Aquellas mujeres indigentes que ves en las calles de Santa Ana son explotadas sexualmente

Tal es la denuncia que hace un desamparado y acrecienta la gravedad del problema de indigencia en el Centro Cívico de Santa Ana... pero la Policía dice no saber nada
Aquellas mujeres indigentes que ves en las calles de Santa Ana son explotadas sexualmente
Indigente de la zona asegura que a esta mujer se la llevan por las noches a prostituirla.
Foto: Jorge Luis Macías / Especial para La Opinión

Al drama humano que se vive dentro y fuera de la Biblioteca Municipal de Santa Ana, con los desamparados que se congregan alrededor del Centro Cívico de la ciudad, se suma la denuncia de una presunta red de prostitución de mujeres indigentes, sobre todo aquellas que tienen padecimientos mentales y son adictas a las drogas.

“Esto es una tragedia humana”, dijo Jesús Pamas, un mexicano que vive en la calle. “Mire cómo llora la mujer; su familia la abandonó aquí hace tres años y ahora la usan casi todas las noches para prostituirla”.

Era mediodía y en una sucia colchoneta y con una cobija maloliente, la mujer de 30 años de edad se retorcía de dolor y gritaba incoherencias relacionadas a ser la “p*8*!” de todos.

Varios indigentes duermen durante la mañana y la noche a las afueras de la Biblioteca de Santa Ana, frente al Centro Cívico. / Foto: Jorge Luis Macías
Varios indigentes duermen durante la mañana y la noche a las afueras de la Biblioteca de Santa Ana, frente al Centro Cívico. (Foto: Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

“Tiene mucho dolor en su corazón”, comentó Pamas a La Opinión. “Aquí, para nadie es un secreto que a esta muchacha y a otras las prostituyen; las llevan por las noches a moteles y luego las traen, las drogan y por eso están así”.

El hombre agregó que los proxenetas o “padrotes” son “bien conocidos” por la Policía de Santa Ana y los agentes del Sheriff del condado de Orange, quienes patrullan el tristemente célebre “Paseo del Honor”, a un costado de la Biblioteca Municipal, ubicada en pleno Centro Cívico y frente a las Oficinas Finanzas.

“Desgraciadamente es la verdad”, dijo. “¡Mire, aquella que va corriendo, vea como va medio desnuda y llena de excremento; ¡a ella le dicen ‘si no vienes con nosotros, te vamos a llevar a la fuerza!”.

Heather Folmar, gerente de operaciones de la Biblioteca Municipal, expresó que la denuncia de Pamas “no es sorprendente”.

“Vivir en esta zona [del Centro Cívico] es terrible…mujeres solas en esta situación serán víctimas y es necesario que se abra una investigación criminal”, dijo la funcionaria que conoce como anillo al dedo el diario acontecer en la “zona cero” de los desamparados en el condado de Orange.

Diariamente y por largo tiempo ya, decenas de personas sin hogar se congregan en el lugar.

Heather Folmar, gerente de operaciones de la Biblioteca Municipal. / Foto: Jorge Luis Macías
Heather Folmar, gerente de operaciones de la Biblioteca Municipal. (Foto: Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

“Desafortunadamente para que la policía castigue a los responsables hay que denunciarlos y testificar contra ellos y algunas mujeres no lo harían porque [la prostitución] representa dinero o droga”.

Carlos Rojas, jefe del Departamento de Policía de Santa Ana (SAPD) dijo al respecto que, “yo no sé nada de eso, [aunque] es posible que esté pasando…Sí tenemos mucha droga [en el área]; sí son delitos para hacer arrestos, pero a veces es difícil arrestar a alguien”.

“Nosotros no tenemos información, porque [la prostitución] se trata de un delito menor que tiene que pasar frente a un policía para poder actuar”, añadió Rojas. “Necesitamos detalles de una denuncia para actuar”.

Agujas hipodérmicas usadas y tiradas por doquier

A estas denuncias se suma un tiradero de jeringas usadas encontradas en el suelo o entre los arbustos alrededor del Centro Cívico.

Folmar, la bibliotecaria, informó a La Opinión que en lo que va del año, trabajadores de limpieza han recabado cerca de 40 agujas hipodérmicas usadas que los indigentes tiran al piso, entre los arbustos y en los baños públicos, incluidos los sanitarios de la Biblioteca Municipal.

“Esta situación está fuera de control”, dijo Folmar. “El intercambio de agujas no está funcionando”.

jeringas-2
(Foto: Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

Desde febrero, estudiantes de medicina de la Universidad de California Irvine (UCI) realizan el Programa de Intercambio de Jeringas del condado de Orange (OCNEP), aprobado por el gobierno del estado.

Se supone que cada aguja usada debería intercambiarse por una nueva, a fin de evitar cualquier tipo de contagio de enfermedades como el Virus de Inmunodeficiencia Adquirido (VIH), Sida o Hepatitis C.

“Yo he encontrado las agujas por todos lados”, comentó Ángel López, empleado de la compañía Commercial Cleaning Services de la ciudad de Orange, quien debe estar atento para no pincharse con las jeringas que encuentra.

Por su parte Jean Pasco, vocera del condado, dijo que “[Las autoridades del] Condado de Orange están comprometidas con la seguridad del público y nuestros empleados… También estamos comprometidos con un Centro Cívico limpio y presentable”.

En lo que va del año personal de limpieza ha encontrado cerca de 40 jeringas en los alrededores de la Biblioeca. / Foto: Jorge Luis Macías
En lo que va del año personal de limpieza ha encontrado cerca de 40 jeringas en los alrededores de la Biblioeca. (Foto: Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

 

Dentro de la Biblioteca Municipal

Folmar dijo a La Opinión que, en la Biblioteca Municipal, la presencia de tres guardias de seguridad a tiempo completo ha permitido que los serios problemas de acoso, mala conducta sexual, exposición indecente, excesivo ruido, conducta inapropiada y vandalismo del que se acusaba a los indigentes se han reducido casi a nada.

“Todos [los desamparados] se están comportando mejor”, dijo. “Ya saben las reglas, y si no es así, se les entregan en sus manos”.

Los guardias de seguridad procuran que el orden reine en la Biblioteca Municipal. / Foto: Jorge Luis Macías
Los guardias de seguridad procuran que el orden reine en la Biblioteca Municipal. (Foto: Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

En abril, la Biblioteca Pública de Santa Ana y otras nueve del país recibieron la Medalla Nacional de Servicio de Museos y Biblioteca, que otorga anualmente el Instituto de Museos y Bibliotecas, una agencia federal que apoya 123,000 bibliotecas de la nación y 35,000 museos.

Sin embargo, el recinto debió cerrar casi todo el mes de agosto para el reacomodo de sillas y mesas. También se apostaron agentes de seguridad dentro de la biblioteca a fin de que las actividades de los desamparados puedan ser mejor monitoreadas. Ello, a raíz de casi 366 incidentes entre enero y junio de problemas con los desamparados al interior del recinto.

“Saben que pueden cargar aquí sus celulares, pero si alguien quiere discutir o pelear, se les exhorta a que arreglen sus diferencias fuera de la Biblioteca”, dijo Folmar.

“Aunque ya tenemos un poco más de tranquilidad, me preocupa que los niños que vienen tengan que ver agujas hipodérmicas usadas tiradas en el piso de los baños por aquellos [indigentes] que se drogan”.

¿Qué hacen las autoridades?

Los concejales Michele Martínez, Vincent Sarmiento y Román Reyna impulsaron una resolución la primera semana de septiembre —aprobada 5 a 1— para declarar una “crisis de salubridad y seguridad pública” en el Centro Cívico, donde viven y pernoctan unos 500 desamparados.

La Biblioteca de Santa Ana tiene 125 de historia. / Foto: Jorge Luis Macías
La Biblioteca de Santa Ana tiene 125 de historia. (Foto: Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

 

La resolución tiene como objetivo trasladar a los indigentes a la Terminal de Autobuses, ubicada al este del bulevar Santa Ana, y utilizarla como centro de servicios, además de aplicar la ley con la presencia de más policías. El concejal David Benavides votó en contra y el alcalde Miguel Pulido respaldó el plan, pero no el uso de la terminal de autobuses.

Como respuesta al problema, el Supervisor del Condado por el Distrito 11, Andrew Do, propuso la misma idea que Michele Martínez -su contrincante en las próximas elecciones del 8 de noviembre- de que la antigua terminal de autobuses funcione como centro de transición para indigentes durante las 24 horas del día, con camas para alojamiento de emergencia y servicios mejorados.

El centro daría acceso a los indigentes a duchas, programas de alimentos, almacenamiento de sus pertenencias y referencias a servicios médicos. Los baños públicos han estado disponibles desde 2009, y en agosto el condado instaló baños portátiles adicionales en el Centro Cívico.

“Hemos fijado un ambicioso objetivo de tener este refugio para que funcione en un plazo de 30 días”, dijo el supervisor Do, cuyo distrito incluye Santa Ana. “[The Midnight Mission y Kingdom Causes Inc.] serán los operadores del refugio que sacará a la gente de las calles, en un camino productivo hacia la autosuficiencia”. El costo estimado de la operatividad del centro es 11.4 millones de dólares por un año.

Do precisó que la jurisdicción de todo el Centro Cívico corresponde al cabildo de Santa Ana y las críticas del por qué el condado no se había involucrado “obedecen a ataques políticos, pero lo que [los concejales de Santa Ana] no le dicen a la gente es que ellos, al igual que Anaheim y Garden Grove, tienen su propia Autoridad de Vivienda [para resolver el problema]”.

Desde 2012, autoridades del Condado crearon la Comisión para poner fin a la falta de vivienda, en un plazo de 10 años.