La noche que murió José Díaz: el desencadenamiento de los ‘Zoot Suit Riots’

Hace más de siete décadas, La Opinión cubrió el hostigamiento que sufrieron jóvenes mexicanos en las calles de Los Ángeles
La noche que murió José Díaz: el desencadenamiento de los ‘Zoot Suit Riots’
Un soldado de EEUU (centro) inspecciona a dos personas, quienes visten zoot suits. / foto: library of congress.

José Díaz, un joven mexicano de 22 años residente de Los Ángeles, fue asesinado el 1 de agosto de 1942 en una reyerta entre jóvenes de Downey y la pandilla de la Calle 38.

Su muerte, que luego desencadenaría la persecución a jóvenes mexicanos, fue utilizada por el entonces gobernador de California, Culbert L. Olson, como un llamado a los angelinos al “exterminio de las pandillas”.

El histórico evento tuvo lugar en Sleepy Lagoon, una reserva de agua ubicada en Rancho Williams —zona rural del este de Los Ángeles que hoy corresponde a Commerce y Bell. La laguna era usada como alberca por jóvenes méxicoestadounidenses, a quienes no se les permitía usar los centros recreativos de la ciudad, debido a la segregación racial de la época.

Celebramos los 90 años de La Opinión con los siguientes artículos. Haz clic para leerlos.

Dicha separación, sumada a la pobreza y a la falta de oportunidades, relegó a los mexicanos y otras minorías a habitar en barrios en las afueras de la ciudad. La conflictiva convivencia se reflejaba en la cobertura periodística de ese entonces.

En la edición del 24 de julio de 1942, La Opinión anunciaba acerca de la implementación policial de severas medidas para disminuir las guerras
entre pandillas.

“La policía resolvió por fin adoptar medidas drásticas para contrarrestar la ola de crímenes, peleas y tiroteos que habían convertido a la ciudad en una pesadilla chicagoeosa”, señalaba el diario hispano.

Una semana después del reporte, un enfrentamiento entre pandillas resultaría en el histórico crimen de Sleepy Lagoon.

En otro artículo de La Opinión de agosto de 1942, el periódico describía la persecución policial contra los jóvenes mexicanos de pandillas urbanas, conocidos como “pachucos” y que eran identificados por vestir trajes típicos, llamados zoot suits.

El 7 de agosto de ese año, 23 pachucos, entre 14 y 30 años de edad, fueron acusados por el asesinato de Díaz. Henry Leyva fue condenado por el homicidio.


La Opinión: de 1936 a 1946


Pachucos y marineros

Lo que comenzó como una guerra entre pandillas se convirtió, un año después, en la “batalla entre pachucos y marineros”, que anunció La Opinión en un titular del 5 de junio de 1943.

Estas batallas, conocidas como los Zoot Suit Riots comenzaron el 3 de junio de ese año, cuando un grupo de “unos 200 marineros” uniformados, que se encontraban en la base de Long Beach, atacó a un grupo de “pachucos”.

“Hemos resuelto tomar la ley en nuestras manos y hacer lo que no ha podido hacer la policía: esto es hacer limpieza de pachucos en la ciudad”, argumentaba un marinero en el artículo de La Opinión.

Los mexicanos respondieron al ataque y la magnitud de los enfrentamientos creció extendiéndose hasta el 7 de junio de ese año. Durante el conflicto, los marineros despojaban a los “pachucos” de sus zoot suits en público, mientras que estos preparaban trampas para atacar a los marineros. El conflicto puso a la ciudad en estado de alerta.

Dos días después, La Opinión publicaba un comunicado donde el ayuntamiento de la ciudad de Los Ángeles anunciaba la prohibición de los típicos trajes. Según este, se consideraba una ordenanza municipal que prohibiría el uso de zoot suits a los jóvenes mexicanos.

La propuesta argumentaba que el objetivo de la restricción era el “de economizar material necesario para el esfuerzo bélico”; es decir, usar los componentes de esa ropa para los uniformes de la armada nacional.

El 13 de junio de 1943 los disturbios cesaron bajo una orden militar que obligó a todos los marinos a regresar a sus bases y la calma regresó a la Ciudad; aunque con cientos de personas heridas.

Los Zoot Suit Riots son considerados en la actualidad como uno de los más grandes disturbios raciales urbanos de principios de siglo.