Vendedores ambulantes de los “callejones” denuncian “acoso policial”

Estos vendedores del Distrito de la Moda de Los Ángeles dicen ser acosados por una agente del LAPD
Sigue a La Opinión en Facebook

Con pancartas en mano y manifestando su descontento, un grupo de vendedores ambulantes y activistas protestó el jueves afuera de la Estación Central de la Policía de Los Ángeles pidiendo una moratoria en los decomisos de su mercancía y un alto a lo que llaman acoso policial.

“¡No más hostigamiento! ¡No más tickets! ¡No más amenazas!” pedían alrededor de 30 protestantes afuera de la estación policial donde pedían el cambio inmediato de una agente de apellido “Linton”, que dicen los acosa en sus patrullajes.

09/29/16/ LOS ANGELES/Street vendor and single mother Maria Juarez was among several dozen who held a rally in front of the LAPD Central Community Police Station to demand that police stop evictions and harassment against street vendors in the fashion district of downtown Los Angeles. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Maria Juarez, una vendedora ambulante y madre soltera, se unió ayer a la protesta de estos comerciantes afuera de la Estación Central de la Policía para demandar que los agentes dejen de hostigarlos y decomisarles sus artículos (Foto: Aurelia Ventura/ La Opinión)

María Juárez, de 35 años, es vendedora de frutas en el distrito de la moda y dijo que hace poco la agente Linton le dio una infracción por vender en la calle.

La multa de $234 dólares es una cantidad que Juárez no puede pagar, puesto que es madre soltera de tres hijos y uno de ellos vive en Guatemala.

“Las ventas no son muy altas y solo me alcanza para mis gastos básicos”, dijo Juárez.

Ella espera que la multa se pueda anular en corte cuando se presente el viernes, dijo su abogada Cynthia Anderson-Barker, quien también representa al grupo de vendedores.

Los Ángeles no tiene un reglamento que permita las ventas callejeras. Desde hace un par de años, concejales que representan el centro de la ciudad han venido trabajando en una ordenanza que establecería dichas reglas, pero por el momento hay un vacío legal.

Arrestos

Sabina Estrada, de 32 años, es otra vendedora de frutas y dijo que hace unos meses la agente Linton le pidió su identificación y como no la tenía la arrestó y se la llevó a la estación de policía.

“Cuando [familiares] me llevaron mi identificación la Policía me dejó libre sin pagar fianza, pero después sí tuve que ir a la corte a pelear mi ticket”, dijo Estrada.

09/29/16/ LOS ANGELES/Street vendors hold a rally in front of the LAPD Central Community Police Station to demand that police stop evictions and harassment against street vendors in the fashion district of downtown Los Angeles. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Los vendedores dicen que enfrentan altas multas por vender en las calles del Distrito de la Moda en el centro de Los Ángeles (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Se estima que en Los Ángeles hay alrededor de 50, 000 vendedores callejeros con ventas que exceden los $500 millones, según la Oficina de Servicios de la Calle de Los Ángeles.

Otros grupos dicen que los vendedores de comida representan un riesgo de salud debido a que no tienen acceso a agua ni a baños.

El capitán de la División Central escucha

El capitán Howard Leslie salió a atender a los manifestantes, quienes le explicaron que quieren ver un cambio positivo, como ocurrió con la División Rampart del LAPD y los vendedores ambulantes del área de McArthur Park donde sí se acordó una moratoria.

“Ella [Linton] es la única agente que nos corre del área, los demás oficiales no nos dicen nada, pero cuando llega la oficial Linton se baja de su patrulla y nos ve como si fuéramos criminales”, reclamó Aureliano Santiago, miembro de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes.

“Tenemos miedo de ella, ni siquiera le podemos decir si algo malo pasa porque no sabemos si nos va a ayudar o nos va a atacar”, agregó Santiago.

09/29/16/ LOS ANGELES/Street vendor Aureliano Santiago (R) meets with LAPD Captain Howard Leslie (2/L), during a rally in front of the LAPD Central Community Police Station, to demand that police stop evictions and harassment against street vendors in the fashion district of downtown Los Angeles. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
El capitán Howard Leslie escucha los reclamos de Aureliano Santiago, uno de los vendedores ambulantes que participó en la protesta (Foto: Aurelia Ventura/ La Opinión)

Santiago le explicó al capitán Leslie que los actos de la agente Linton incluso podrían causar un accidente porque al salir huyendo, los vendedores pueden cruzar la calle desprevenidos o pegarle a alguien con su mercancía.

Además, dijo que muchos de los vendedores son personas mayores o con hijos “que no recibimos ningún centavo del gobierno pero sí le devolvemos mucho”.

Después de escuchar atentamente y con la ayuda de un traductor, el capitán Leslie dijo que hablará con la agente Linton y su supervisor, así como con el abogado de la ciudad y su propio supervisor para determinar qué se puede hacer para crear su ambiente “seguro y productivo” para los vendedores.

Pero sin hablar con todas esas personas yo solo estoy escuchando un lado de la queja, y para hacer decisiones lógicas tengo que hablar con todas las personas involucradas”, dijo el capitán al grupo de comerciantes y agregó que en una semana les tendría una respuesta.

“No estoy prometiendo que esa información será exactamente lo que ustedes quieren, pero prometo que van a escuchar de mi dentro de siete días”, dijo el capitán.