La Opinión, de 1936 a 1946: conflictos, deportaciones y transición

El profesor Félix Gutiérrez analiza los sucesos históricos de 1936 a 1946 y cómo el periódico La Opinión llegó a cubrirlos

Félix Gutiérrez fue profesor de periodismo en la Universidad del sur de California (USC) y en la Universidad estatal de California (CSUN). Desde 1972 se ha dedicado al estudio de diversidad racial y su representación en los medios, y ha realizado el estudio Voces de Justicia: 200 años de periodismo latino en Estados Unidos, que documenta la cobertura de periódicos hispanos en EEUU, desde 1808.

Celebramos los 90 años de La Opinión con los siguientes artículos. Haz clic para leerlos.

Clara Ramírez: En su opinión, ¿cuál es el contexto histórico que  vive la comunidad latina en California entre 1936 y 1946?

Felix Gutiérrez:  El período entre 1936 y 1946 es un período de transición. En 1936 había un gran flujo migratorio de México hacia el sudoeste de los Estados Unidos. Debido a la Revolución Mexicana muchos mexicanos salieron del país entre 1910 y 1920. Además, los años 20 fueron años de solvencia económica en el sur de California, en el sector de la construcción, de la agricultura, y la industria de Hollywood. Así es como, al mismo tiempo que el sur de California se iba construyendo, inmigrantes mexicanos fueron empleados en todos estos sectores.

Más adelante llega la Gran Depresión de 1929, que fue devastadora para la región, y por supuesto los más golpeados fueron los más pobres. En ese momento algunas ciudades pasaron leyes en las cuales se prohibía contratar no ciudadanos en obras públicas lo que hizo que muchos mexicanos que trabajaban en el sector de la construcción perdieran sus trabajos, ellos estaban aquí legalmente pero no eran ciudadanos. En los años 30 las repatriaciones de mexicanos fueron cubiertas extensamente por La Opinión.

En 1936 se comienza a salir de la Gran Depresión. En esa época, los jóvenes mexicanos que eran parte de familias hispanohablantes pero que crecieron en Estados Unidos, habían aprendido que todos son iguales y que hay igualdad de derechos, pero en realidad había segregación, y muchos de ellos no terminaban sus estudios secundarios por lo que eran vistos como un problema social. En ese tiempo se hablaba de los de “México de Afuera” un término usado por La Opinión para nombrar a los mexicanos que vivían fuera de México.

Felix Gutiérrez fue profesor de periodismo.
Félix Gutiérrez fue profesor de periodismo. (Foto: Cortesía/USC Annemberg School)

En los años 40, los mexicanos buscaban un lugar en este país que prometía una igualdad de oportunidades que no les cumplía. En ese tiempo, la Segunda Guerra Mundial lleva a muchos mexicanos a prestar servicio militar para luchar por la libertad de otros, una libertad que ellos prácticamente no tenían.

C.R. En esos años se produce en enfrentamiento entre marineros y pachucos, ¿Cuál es el significado histórico de los Zoot Suit Riots?

F.G. Históricamente, los Zoot Suit Riots no son el primer enfrentamiento de uniformados con ciudadanos americanos. La diferencia de los zoot suit es que los jóvenes que fueron atacados eran adolescentes o jóvenes mexicanos, en cambio los marineros habían sido entrenados para luchar en la guerra como militares, ellos estaban estacionados en el sur de California, antes de ser enviados a combatir en la guerra. Los marineros provenían de diferentes lugares de EEUU y probablemente no habían tenido tanto contacto con mexicanos, así es que este fue un conflicto creció con el tiempo. Básicamente, los medios tomaron la parte de los militares, y la policía también apoyó a los militares, arrestando a los jóvenes pachucos, mientras que los marineros fueron dejados en libertad.

C.R. El programa conocido como Braceros comenzó en 1942 y se extendió hasta 1964. En su opinión ¿cuál fue el significado del programa para la comunidad mexicana en EEUU?

F.G. El programa era ideal para los empleadores ya que significaba salarios bajos, un tiempo de trabajo establecido en el cual los trabajadores aparecían cuando se necesitaban y desaparecían cuando no eran requeridos. Los trabajadores fueron segregados y asentados por fuera de la comunidad en campos de trabajo y solo eran aceptadas las personas que podían trabajar porque los braceros tenían que pasar un severo examen médico.

Desde el punto de vista de los empleadores, el acuerdo era algo perfecto, pero desde el punto de vista de los braceros aparentemente era una ayuda económica porque podían enviar dinero a sus familias, y supuestamente iban a ahorrar dinero que les iba a ser entregado durante su pensión, pero fue un dinero que se perdió. A principios de los años 60, César Chávez comenzó a organizar el United Farm Workers lo que permitió abatir el programa de braceros, finalmente en 1964.


La Opinión: de 1936 a 1946