Orquesta Esperanza Azteca Los Ángeles rinde tributo al tenor Plácido Domingo

Latinos abarrotan el teatro Ricardo Montalbán de Hollywood para escuchar a 180 niños que provienen de familias de escasos recursos
Orquesta Esperanza Azteca Los Ángeles rinde tributo al tenor Plácido Domingo
La Orquesta Sinfónica Esperanza de Los Ángeles, -la primera de su tipo en esta ciudad-, que se aúna al Programa Musical Esperanza Azteca (PROMESA), un proyecto patrocinado por Grupo Salinas, la Fundación Azteca y la Fundación Andrew Nikou, para educar a los niños en la excelencia, el trabajo y la autoestima, a través de la enseñanza y práctica de la música clásica. /Jorge Luis s Macías, Especial para La Opinión

Michelle Ferreyra, de 13 años de edad, tocaba con nerviosismo el violín durante los ensayos previos a la gala musical de la Orquesta Sinfónica Esperanza Azteca en el abarrotado e histórico teatro “Ricardo Montalbán” de Hollywood. Frente a ella estaba el “Rey de la Opera”, Plácido Domingo.

Pero una vez que el afamado tenor Español-Mexicano dirigió algunas palabras de aliento, Michelle, una estudiante de la escuela intermedia El Sereno y otros 179 músicos menores de edad y provenientes de familias de escasos recursos económicos de Los Ángeles se entregaron y ofrecieron una magistral actuación.

“Este concierto será un recuerdo para toda mi vida”, dijo Michelle. “¡Ahí estaba dirigiéndonos Plácido Domingo!”.

La niña es parte de la Orquesta Sinfónica Esperanza de Los Ángeles – la primera de su tipo en esta ciudad- que se aúna al Programa Musical Esperanza Azteca (PROMESA), un proyecto patrocinado por Grupo Salinas, la Fundación Azteca y la Fundación Andrew Nikou, para educar a los niños en la excelencia, el trabajo y la autoestima, a través de la enseñanza y práctica de la música clásica.

El Maestro Plácido Domingo, que cantó el papel principal en “Macbeth”, la primera producción de la temporada 31 de Opera en Los Ángeles dirigió magistralmente a los niños de Orquesta Sinfónica Esperanza Los Ángeles, en el teatro Ricardo Montalbán./Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión
El Maestro Plácido Domingo, que cantó el papel principal en “Macbeth”, la primera producción de la temporada 31 de Opera en Los Ángeles dirigió magistralmente a los niños de Orquesta Sinfónica Esperanza Los Ángeles, en el teatro Ricardo Montalbán./Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión

Solamente una vez

“La música hace feliz a la gente y une a la gente”, expresó Plácido Domingo a la enfervorecida audiencia que le aclamó la noche del viernes en el teatro Ricardo Montalbán, cuando dirigió y cantó “Solamente una vez” del maestro Agustín Lara. “Por eso, estos niños son amigos de la vida en la música”.

Antes, bajo la batuta del maestro Marc Williams, los niños abrieron el espectáculo con “O Fortuna”, el poema latín medieval del siglo XIII, cuya musicalización pertenece al compositor alemán Carl Orff, continuaron con Bacchanale (Bacanal/1877) de la ópera Sansón y Dalila y Simple Gifts (Regalos Sencillos) de Elder Joseph Brackett.

“Estos niños serán mucho mejores ciudadanos para Estados Unidos y para el mundo entero”, valoró Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas. “En sus rostros puede verse la diversidad; esto es lo que el mundo necesita”.

Salinas Pliego destacó que la Orquesta Sinfónica Esperanza es un ejemplo de lo que se puede hacer en la música para promover el trabajo en equipo, el amor a las artes, la concentración y el desarrollo, además de la creación de valores.

“Es mucho más que música”, dijo. “Es la formación de nuestros jóvenes”.

El mundialmente reconocido tenor Plácido Domingo, Ricardo Salinas Pliego, fundador del Grupo Salinas y Esteban Moctezuma, presidente de Fundación Azteca. /Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión
El mundialmente reconocido tenor Plácido Domingo, Ricardo Salinas Pliego, fundador del Grupo Salinas y Esteban Moctezuma, presidente de Fundación Azteca. /Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión

Por el éxito de los jóvenes de bajos recursos

A través de Esperanza Azteca Los Ángeles, de igual forma que en otras agrupaciones similares: 85 en México, 2 en El Salvador y una próxima en Guatemala, se busca empoderar el éxito de los jóvenes de bajos recursos a través de un fuerte compromiso con la educación musical y la búsqueda de la excelencia artística.

“La música es la herramienta más poderosa para la formación de la sociedad”, expresó Esteban Moctezuma, presidente de Fundación Azteca. “Yo no he encontrado ninguna otra forma de sanar el tejido social, pues no solo se trata de formar músicos, sino que los niños y jóvenes tengan confianza en sí mismos, tengan valores, trabajen en equipo, y obtengan experiencias, excelencia y la disciplina de lo que sería un sistema educativo ideal”.

Esperanza Azteca ha desarrollado una orquesta que incorpora a 180 niños que provienen de familias de escasos recursos en todo el sur de California.

El maestro Marc Williams dirige a los niños de la Sinfónica Esperanza Los Ángeles en la ejecución de las piezas musicales clásicas “O Fortuna”, Bacchanale y Simple Gifts. /Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión
El maestro Marc Williams dirige a los niños de la Sinfónica Esperanza Los Ángeles en la ejecución de las piezas musicales clásicas “O Fortuna”, Bacchanale y Simple Gifts. /Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión

El programa de estudio musical se complementa de algunos programas de música que han sido recortados en numerosas escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), y les brinda a los niños la oportunidad de tener un lugar seguro y divertido de actividad después de clases, aparte de carreras en desarrollo, así como beneficios físicos y psicológicos al aprender al compás de música clásica.

“Una de las virtudes más grandes de este proyecto es que les da a los niños una sensación de pertenecer a algo mucho más grande que ellos mismos”, indicó Manuel Abud, director ejecutivo de la televisora Azteca América. “Ellos sienten la capacidad de sentir sus propios logros y me entusiasma porque hace dos años, probablemente ellos no sabían tocar un instrumento y hoy [el viernes] estuvieron bajo la dirección del maestro Plácido Domingo”.

Un millón de niños músicos

Domingo, descrito internacionalmente como “un verdadero hombre del renacimiento en la música” o “el más grande artista de ópera de los tiempos modernos”, dijo a La Opinión que la directiva del club de futbol Real Madrid está interesada en colaborar con el proyecto, para añadir el entrenamiento deportivo a la parte musical. La intención es abarcar un millón de niños educados en la música en un periodo de 10 años.

“La música es un privilegio maravilloso para llevarle felicidad a la gente”, dijo el maestro, quien dirigió magistralmente la obra coral Hallelujah (del oratorio El Mesías) del compositor alemán-británico George Friedrich Handel. “Yo he tenido la suerte de hacer una vida dentro de la música y poder ofrecerle al público algo que sale del corazón, [porque] creo que es difícil ver personas negativas en la música y para mí, aconsejar a estos niños es algo fabuloso”.

Verónica Zamora y su esposo Humberto Ferreyra, con sus tres hijos que integran la Orquesta Esperanza Los Ángeles: Milly (8 años), Uriel (15 años) y Michelle (13 años) y la pequeña Paulette. /Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión
Verónica Zamora y su esposo Humberto Ferreyra, con sus tres hijos que integran la Orquesta Esperanza Los Ángeles: Milly (8 años), Uriel (15 años) y Michelle (13 años) y la pequeña Paulette. /Jorge Luis Macías, Especial para La Opinión

Al final del concierto, Verónica Zamora y su esposo Humberto Ferreyra, inmigrantes mexicanos y residentes en Lincoln Heights se abalanzaron para felicitar a sus tres hijos que forman parte de la Orquesta Esperanza Azteca Los Ángeles: Milly (8 años), Uriel (15 años) y Michelle (13 años).

“Como madre me siento muy orgullosa de que ellos sean parte de la banda de música”, dijo Verónica. “La música los hace felices y yo también soy feliz porque la música nos une más como familia”.