Palo Alto tras recibir la autorización de Jerry Brown en 2012; las recientes funciones de semiautonomía que Tesla ha añadido a sus vehículos de carretera actuales o la primera flota autónoma del servicio Uber, lanzada en Pittsburg este mismo mes.

Los Ángeles, conocida por su culto al coche, debería liderar la aceptación e implementación de este tipo de tecnología, en opinión de Ryu. “Necesitamos que estas compañías se centren en su mayor mercado y el que beneficiará a más gente: Los Ángeles”, afirma.

Ruy ha recalcado que no es absurdo imaginar a Los Ángeles como una ciudad sin vehículos operados por humanos en 2035. De hecho, el departamento de transporte ya publicó un nuevo informe sobre coches y autobuses autónomos que serviría como guía para desarrollar políticas.