U.S. Bank pagará $13.5 millones por descuido de propiedades embargadas

El acuerdo pone fin a una demanda entablada por la ciudad de Los Ángeles en 2012
Sigue a La Opinión en Facebook
U.S. Bank pagará $13.5 millones por descuido de propiedades embargadas
De 2008 a 2012, los bancos realizaron alrededor de 200 mil embargos de casas o 'foreclosures' en Los Ángeles.
Foto: Archivo

El quinto banco más grande en Estados Unidos, U.S. Bank, acordó pagar $13.5 millones de dólares para resolver alegatos de que la agencia financiera permitió que cientos de propiedades embargadas en Los Ángeles se convirtieran en imanes de la delincuencia al no recibir mantenimiento ni cuidado.

Los bancos deben ser responsables por el estado de las propiedades de las que son dueños“, dijo el procurador de Los Ángeles, Mike Feuer. “Este significativo acuerdo muestra mi compromiso a que todas las propiedades embargadas y vacías cumplan con el código de vivienda, para que no caigan en falta de mantenimiento e imanes del crimen”.

Bajo los términos del acuerdo, U.S. Bank pagará $11.9 millones en castigos civiles, y el balance se destinará a resolver violaciones al código municipal y dar mantenimiento a propiedades de acuerdo con todas las leyes aplicables por dos años. El banco también designará a un empleado de alto rango para servir como punto de contacto ante cualquier queja municipal.

El acuerdo pone fin a una demanda civil presentada en 2012 por la entonces procuradora municipal Carmen Trutanich que se enfocaba en 170 de las más de 1,500 propiedades que US Bank adquirió en Los Ángeles a través de embargos. La mayoría de estos hogares estaban en el sur de Los Ángeles y el Valle de San Fernando.

La querella alegaba que U.S. Bank cometió violaciones federales, estatales y municipales al dejar las propiedades a su suerte, permitir actividades criminales en su interior, incurrir en desalojos ilegales de cientos de familias de bajos ingresos y propiciar la devaluación de las viviendas circunvecinas.

Para concretar las ejecuciones hipotecarias, el banco usó a abogados y agentes de bienes raíces como intermediarios, para pedir a los moradores que salieran de las viviendas en poco tiempo a cambio de una pequeña cantidad de dinero, causando o permitiendo la cancelación de servicios básicos o elevando sin justificación las tarifas de alquiler, denuncia la fiscalía local.

La institución bancaria afirmaba que no era dueña de las 170 casas en cuestión, por lo cual no tenía conexión directa ni con el mantenimiento de éstas, ni con los desalojos de sus habitantes.

U.S. Bank indicó en un comunicado que solo era el fiduciario de los préstamos que cubrían la mayor parte de las viviendas incluidas en la demanda, pero que no legalmente obligado a cuidar y darles mantenimiento. Sin embargo, el bank dice que trabajará con los prestamistas y la ciudad para asegurarse que las propiedades tengan el cuidado apropiado.

El acuerdo aún debe ser ratificado por un juzgado.