Buscan frenar alta velocidad en zonas escolares

Un proyecto de ley castigaría a contraventores con la suspensión de sus licencias de conducir
Sigue a La Opinión en Facebook
Buscan frenar alta velocidad en zonas escolares
El senador José Peralta y la asambleísta Deborah Glick durante el anuncio del proyecto de ley.

Dos legisladores neoyorquinos presentaron este jueves un proyecto de ley para hacer frente al exceso de velocidad en las zonas escolares de la ciudad. La legislación haría que los conductores condenados por tres o más contravenciones de exceso de velocidad en las zonas escolares dentro de un período de 18 meses perderían sus licencias durante 60 días.

El senador estatal José Peralta (D-Queens) y la asambleísta Deborah Glick (D-Manhattan) dieron a conocer el proyecto de ley frente a la escuela pública 41 en Manhattan. Tomaron parte del anuncio miembros de Transportation Alternatives y Make Queens Safer, dos organizaciones defensoras de los peatones.

Según el Departamento de Transporte de la ciudad de Nueva York, en 2013, al menos tres de cada cuatro conductores excedieron los límites de velocidad dentro de un cuarto de milla entre 100 edificios escolares encuestados. Además, en otras 306 zonas escolares, entre 25 y 75 por ciento de los conductores superaron el límite de velocidad.

“Existe un problema de exceso de velocidad en una de cada tres escuelas de la ciudad”, dijo el senador Peralta. “Tenemos la obligación de hacer que los conductores imprudentes sean responsables de sus acciones. Las zonas escolares son áreas de baja velocidad. Punto”, enfatizó.

El senador dijo que la medida es un paso más para mantener seguros a los estudiantes. De acuerdo al legislador, el año pasado, más de 1,000 niños en edad escolar menores de 17 años resultaron heridos en accidentes, y nueve niños murieron.

“La presente propuesta tiene por objeto mejorar la seguridad de los escolares y de los peatones, especialmente en y alrededor de las zonas escolares. Cada día, más de un millón de niños viajan hacia y desde las escuelas de la ciudad por lo que debemos asegurarnos de que nuestros estudiantes estén seguros en todo momento”.

Peralta explicó que cuando un niño menor de 14 años es golpeado por un vehículo que circula a 35 millas por hora, tiene cinco veces más probabilidades de morir que si fuera alcanzado por un vehículo que va a 25 millas por hora.

“Sin lugar a dudas, una velocidad superior al límite pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte en accidentes”, subrayó Peralta.

Entre tanto la asambleísta Glick dijo que cuando un padre o tutor envía a sus hijos a la escuela, merecen la tranquilidad de saber que los conductores no van a poner a sus hijos en peligro debido al exceso de velocidad.

“Hay que poner a todos los conductores sobre aviso de que la conducción temeraria en nuestras zonas escolares no será tolerada”, declaró Glick.

El director ejecutivo de Transportation Alternatives Paul Steely White, recordó que el exceso de velocidad es muy común en las calles de la ciudad de Nueva York y es particularmente peligroso cuando los conductores lo hacen en zonas escolares.

“Como parte del esfuerzo para proteger a todas las escuelas del peligroso exceso de velocidad, es esencial que se ponga fin a este tipo de comportamiento imprudente al volante. Agradecemos a la asambleísta Glick y al senador Peralta por su liderazgo con esta legislación para garantizar la seguridad de nuestros hijos”.

Cristina Furlong, co-fundadora de Make Queens Safer, dijo: “No hay mejor manera de educar sobre la seguridad del tráfico que en y alrededor de nuestras escuelas”.

Furlong agregó que la instalación de cámaras de velocidad ha cambiado el comportamiento y ha reducido el peligro del tráfico alrededor de las escuelas en las que se ubican y cuando los conductores persisten en desestimar la seguridad de nuestros hijos, el resultado puede ser trágico.

“Creemos que es justo tener esta nueva legislación que actuará como un elemento disuasorio contra el comportamiento peligroso y el exceso de velocidad desenfrenada que pone a nuestros hijos en peligro”, concluyó.